Páginas vistas en total

domingo, 10 de mayo de 2020

TESTIMONIOS MUSICALES: AUTE (16)


Aparecen tres nuevos "singles" y un primer LP en el que Aute hace una recopilación de casi todas sus canciones primerizas. Aquel LP se llamó "Diálogos de Rodrigo y Ximena" y vino a ser común apunte de percepciones vitales clarividentes pero aún en desorden y tan solo primitivamente elaboradas.


Eduardo por entonces se siente atrapado en un nuevo laberinto de sensaciones y sentimientos. Surge el "Mayo francés" lleno de vitalidad y con él el nacimiento, a niveles populares, de las grandes utopías revolucionarias; las posturas políticas se ridiculizan; la represión en España es cada vez mayor y urge un compromiso y una lucha colectiva por la libertad; la canción se va consolidando ya en algunos sectores de la sociedad como "un arma cargada de futuro".

Aute entra en contacto y se siente solidario con el colectivo "Canción del Pueblo", pero él es consciente de que su actitud y su compromiso creador frente a la cultura y a la situación política del país debe discurrir desde otras perspectivas; sigue pintando y expone de nuevo en Madrid en la Galería Quixote; se casa el 21 de marzo y no termina de sentirse satisfecho con lo que hasta ahora ha escrito y grabado.


En el fondo Eduardo se está planteando un interrogante que le perseguirá para siempre y al que va al que tal vez nunca le encontrará una respuesta.

«La verdad
dónde estará la verdad,
la verdad, la verdad, la verdad.

Dónde estará el sendero
que naciera de mí,
por qué oculto deseo
no me basta existir.
Por qué busco y no encuentro
las raíces en mí,
es que acaso los muertos
las hallarán al fin.

Yo rechazo el misterio
que me esconde de mí
y le reto al silencio
que me invita a morir.
Pues que vivo sin puerto
y no es caso de huir,
mi temor, que es el vuestro,
no es buen barco a subir.» (28)

Aute en su búsqueda de la verdad opta por buscar en la raíz más profunda de su ser y es precisamente desde ahí desde donde se va a ir perfilando lo que será su identidad proyectada con coherencia en sus lienzos, en sus poemas y en sus canciones.

Para Eduardo a partir de entonces la posible realización de la utopia revolucionaria sólo es posible cuando nace de la raíz de lo humano, es decir, desde las entrañas de la persona y de su historia; él cree en la revolución del pensamiento y del humanismo reflexivo, realidades desde las que se va a concretar su compromiso social y su ideología.

«Como una llama que aparta tinieblas
quemando las dudas en los pensamientos,
como ese río que nunca se seca,
que sigue su cauce arrastrando a las piedras,
como esa sangre que cae sin miedo,
sangre que limpia paisajes y penas,
así es la verdad.

Como esa vida que decimos nuestra
y que nos reconoce por su único dueño,
como esa vida que es causa primera
y que lucha por serlo a golpes de fuerza,
como esa vida que no quiere muertos,
como esa vida que no quiere esperas,
así es la verdad.» (29)

Como resultado de toda esta búsqueda reflexiva y existencial –entre el inconformismo y la insatisfacción– Aute crea sus "24  canciones breves".


Veinticuatro poemas, musicados y cantados de forma sobria y rotunda, y en los que logra trazar los grandes rasgos o enunciados de un universo vital y contradictorio.

A la libertad –simbolizada en "pájaros de altivas alas que levantan el vuelo"– se le opone la represión –"crucifixiones cotidianas que matan la esperanza y visten de hastío las cálidas tardes"–.

A la vida y al amor "que fluyen en las hondas raíces del alma", las acalla la muerte; "vuelta irreversible al barro en que nacimos".

Frente a la radicalidad del momento –"que no admite las tonalidades de los grises"– surge la duda: "claroscuro de penumbras que atormentan el pensamiento".

Y en todo ese contexto la "verdad" tan apasionantemente buscada, se enfrenta a la hipocresía: "mascarada y farsa que luce el rostro inhumano".

«Luce el rostro inhumano
mil máscaras y farsas,
máscaras de sano amor,
máscaras de elegidos
por dioses y por pueblos.

Luce el rostro inhumano
mil máscaras y farsas
máscaras de doble faz,
máscaras de arrepentidos,
mortales vestiduras
que van asesinando,
en la miseria larga,
la débil voz que brotó
del hombre que nunca quiso
ser máscara del hombre.» (30)

Aquellas "24 canciones breves", reeditadas posteriormente en 1977, fueron unas composiciones difíciles y atrevidas que rompieron con los modos y las costumbres musicales de la época; con ellas estaba naciendo en España, un nuevo género musical y poético al que Luis Eduardo Aute hará, a partir de entonces, elocuentes y mágicas aportaciones.

(28) "Dónde estará la verdad" [24 canciones breves (1967-1968)].
(29) "Así es la verdad" [24 canciones breves (1967-1968)].
(30) "Máscaras" [24 canciones breves (1967-1968)].

No hay comentarios:

Publicar un comentario