Páginas vistas en total

miércoles, 25 de enero de 2012

¡NO PUEDO SOPORTARLO!... ME INUNDA LA TRISTEZA, LA RABIA Y LA IMPOTENCIA

En este momento acabo de leer la siguiente noticia: «El jurado declara no cumpable al expresidente valenciano Francisco Camps»...

... mientras tanto el juez Baltasar Garzón está siendo juzgado por autorizar las investigaciones de los atentados contra los Derechos Humanos acontecidos durante la dictadura franquista....

Lo siento..., ¡no puedo ni soportarlo, ni ocultarlo!...; situaciones así me hieren profundamente...; en este momento me siento triste y lleno de rabia y de impotencia...



Razón tenía Jaime Gil de Biedma cuando a través del canto de Paco Ibañez nos dice:

«De todas las historias de la Historia
sin duda las más triste es la de España,
porque termina mal. Como si el hombre,
harto ya de luchar con sus demonios,
quisiera terminar con esa historia
de ese país de todos los demonios.

A menudo he pensado en esos hombres,
a menudo he pensado en la pobreza
de este país de todos los demonios.
Y a menudo he pensado en otra historia
distinta y menos triste, en otra España
en donde ya no cuenten los demonios.

Pido que España expulse a esos demonios.
Que sea el hombre el dueño de su historia.
De todas las historias de la Historia
sin duda las más triste es la de España».

¡MALDITAS GUERRAS 100 + 100 + 34

Leonard Cohen (Autorretrato).

En el libro «Ilustrísimo Sr. Cohen» que presentaba el pasado 11 de Enero, haciendo referencia a la canción "First we take Manhattan" ("Primero conquistaremos Manhattan") se le formula a Leonard la siguiente pregunta:

«–En la canción hay una fila de personajes grises haciendo cola en la estación de un tren. ¿Adónde van?». Pregunta que hace referencia, en concreto, al siguiente fragmento del tema "First we take Manhattan":


«I'd really like to live beside you, baby
I love your body and your spirit and your clothes
But you see that line there moving through the station?
I told you I told you I told you I was one of those».

«Realmente me gusta vivir a tu lado, cariño.
Amo tu cuerpo, y tu espíritu, y tu ropa.
Pero, ¿puedes ver esa fila moviéndose en la estación?
Te dije, te dije, te dije que yo era uno de esos».

A la anterior pregunta Cohen responde: 

«Es una parte del estribillo de la canción. Se refiere a esas imágenes que se ven en las noticias. Hemos visto a los desposeídos moviéndose por la estación de tren, los vagabundos de nivel más bajo, los indigentes, los refugiados, pero incluso a esa gente que aparentemente disfruta de una mayor seguridad, de situaciones lucrativas, que sienten que aún no han llegado a ningún destino significativo. Mi canción es una llamada para alistarse en un ejército que no existe y que nunca luchará, que saca fuerzas de no combatir. Es un ejército espiritual con armas nada convencionales....».


Leonard Cohen.

Yo hoy, definitivamente, me incorporo a ese grupo de seres humanos que hacen fila en la estación del tren; me incorporo a ese ejército espiritual "que saca fuerzas de no combatir"...; mis armas –no convencionales– siguen siendo la ternura y el poder de los sentimientos, la capacidad que tengo y que mimo –aunque a veces me hace daño– de enamorarme sin fronteras ni etiquetas, la incapacidad hacia la violencia, la rebeldía contra las armas y... ¡como no! un lamento desgarrado que no cesa: ¡MALDITAS GUERRAS!