Páginas vistas en total

miércoles, 2 de abril de 2014

"JUANLU MORA" EN CONCIERTO: UN "entrañAMAble" DESBORDAMIENTO DE LITERATURA Y DE SENSIBILIDAD.

Anoche –primera noche de abril: «Abril para vivir, abril par cantar»JUANLU MORA nos ofreció un "entrañAMAble" y muy hermoso concierto-recital en la Sala Liberad 8, de Madrid.

Fue su primer recital después de cuatro años dedicados a elaborar –o mejor, a modelar– su universo poético; a musicalizar algunos de su poemas; y a "soñar" –¡sí, soñar!– navegando por ese otro universo de internet y de las redes sociales que él ha aprendido y sabido "humanizar" con su sensibilidad y con su palabra. Palabra ágil, tierna, sugerente y breve, a la que bautiza como "micro literatura" y que realmente lo es: "una micro-literatura macro-bella" que a todos los que estábamos ayer en Libertad 8 nos dejó entusiasmados y sorprendidos. ¡Que cuatro años mas hermosamente aprovechados!.

Juanlu Mora.

A Juanlu le acompañaron en el escenario el cada vez más y mejor "músico-violinista-cantor" Manu Clavijo; la inesperada presencia de Álvaro Rojas-Zenteno –tenor y profesor de canto– que bordó con Juanlu, y con Manu, uno de los momentos más mágicos de la noche; y ¡como no! su hermano Rafa Mora, que además de cantar con él, le dedicó un precioso poema terminado de escribir ayer mismo. Le pedí a Rafa  que me lo mandara y lo ha hecho esta mañana. Es este:

Rafa Mora y Juanlu Mora.

«Pensador ingenioso,
filósofo de síntesis,
químico de emociones.

Tejedor en las redes,
reinventor de gramáticas,
conjurador de canciones.

Hilandero de versos,
hidalgo tecnológico,
restaurador de sueños.

Protésico  aforista,
domador de palabras,
malabarista de espejos.

Recolector de nubes,
artesano de ideas,
recaudador de tiempos.

Un placer compartir de su mano
libertad y canciones.
Un placer compartir escenario
con Juanlu Mora,
poeta, cantautor, mi hermano».

En resumen, una noche mágica... Libertad 8 un día más "abarrotá"... Un total desbordamiento de sensibilidad y buena literatura... Músicas limpias y acordes disparados directamente al corazón... Y yo muy feliz, feliz porque cada vez que vivo una experiencia similar más fe y más esperanza se me despiertan y acrecientan en el ser humano como creador de esas "armonías" que cada vez necesitamos más para poder existir... Me tuve que marchar un poquito antes de acabar el concierto y caminando por la calle Libertad, pensando en Juanlu, me repetía aquello de Blas de Otero: «Creo en el hombre... He visto y he creído»..