Páginas vistas en total

lunes, 14 de mayo de 2012

OLGA ROMÁN 3 - «SEGUIR CAMINANDO», O EL ABRAZO ENTRE LA SENSIBILIDAD Y LA ESPERANZA

Olga Román. (Fotografía de Jerónimo Álvarez)

Lo decía el pasado sábado: Tras la edición de su primer disco en solitario "Vueltas y vueltas", OLGA ROMÁN, en el año 2005 nos sorprendió con su segundo CD titulado «Olga Román 2», y así, de entrada, ocurrió lo que tenía que ocurrir: Renovamos el placer de escucharla. Se reconfirmó que Olga es una de las mejores compositoras y una de las voces más sensibles de las que podemos gozar en este país. Y se reforzaba la importancia y la necesidad de ese maridaje imprescindible –y con frecuencia echado en falta en el ámbito de la "canción de autor"– que debe existir entre la palabra y la música; música que en el caso de Olga Román trasciende a la pura orquestación porque ella misma cuando canta –solo con su voz– es pura musicalidad; ella sabe hacer el milagro, o la magia, de que "la palabra se haga múcica", aprendizaje adquirido tras muchos años de trabajo y de profesión.



«He dejado de hablar con las paredes,
de repetir tu nombre.
He dejado de perderme en los bares
de buscarte en la noche,
de rendirme al amanecer.
He dejado de pensar si algún día,
tal vez si tu quisieras, tal vez,
volveríamos a ser lo que fuimos,
lo que un día quisimos,
lo que nunca tuvimos.
Y ahora, ya ves,
ya sé como seguir adelante,
ya sé como seguir aunque tú no estés.
No ha sido fácil, pero ya sé.
Ahora, ya ves
aunque cada mañana me cueste
y aunque a veces me equivoque y te nombre
fue sin querer, aprenderé».
(“Ahora ya ves”. Olga Román).


En este segundo disco –producido por Darío Eskenazi y por ella misma– surge una novedad importante que se repetirá más tarde en su tercer CD,  me refiero a su encuentro y a su colaboración con  Juan Uría convertido en su "letrista" favorito. «Juan es una persona que me conoce bastante bien, por no decir muy bien –comenta Olga–. Es un letrista a mi medida». De hecho, en nueve de las once canciones del disco, Juan firma le letra y Olga la música. Una de esas canciones, para mí, las más hermosas del disco es ésta:


«Si me detengo, apareces
y también si me distraigo
y a veces cuando camino,
casi siempre que trabajo.
Cuando me quedo dormida,
si juego, si me levanto.
Y cuando duermo apareces
y también cuando me caigo.
Vienes siempre que te marchas,
acudes cuando te llamo,
sueles estar en las calles
si miro atrás, si me paro.
Siempre que hablo apareces,
también estás si me callo,
como cada madrugada
estás y sigues estando.
Cuando estoy medio dormida
y todo va comenzado.
Cuando me quedo en silencio
aparaces siempre tú».
(“Apareces”. Juan Uria - Olga Román)

Hay que destacar que en el disco "Olga Román 2" aparecen dos colaboraciones importantes: por una parte la de Jorge Drexler, en la canción "Apareces"; y la de Carmen París que interviene con su prodigiosa voz en el tema titulado "Me asomo".

En todo el recorrido musical emprendido y realizado por Olga Román, creo que una de sus características esenciales –para mí de la más importante– ha sido la de irle abriendo camino a su futuro con ilusión, haciendo frente a todo tipo de dificultades y siempre con constancia, con mucho trabajo y con una sensibilidad desbordante... La palabra y la experiencia del "caminar" Olga la lleva intrínsecamente vinculada a su identidad:

«No creo que sea cuestion de pararse
a esperar que la vida resuelva este asunto [...]
Es cuestión de seguir caminando.
Es cuestión de querer y poder.
Es cuestión de saber levantarse.
Es cuestión de ponerse de pié».
(“La cuestión” Juan Uría - Olga Román)

«Es cuestión de seguir caminando», canta Olga en la primera canción de su segundo disco...; y es curioso –no casual– su tercer disco, aparecido en 2011, se titula precisamente así: «Seguir caminando».


«Aunque ya no pueda más
y tenga los pies gastados.
Aunque no encuentro razones
para salir de la cama.
Aunque sostenga en el alma
el peso de tantos años,
seguir caminando ...
Ahora que tengo canas
y el espejo me devuelve
los ojos cansados,
cuando llega la tristeza
en vez de llorar de pena
me abrocho el abrigo y quiero
seguir caminando...
Si en las cartas de esta mano
no hay ases, si el enemigo
está haciendo estragos
y al olor de las sardinas
resucita el gato malo,
dejo de jugar y elijo
seguir caminando...


Aunque la luz no aparezca,
seguir caminando.
Aunque se parase el mundo,
seguir caminando.
Aunque no tenga más fuerzas,
seguir caminando.
Cuando el miedo me detenga,
seguir caminando.
Aunque parezca imposible,
seguir caminando.
Cuando me sienta perdida,
seguir caminando.
Para encontrar el camino,
seguir caminando.
Para encontrarme contigo,
seguir caminando.
Si nada tiene sentido,
seguir caminando.
Aunque parezca mentira,
seguir caminando.
Aunque al final no haya nadie, nada,
no puedo más, pero quiero
seguir caminando».
(“Seguir caminando”. Juan Uría - Olga Román).

¡Magnífico Olga!... Y ahí andamos... ¡Seguimos caminando a pesar de todo!... Y en ese camino nos vamos encontrando... ¡felices encuentros que nos ayudan a lo mismo; a seguir caminando!.

De este tercer disco de Olga Román poco puedo decir más que subrayar la definitiva confirmación de lo ya dicho anteriormente; sí recomendar ¡por supuesto! comprarlo y disfrutarlo; y, para concluir, ofrecer algunos apuntes interesantes:

Por ejemplo, destacar, las colaboraciones de Joaquín Sabina en una preciosa rumba cubana llamada "Margarita", y la de Pablo Milanés en la canción "Cada vez que te vas". Añadir a ello la interpretación de Olga de dos versiones geniales: "Rabo de nube", de Silvio Rodríguez; y mítico "Jim", tema de Nelson Shawn, Caesar Petrillo y Milton Samuels, que ya cantó en catalán Maria del Mar Bonet en 1979. Y, por supuesto, resaltar la colaboración de una banda de músicos tan geniales como: Antonio Toledo, Luis Fernández, Paco Bastante, Pedro Barceló, José San Martín, Daniel Rochlis, Patrik Goraguer, Bob Sands, Norman Hogue o Andreas Prittwitz.

Y ahora, en este mismo mes de mayo, ¡a disfrutar de Olga Román en directo!, será en Valladolid, Vigo, Valencia y Monzón..., y seguiremos informando.