Páginas vistas en total

viernes, 20 de enero de 2012

GATO PÉREZ III - ITINERARIO DISCOGRÁFICO

Gato Pérez.
Gato Pérez grabó su primer disco en 1978 con el título de "Carabruta"; disco en el que incorporó temas en catalán, como "La rumba de Barcelona", en la que le rinde su personal homenaje a la ciudad catalana y a sus barrios, y que Jaume Sisa incorporó a su extraordinario disco "Barceloba postal" (1982); y temas en castellano como "Sabor a barrio".



Tras aquel primer disco, entre 1979 y 1990 –año en que falleció–, Gato Pérez nos dejó otras obras importantes que merecen ser rescatadas contra el olvido, entre ellas habría que destacar "Romesco" (1979), "Atalaya" (1981), "Flaires de Bacerlunya" (1982), "Prohibido maltratar a los gatos" (1982), "Ten" (1988), o "Academia rumbera" (1990); obras en las que con una coherencia impecable, Gato siempre procuró ser fiel a uno de sus más hermosos deseos: «Quisiera ser poeta, quisiera ser cometa», expresión que dió título a una de sus canciones incluidas en el LP: "Prohibido maltratar a los gatos"


«Quisiera ser poeta
y obedecer al cielo
decir que sí al destino
y despegar el vuelo.
Abandonarlo todo
para emprender un viaje
adonde resucitan
las ilusiones muertas.
Para no ver de cerca
a mis amigos tristes,
a nuestros hijos grandes
y a nuestros viejos lejos.
Quisiera ser poeta
para empezar de nuevo
antes de que alguien pida
mi tímido relevo.
Quisiera ser cometa,
dejar que flote el tiempo
porque aprendí que nada
arregla el sufrimiento.
Ir donde no me encuentre
gente desagradable
que me recuerda siempre
algún sueño pendiente.
Quisiera ser cometa
para arrancar de cero
antes de que descubra
que todo fue un camelo.
Qué inmenso ser amado
y amar a un semejante
pero el amarse a uno
también es importante».

En el año 2002, doce años después de la muerte de Gato Pérez, Ventura Pons –directo, guionista y productor de cine– rindió un homenaje a su memoria en el documental al que tituló "El gran Gato" en el que intervinieron interpretando sus canciones, grupos y solistas como Ojos de Brujo, Moncho, Lucrecia, Tonino Carotone, Martirio, Saber de Gràcia, Luis Eduardo Aute, Maria del Mar Bonet, Kiko Veneno, Manel Joseph, Clara Montes, Los Chichos, Benjamín Escoriza, Los Manolos y Jaume Sisa.



En el libreto que acompaña al CD, en el que se grabó la banda sonora de "El gran Gato", Ventura Pons escribe: «Su inmensa libertad, su falta de pudor, su desafío con la ortodoxia cultural dominante, su amor por las raíces populares de la música, su enamoramiento de una ciudad contradictoria, su pasión vital.. conforman un recuerdo que puede parecer lejano pero que, en cuando lo analizas ves la rabiante actualidad de un concepto, de un "entender la vida con sentido" que universalizan al personaje».

Finalmente, para concluir estos tres "cuelgues" que he dedicado al grandísimo Gato Pérez, evoco dos hermosos testimonios sobre su gran personalidad:

El primero, de Pau Riba«Guerrillero de una filosofía que consistía en sembrar minas de amistad,...  Quizás no hemos hecho bastante justícia al Gato, quizás no lo hemos colocado en el lugar del escalafón que merece. La ciudad del Gato es la ciudad de los perdedores, de los que nadan a contra corriente, de los que quieren una barca para naufragar, pero es, también, una Barcelona cálida, solidaria, antiautoritaria, donde los amigos “son y están, son la verdad” y donde los buenos momentos son posibles»,

Y el segundo, este hermoso testimonio de Xavier Sardá: «El Gato me demostró que crecer y madurar no significa embalsamarse en vida y que –como dice el filósofo– pierde más quien pierde su pasión, que quien se pierde por su pasión. Gato, ¡gracias por tu vida!».

¡MALDITAS GUERRAS 100 + 100 + 33! - TRAS UN CONCIERTO DE "MALACABEZA"

Anoche estuve en el concierto que ofreció el grupo MALACABEZA en la Sala Libertad 8, y regresé a mi casa, ya de madrugada, verdaderamente entusiasmado; borracho de buena música y de sensibilidad... Malacabeza ha sido uno de mis descubrimientos musicales más sorprendentes e importantes del año 2011...

Joel Reyes y Ramonet Reche. "Malacabeza"

Aunque mañana haré una crónica de ese concierto, hoy no puedo resistirme a adelantar algo que fue fundamental para mí en la noche de ayer: la música y las canciones en directo de Malacabeza me reafirmaron, una vez más, en tres de mis creencias fundamentales: en el valor de la vida –que se nos da para que la vivamos intensamente–; en la barbarie que supone la muerte y la destrucción provocadas; y en la fuerza y en el poder que tiene la música para la construcción y la vivencia de la paz.

Pensando en ello, anoche, cuando llegué a casa, después del concierto, me vino a la memoria esta imagen que hace unos días me envió uno de mis hijos para mis cuelgues contra la guerra.




Ahora, al contemplar y al observar al soldado que aparece de espaldas, junto al piano; quiero dirigirme a él para cantarle los versos de una canción de Malacabeza:

«Mírate, dime lo que ves
y tal vez puedas responder
si, en verdad, estás viviendo vida,
sabes bien que esa no es tu piel
sin pensar ponte al revés
y echa andar, que estás tirando vida».
("Vida")

Efectivamente, soldado, estás tirando tu vida y destrozando la vida de tus víctimas...; despréndete de una puñetera vez esa mierda de fusil y ¡date a vivir intensamente!...; a vivir y a defender la vida...; ¡sin armas! ¡sin disparos! ¡sin misiles! ¡sin violencia! ¡sin destrucción!...; a vivir y a defender la vida, por ejemplo, –y es una de las mejores recomendaciones que puedo hacerte– gozando de la música, sintiéndola, dejándote atrapar y acariciar por ella... ¡Soldado!, te recomiendo, para ser más concreto, que escuches las canciones de MALACABEZA...; ya verás, después de la experiencia nada, ni nadie, podrá hacerte enpuñar un fusil y disparar un tiro.