Páginas vistas en total

sábado, 25 de diciembre de 2010

LA TROVUNTIVITIS, ¿epidemia contagiosa?

No es broma, la "trovuntivitis" existe. ¿Sabéis de qué se trata?... Seguidamente lo aclaro:

La "Trovuntivitis" es una "inflamación espiritual" causada por la trova, que aparece frecuentemente en adolescentes y adultos jóvenes, y que trae como consecuencia una adicción de por vida por dicha manifestación musical.

Estamos hablando, en consecuencia, de una epidemia contagiosa que ha surgido en Cuba, concretamente en la ciudad de Santa Clara –a doscientos ochenta kilómetros de La Habana– y que promete extenderse por todos los pueblos y ciudades del mundo que amen de verdad la música, la trova o la "canción de autor".

Y tras esta introducción aclaratoria cuento la historia del origen de la "trovuntivitis":

Trío Enserie
Roly Berrío














En 1977, en la ciudad cubana de Santa Clara, un trovador llamado Roly Berrío, componente del Trío Enserie –del que también forman parte Raul Cabrera y Levis Aliaga– puso en marcha un proyecto musical al que le dio el nombre de "Trovuntivitis", palabra que Roly inventó, parece ser, a partir de una epidemia de "conjuntivitis" que se extendió por toda Santa Clara y que padecieron todos los trovadores de la zona.

Entrada al Centro Cultural "El Mejunhe".
En principio el proyecto consistió en la creación de una "peña" quincenal en la que se reunían varios trovadores –entre ellos el Trío Enserie– para cantar y poner en común sus creaciones; reuniones que se empezaron a realizar, y se siguen realizando, en el Centro Cultural "El Mejunje".

Puesto en marcha el proyecto se empezaron a incorporar cada vez más jóvenes trovadores y se decidió que los encuentros fueran semanales y se celebraran todos los jueves del año. De esa forma, poco a poco, "La Trovuntivitis" se fue convirtieno en una escuela, o taller, semanal donde crece y se desarrolla la joven trova cubana de Santa Clara.

Ramón Silverio, director de "El Mejunje" comenta: "El jueves es uno de los días más característicos de "El Mejunje", con mayor hondura en el gusto de los jóvenes: es el día de "La Trovuntivitis", de la más joven trova santaclareña [...]. Cientos de muchachos y muchachas vienen a escuchar y a cantar canciones inteligentes; canciones que han oído solamente aquí y que graban y se las pasan unos a otros [...]. Estas noche alcanzan ribetes de delirio".


"La Trovuntivitis" en acción.
El pasado 27 de noviembre, el Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau, del que ya hemos hablado con anterioridad, otorgó su premio anual al colectivo de trovadores que integran el contagioso nombre de "La trovuntivitis"; premio concedido por ser un colectivo que "confía en la guitarra y sus misterio; por la amistad compartida que desarrollan y por la pasión con que sueñan, realizan y defienden la canción".


Evidentemente se trata de una maravillosa iniciativa que me suscita dos comentarios:

1. Me encanta Cuba y su pasión por la música... ¡Cuba me pone!.

2. Ya sé la enfermedad que padecen, por ejemplo, Paco Cifuentes, Pablo Sciuto, Jesús Garriga, Moncho Otero, Manuel Cuesta, Fernando Lobo, Alfonso del Valle, Diego Ojeda, Adolfo Langa, Joaquín Calderón y un larguísimo etcétera de creadores jóvenes...; es la misma enfermedad que padecemos Xavier Pintanel, Juan Miguel Morales, Antonio Piera, Víctor Alfaro, Jara, Natty, Antonio Gómez... y todos los que amamos la "canción de autor" y no paramos de escribir sobre ella...; y es también la enfermedad que padecen todos los seguidores de este blog...; todos somos dichosamente víctimas de la "trovuntivitis"... y ahí debemos seguir –¡como quien respira!, intentando contagiársela a quien podamos.