Páginas vistas en total

sábado, 5 de noviembre de 2011

¡MALDITAS GUERRAS! 100 + 100 + 11 - "GUERNICAS APALEAOS"

Tengo muchas ganas de que una buena mañana me despierte con la noticia de que la "panda" que se reúne en eso que se llama el G-20, o que los adinerados miembros del FMI (Fondo Monetario Internacional), han tomado la decisión, por unanimidad, de adoptar una medida fundamental y dráctica para salir de la crisis económica que estamos viviendo: "dejar inmediatamente de invertir en fabricación de armas" y dedicar esos fondos a garantizar la educación y la sanidad publicas de calidad, las atenciones a la tercera edad, la protección a los incapacitados, la ayuda a los jóvenes que no encuentran trabajo, etc. etc..

¡Sí tengo ganas!, pero estoy convencido que esa noticia nunca la voy a poder escuchar –y además da igual vote lo que vote el próximo día 20–...; y es que a los políticos y a la política, a las finanzas y a los financieros, lo de un mundo sin armas y sin guerras no les interesa.

Cuando pienso en esto, se me despierta un gran "cabreo" y una tremenda impotencia, y entonces me siento como un "Guernica de Picasso apaleado"..., y me vienen a la memoria estas dos imágenes:

Equipo Crónica.
Fernando Bellver.

El "Guernica"«manifiesto contra todas las guerras y alarido contra la barbarie»– agredido por la violenta espada del Guerrero de Antifaz, y por los puñetazos agresivos de Popoye tras engullir una buena ración de espinacas.

Así me siento yo en esta mañana de sábado: triste y "apaleao" en mis creencias, en mis convicciones y en mis alaridos...; pero todavía hay cosas que me alientan para seguir adelante y para «armar el corazón» como dice MUERDO (Pascual Cantero) en una de sus canciones...; "armar el corazón" y, aunque sea a contracorriente, seguir gritando:

¡¡¡¡MALDITAS GUERRAS!!!!

DISPUESTOS A "RESPIRAR" CON CARLOS CHAOUEN

Carlos Chaouen. (Fotografía de Gustaff Choos.)

Ayer Carlos Chaouen me mandó su último CD+DVD" Respirar"; hace tiempo que lo esperaba; abrí el sobre que me dejó el cartero y me quedé sorprendido...; ¡magnífica y bellísima edición!... ¡Carlos, felicidades!... 

He decidido reservar la mañana de mañana domingo para escuchar las nuevas canciones de Carlos... Este es uno de esos discos que merece todo un "rito de escucha relajada", sobre todo porque sé que encierra y promete sorpresas musicales y poéticas de las que quiero disfrutar despacito y con los sentimientos dispuestos a dispararse.

Sin embargo –aunque he decido retrasar la audición– eran tantas las ganas que tenía de ver y de tocar el nuevo disco de Chaouen que ahora –que ya lo tengo en mis manos– no me puedo resistirme a hablar de él y a mostrar parte de su "vestido", o sea, la belleza y la sensibilidad que Carlos y su equipo han derrochado en el diseño y en las fotografías que envuelven a "Respirar". (La semana que viene me dedicaré a comentar sus canciones una vez que las escuche con el respeto y la admiración que merecen).

Así pues, para dar fe de que el disco ya esta en la calle, y para empezar a animaros a que os hagáis con él, aquí tenéis este anticipo: 

Cubierta del disco. El diseño de toda la obra
lo ha realizado Pedro Barriga, que también fue el diseñador
del bellísimo disco de Alejandro Martínez, cantando a Jaime Gil de  Biedma.

«Y no me digas nada, si me monto en un velero
y en vez de a vela, que vaya a besos
y que no ande si no te quiero.
Y no me digas nada, si amanezco en tu ventana
como un jilguero, y que no cante
y que no vuele si no te beso».
("Este querer")




«Hay flores secas en esta mañana, y una resaca de pasarme de ti.
Me entra frío en el porvenir, no tengo abrigo y cierro la ventana.
No tengo fe en el exceso de ganas, no tengo ganas de hacerme el café.
Ya he destruido el castillo de arena y con el fango me he hecho una muralla en la piel.
Estoy pensando en musas y arañas, a ver si alguna deja de tejer
y confecciona un jersey de lana, para en invierno tenerme algo que poner»
("Flores secas")



«Azul te quiero, como el mar verde
como un desierto que viene a verte.
Te quiero en calma, mirada al fuego
y al acostarte, así te quiero.
Con todas las flores que puedo».
("La luz que hay en ti")




«Un poco de respirar, menos arrecifes.
Desayunos en el bar, vamos en caída libre.
Y otro día por pintar entre caras grises.
Ya no tengo más que dar que no sea lo que me diste.
Y necesito al menos una noche entera para poner al día mis cicatrices».
("Un poco de respirar")