Páginas vistas en total

domingo, 10 de mayo de 2015

CRÓNICA FOTOGRAFICA DEL CONCIERTO "ZAPATA Y EL CABRERO" Y DE UNA MUY BELLA Y GRATIFICANTE AMISTAD.

Hoy voy a compartir aquí DONDE CANTAMOS COMO QUIEN RESPIRA algunas fotografías del concierto celebrado el pasado viernes, día 8, en el teatro Pilar Bardén de Rivas Vaciamadrid, en el que pudimos disfrutar de las canciones y los cantes de Emiliano Domínguez Zapata y El Cabrero; Un concierto hermoso e inolvidable que, a la vez –y permitidme la confidencia–, fue para mí la celebración y el símbolo de una bella amistad. 

Vayamos desde el principio. Fui al concierto acompañado de tres personas muy especiales para mí: Tonona –mi compañera–, Paloma Pérez –cómplice en eso del amor a la "canción de autor"– y Julio Hernández –cantautor y, sobre todo amigo, al que quiero una "jartá"–.

Primer encuentro. Llegamos temprano al teatro y el primer encuentro fue con "PEDRO MV", que es una de esas personas que permanece a la sombra, pero que está en la entraña y en el alma de lo que finalmente podemos disfrutar y gozar en el escenario. ¡Gracias Pedro por estar ahí!

Pedro MV.
Ya tenemos la entrada, una de esas entradas que pasa a formar parte de mi colección dedicada a "conciertos con alma".


Segundo encuentro. Directamente a los camerinos y abrazo inmenso a ELENA BERMÚDEZ, compañera de El Cabrero, madre de Emiliano y una de esas mujeres que yo considero imprescindibles en la vida de cualquier hombre y más si es un creador... Ella es poeta –autora de muchas de las letras de El Cabrero–; productora y alma del proyecto discográfico "Atípicos Utópicos"; trabajadora incansable en favor de la música popular; mujer tierna, comprometida y de sensibilidad inmensa; gran madre; delicada compañera; y una amiga que percibo y siento como un gran regalo de la vida.

En uno de los camerinos del teatro; Helena Bermúdez velando 
los preparativos del concierto, Fermando Lucini.
Tonona, Paloma López y Julio Hernández de fotógrafo.
Con Helena Bermúdez, amiga grande. 
Y yo hasta con "caracolillo".

Tercer encuentro: Poco después llegó EL CABRERO... ¡Que tremendo cantaor! ¡cuanta coherencia en su vida y en sus cantes!... No me canso de repetirlo: Su humildad lo hace ¡muy grande!... ¡Menos mal que aún nos quedan algún que otro "cantor de oficio" –como él– que cree y practica todavía, y a diario, en aquello que dijo Guaraní: «No saben los cantores de agachadas...; si se calla el cantor muere de espanto la esperanza, la luz y la alegría».


Paloma López, Fernando G. Lucini y El Cabrero.
«No me hablen de igualdad
a donde haya un hambriento».

Cuarto encuentro: Del camerino al escenario del teatro donde EMILIANO DOMÍNGUEZ ZAPATA está haciendo pruebas de sonido. Interrumpo las pruebas, pero es que el "achuchón" al Zapata me resulta inevitable.


El teatro se va llenando, cientos de personas y empieza el concierto. Primera parte: Emiliano al piano, con una banda sencillamente extraordinaria: MANOLO SABUGAL –bajista–, MARCO GAMERO "KAMASTRA" –batería– y JESÚS JIMÉNEZ MEDINA –guitarrista–.

Emiliano Domínguez Zapata.
Marco Gamero "Kamastra".
Manolo Sabugal.
Jesús Jiménez Medina.

Segunda parte del concierto: se abre el telón; aplauso intenso y prolongado; y sobre el gran escenario del teatro dos sillas, dos micrófonos y dos grandes músicos. Uno toca la guitarra y se llama  RAFAEL RODRÍGUEZ –¡madre mía cuánto vuelo y cuánta belleza sale de sus manos!–. El otro es JOSÉ DOMÍNGUEZ MUÑOZ "EL CABRERO", un "cantaor" de una "jondura" inconmensurable; un ser humano de igual "jonda" humanidad; y un republicano, apasionado por la libertad que ha tomado la decisión de que por estos lares y en los tiempos que corren no está dispuesto a rendirse.... ¡Qué manos tan bellas las de José!... Durante todo el concierto me pareció estar viendo y sintiendo el revolotear de las palomas de Alberti o de Picasso, o las gaviotas de Celaya.



Aplausos, aplausos y más aplausos...; y una bellísima y lenta salida del escenario de Rafael y Jose "abrazaos", salida que sentí como un "hasta pronto".... ¡Qué grande es EL CABRERO! ¡BENDITA SEA SU VIDA, SU CANTE, SU DIGNIDAD Y SU HUMILDAD!

(Las fotografías que aparecen en este "cuelgue" son de Julio Hernández, Pedro MV, Organización Cultural Indómitss y Poesía en Resistencia Emiliano Dominguez. ¡Gracias a todos ellos!)