Páginas vistas en total

martes, 26 de julio de 2011

¡MALDITAS GUERRAS! - 100 + 23

La palabra de RAFAEL ALBERTI se une a nuestro clamor compartido por la PAZ, y lo hace con uno de sus composiciones poéticas más comprometidas. Se trata del "Mensaje de Juan Panadero al Congreso Mundial por La Paz", escrito en París, en abril de 1949. 

Es, sin lugar a duda, uno de los textos que más me ha impresionado a lo largo de todos los años –ya muchos– en los que sueño con la PAZ, y en los que tengo como horizonte –deseable e irrenunciable– el fin definitivo de las MALDITAS GUERRAS.



«Aquí estoy. Aquí ya estamos.
No tenemos cara. Somos
el planeta que habitamos.

Venid. No tenemos nombre.
Aunque todos respondamos
a una misma luz: el hombre.

Aquí estamos. No podréis
con la vida, pues la muerte
es sólo lo que tenéis [...]

Matadnos. Nos mataréis.
Pero es más fuerte la vida
que la muerte que ofrecéis.

Y al fin correréis la suerte
de los que matando llegan
a darle a su vida muerte. 

Quien es la guerra es la nada.
Una memoria amarilla,
una cifra ensangrentada [...].

¿Queréis la guerra? No iremos.
Con la paz entre las manos
por arma, os enterraremos.


¡Paz al mundo! Corazones
arrebatados y unidos
de millones y millones.

Paz para toda la gente.
Se abran y cierren los ojos
del día tranquilamente.

Paz en todos los hogares.
Paz en la tierra, en los cielos,
bajo el mar, sobre los mares [...]

En las aves, en las flores,
en los peces, en los surcos
abiertos de las labores.

Paz en la aurora, en el sueño.
Paz en la pasión del grande
y en la ilusión del pequeño.

Paz sin fin, paz verdadera.
Paz que al alba se levante
y a la noche no se muera.


¡Paz, paz, paz! Paz luminosa.
Una vida de armonía
sobre una tierra dichosa.
Lo grita Juan Panadero.
Juan en paz, un Juan sin guerra, 
un hombre del mundo entero».


ALICIA ALBARRÁN Y "EL ROSTRO DE LA MÚSICA".

Fotografía de Alicia Albarrán..

En torno a los medios de comunicación cuando ofrecen una información o una valoración de las creaciones musicales –como en este blog, por ejemplo–, y, en general, en torno al mundo de la música, hay un conjunto de profesionales que desempeñan un papel muy importante y que con frecuencia nos pasan desapercibidos; entre ellos hay que destacar a los profesionales de la imagen; y, más concretamente a los fotógrafos y fotógrafas que nos muestran los "rostros de la música", y que, cuando dominan su oficio y desarrollan su sensibilidad, son capaces de transmitirnos también, sobre un papel, o en una pantalla, la magia que transmiten sus creadores.

Una de esas fotógrafas, relacionadas con el mundo de la música –porque la ama– es Alicia Albarrán; "creadora de imágenes" de extraordinaria sensibilidad, a la que conocí –y desde entonces admiro– en La Estación de Sevilla con motivo de la celebración del encuentro "Cantautando... y eso es lo que hay".

Alicia Albarrán. (Fotografía de Manu Moreno).

Desde que conocí a Alicia y desde que empecé a disfrutar de sus fotografías, he podido contar con sus creaciones, para este blog, de forma absolutamente cariñosa y desinteresada; motivo por el que –unido a la extraordinaria calidad de su trabajo– hoy he decidido dedicarle este "cuelgue" en el que vamos a poder disfrutar de algunas de sus fotografías; retratos que, como antes decía, nos aproximan, en silencio, al "rostro y a la magia de la música".

Rubén Márquez.
Manuel Cuesta.
Ángela Biedma.
David Garrido y Juan Socas.
Carlos Chaouén
Andrés Suárez.
Joaquín Calderón.
Alfonso del Valle.
Chiqui Calderón.
Elena Bugedo.
Álvaro Ruiz Alcántara.
Paco Cifuentes.
Luis Pastor y Quico Veneno.