Páginas vistas en total

miércoles, 4 de septiembre de 2013

MIGUEL SOLER. DE LA SORPRESA A LA ADMIRACIÓN... ¡BENDITA SEA SU INCURSIÓN EN LA "CANCIÓN DE AUTOR"!

INTRODUCCIÓN

Como ya sabéis llevo una temporada dándole vueltas y vueltas –una vez más– a lo que para mi es el género musical y poético de la "canción de autor" con el fin de encontrarle su verdadera identidad, y desde ahí elaborar un catálogo de todos –o al menos, de la mayoría– de nuestros cantautores y cantautoras surgidos entre 1956 y la actualidad. Tarea sin duda, de enorme complejidad.

En este momento voy avanzando, al respecto, en reflexiones y criterios que tal vez no sean nuevos, pero que felizmente voy consolidando y sobre los que tengo previsto diseñar el portal de internet que deseo poner en marcha lo antes posible.

Dentro de esos criterios tengo muy claro –personalmente– que al referirnos a los creadores, o a los artistas, que integran el universo de la "canción de autor" es preciso hablar de tres categorías, que serán sobre las que se estructurará el "catálogo" que en este momento se encuentra en fase de construcción.

• En primer lugar estarían los "cantautores o cantautoras" propiamente dichos, en sus dos modalidades: los que centran su actividad creativa en la musicalización e interpretació de textos poéticos ajenos –normalmente de nuestra poesía contemporánea–; y los que la centran en la creación e interpretación de sus propios textos musicalizados. Modalidades que se pueden encontrar conviviendo en el repertorio de un mismo "cantautor" o "cantautora".

• En segundo lugar, hay que delimitar la categoría de "intérpretes" de la canción de autor; categoría determinada por aquellos artistas que normalmente no son compositores –ni de música, ni de textos– pero que interpretan temas de "cantautores" o "cantautoras" concretas; o canciones creadas para ellos/ellas, por compositores y/o letristas, dentro del géneno de la "canción de autor". 

• Y, en tercer lugar, creo que es importante definir la categoría integrada por el muy numeroso grupo de artistas que desde otros "géneros" musicales –flamenco, jazz, rock, pop, copla, etc.–  toman la decisión, en un momento determinado, de hacer una "incursión" –definitiva o circunstancial– en el ámbito de la "canción de autor". Experiencia creativa –con frecuencia de carácter radicalmente innovador– que merece la pena analizar en detalle y caso por caso. (Ya lo haremos en un próximo "cuelgue").

... Y VAYAMOS "AL GRANO" DEL "CUELGUE" DE HOY:

Pues bien uno de esos artistas que ha realizado una brillante "incursión" en el género de la "canción de autor" desde el flamenco es MIGUEL SOLER. Compositor e intérprete al que he conocido recientemente, y que me tiene "entusiasmao" porque ha conseguido prender mis emociones y mis más positivos sentimientos.

MIGUEL SOLER es granadino e inició su andadura artística a principio de los años noventa alternando aventuras compartidas, como la vivida con la formación de un trío musical llamada "Patí Pamí" –grupo musical con el que grabó dos discos, el primero con el nombre del trío, y el segundo titulado "Noches de Albayzín"–, y aventuras individuales como el espectáculo "Dónde estás" que en este momento está desarrollando, y en el que se manifiesta una clara y brillante incursión de Miguel en la "canción de autor" de más alta calidad.

En "Donde estás", Miguel Soler realiza un recorrido musical y poético que transita de Rafael de León a Astor Piazzolla, pasando por Carlos Cano y por sus propias composiciones; recorrido espectacular en el que acaricia y desgrana versos de Lorca, de Antonio Gala o de Horacio Ferrer y por el que surgen presencias inolvidables como las de Enrique Morente u Omara Portuondo.

He de decir que en mi encuentro con Miguel Soler –persona absolutamente humilde y entrañable– y con su espectáculo "Donde estás", la "sorpresa" ha sido la palabra y la experiencia clave y determinante de mi admiración.

Miguel Soler.

La personalidad artística de Miguel Soler, su mundo musical y poético, y la "jondura" –abierta e innovadora– de su cante me han sorprendido, y, sobre todo, me han hecho reflexionar mucho sobre la banalidad que encierra cualquier tipo de encasillamiento artístico cuando estamos hablando de música y de canción de calidad.

Para mi Miguel es un cantaor flamenco que ama la poesía, que no le pone límites musicales a su cante, y que, con toda naturalidad –sin encasillamiento– entra, acaricia y "mama" la esencia de la mas limpia y auténtica "canción de autor"... Experiencia que de forma inevitable me hace evocar la similar identidad de aquel Enrique Morente –¡amigo del alma!– al que Miguel le rinde también su homenaje.

A la sorpresa que me ha producido el descubrimiento de Miguel Soler, se une –de forma inseparable– la sorpresa que me ha provocado el grupo de músicos que le acompañan, Rafael Soler –su hermano y alma latente y "latiente" del espectáculo–, Miguel Ángel Corral, César Jiménez, Miguel Soler, Mati Gómez, Ana Leray y Gustavo Reyes –a quien me unen tantas cosas–.

Y para concluir este "cuelgue" no me voy a enrollar más, lo mejor que puedo hacer es dejaros aquí cuatro vídeo para que los disfrutéis; ¡creo merece la pena!