Páginas vistas en total

miércoles, 20 de abril de 2011

¡MALDITAS GUERRAS! - XXIX

Sigo recogiendo viñetas publicadas contra la guerra de Libia
precisamente hoy en la que aparece la noticia de que la misión militar 
se alarga dos meses.
Frente a esa noticia ayer Gaspar Llamazares dijo algo que necesito aplaudir:
«Hay cínicos que dicen que la guerra es la política por otros medios.
Yo creo que la guerra es el fracaso de la política». 
¡ES CIERTO!... ¡UN GRAN FRACASO!

Esta es la viñeta de hoy, su autor es EULER.

Pues hay que seguir gritando:
¡MALDITAS GUERRAS!

CENTENARIO DE GABRIEL CELAYA - V. La última entrevista (Segunda parte)



Continúo la transcripción de una gran parte de la entrevista a Gabriel Celaya que inicié en el "cuelgue" del pasado del 13 de abril. Fue una entrevista realizada en el verano de 1990, pocos meses antes de su lamentable fallecimiento.

En su desarrollo utilizaré las siguientes abreviaturas: GC (Gabriel Celaya), FL (Fernando Lucini) y AG (cuando interviene Amparo Gastón, compañera del poeta). 

FL - En 1935, al tiempo que sigues trabajando como gerente en la fábrica familiar, publicas, con el nombre de Rafael Múgica tu primer libro "Marea del silencio", y poco después "La soledad cerrada". En julio de 1936 se produce el "alzamiento nacional"; te casas en el 37 con Julia Cañedo, y en el 39 vuelves a trabajar en la empresa de San Sebastián. Durante todo este tiempo no paras de escribir y guardas todo lo que escribes.
GC - Sí, no publico nada.
FL - Y te sientes mal...
GC - Malísimo... Muy deprimido... 
FL - Trabajando de ingeniero, escribiendo sin publicar y recién casado.
GC - Horrible, horrible... Hasta que conocí a Amparo.
FL - Luego hablamos de Amparo... Estabas muy deprimido pero sin embargo escribiste un libro fundamental que es "Tentativas".
GC - "Tentativas" lo empecé a escribir en la Residencia de Estudiantes. Luego vino la guerra y lo terminé a trompicones. Lo publiqué en el 46, el mismo año que conocí a Amparo.
FL - Y es la primera vez que firmas como Gabriel Celaya. ¿Por qué ese cambio de nombre?
GC - Tuve que cambiarme el nombre porque a mi familia eso de que escribiera no les gustaba nada; decían que estaba perjudicando al crédito de la empresa. Entonces decidí ponerme mi segundo nombre, que es Gabriel, y el segundo apellido, que es Celaya.


FL - Y llega una fecha muy importante para ti: el ocho de octubre de 1946. Día en que conoces a Amparo Gascón, Amparitxu.
GC - Sí. La conocí en una librería, empezamos a hablar de libros y me enamoré de ella. Con Amparo empecé a ser muy feliz. No me importaba nada de nada. Éramos felices aunque no teníamos dinero. Además  no me daba miedo de nada, no sé. Era un loco. Loco porque estaba enamorado.
FL - Gabriel, se te acaban de saltar las lágrimas hablando de Amparo.
GC - Sí... Es verdad.
AG - Tú fíjate lo que ha dicho: "Estaba enamorado"...
GC - Claro, entonces lo estaba...
AG - ¿Y ahora ya no?
GC - ¡Qué tontería! ¡Claro que sí!
FL - Y ya juntos creáis en San Sebastián una editorial a la que llamáis "El Norte".
GC - Conocer a Amparo y crear aquella editorial fue mi salvación porque yo no quería trabajar como ingeniero, nunca lo quise. En Amparo encontré todo lo que me faltaba para ser feliz. Así que mandé la fábrica a la porra.
FL - Es decir, que te sentiste muy liberado.
GC - Sí, muy liberado. Sobre todo gracias a ella, trabajábamos juntos.
FL - En 1955 publicas "Cantos íberos", y a partir de ahí se inicia un movimiento musical liderado por cantantes, o grupos, como Paco Ibáñez, Aguaviva o Los Lobos, que empiezan a musicalizar algunos de tus poemas y de otros poetas sociales. ¿Sirvió la canción para difundir la poesía?
GC - Creo que sirvió de mucho. Se produjo una mutua y recíproca influencia de ambas formas de expresión y ambas se sintieron enriquecidas. Aquello supuso un cambio en el rumbo de la poesía, y también en la forma de entender la canción. Surgió un nuevo géneros poético-musical.
FL - En 1956 abandonas definitivamente tu profesión de ingeniero y tu trabajo en la empresa familiar, y te trasladas a vivir en Madrid, con Amparo, para dedicaros exclusivamente a la literatura. A partir de ahí  se suceden una serie de publicaciones, entre ellas: "De claro en claro" (1956) –premio de la Crítica–; "Entreacto" y "Las residencias del diamante" (1957); "Música celestial" (1958) –en colaboración con Amparo–; "Cantata de Aleixandre", "El corazón en su sitio" y "Poesía y verdad" (1959); "Penúltimas tentativas", "Para vosotros dos" y "Poesía urgente" (1960); "La buena vida" y "Rapsodia euskera" (1961)... En fin, numerosas obras que se van sucediendo año tras año... Muere Franco y llegamos a 1977, te presentas como candidato por el Partido Comunista de España en las primeras elecciones legislativas, en Guipuzcoa...; sigues escribiendo, y en 1982 te casas, por fin, con Amparo.
GC - Lo hice cuando hubo la ley del divorcio.
FL - En 1986 te conceden el Premio Nacional de las Letras Españolas.
GC - Si, es un premio que me ha ayudado a vivir un tiempo. Luego tuve que vender toda mi biblioteca... Ya ves, todas las estanterías están vacías.
FL - Gabriel, un día escribiste: «España mía, combate, que atormentas mis adentros»... ¿Cómo ves la situación actual del país, ¿te sigue atormentado tus adentros?
GC - Yo no estoy nada tranquilo con la situación actual. No voy contra el gobierno, en absoluto, pero se muestra demasiado conformista. No no estoy contento.
FL - Amigo, estás cansado..., así que vamos de dejar ya la entrevista... Muchísimas gracias.
GC - A ti, Fernando.

De derecha a izquierda: Amparo, Gabriel y Fernando.
Terminada la conversación, nos tomamos un vino y nos despedimos... A la semana siguiente emití la entrevista en mi programa de radio DONDE LA PALABRA SE HIZO MÚSICA, recuerdo que Gabriel la escuchó, y pasados unos días me comentó: «Ha estado bien, pero han faltado muchas cosas. Cuando quieras hacemos otra»... Yo encantado, pero esa otra entrevista, lamentablemente, ya no pudo realizarse.