Páginas vistas en total

jueves, 24 de marzo de 2011

¡MALDITAS GUERRAS! - III

A la entrada del edificio de la Asamblea General de las Naciones Unidas, en Nueva York, frente a la primera avenida, se encuentra esta escultura de bronce llamada "No violencia", o "The knotted gun" ("La pistola anudada") de la que es autor el artista sueco Carl Fredrik Reuterswärd.


Pienso que todos los políticos del mundo –por supuesto incluidos los nuestros– que entran en el edificio de las Naciones Unidas, debería fijar esta escultura en sus retinas y en sus corazones para después, al volver a sus países, hacerle un nudo definitivo a todo su armamento.

LOS TRES EN RAYA, o el triunfo de la LA MUSICA CON IMAGINACIÓN


Otro de los conciertos de los que pude disfrutar la semana pasada en LA ESTACIÓN de Sevilla, fue el de LOS TRES EN RAYA, trío integrado por Dani Fernán (gaditano), Petete (Jiennense) y Álvaro Laguna (sevillano).

"Los Tres en Raya". (Fotografía de Ende García).

El nuevo proyecto que comparten Dani, Petete y Álvaro es un auténtico espectáculo repleto de buena música y de una imaginación desbordante; un espectáculo diseñado para hacer disfrutar –para ponerle a la vida una sonrisa, y un poco de surrealismo, en estos tiempos tan raros y, a veces, tan crueles– objetivo que consiguen desde el primer momento, es decir, desde el momento en que los tres jóvenes creadores se suben al escenario dispuestos a compartir –ilusionados– su descarada y sana juventud, su música y sus canciones. 

Que tres "cantautores" decidan juntarse para desarrollar un proyecto en común no es nada nuevo –luego hablaré de ello–, lo que, en este caso, resulta novedoso es la forma en que realizan el ensamblaje de su creatividad, de su vitalidad y de su forma de ser y de estar sobre el escenario. 

"Los Tres en Raya" poseen una gran capacidad de comunicación entre ellos mismos y con el público al que hacen cantar, aplaudir, palmear... y, sobre todo, reír; reír y emocionar....; porque detrás del "cachondeo" –de las improvisaciones y de los monólogos fantásticos de Dani, del doble sombrero y de la melódica de Petete, o de las melenas y los pasos rítmicos de Álvaro– hay mucha sensibilidad, muchos sentimientos y mucha ternura...; hay amor y desamor...; ganas de vivir...; hay genialidad...; y, además, un dominio y una utilización del lenguaje tremendamente sugerentes y atractivos. 


"Los Tres en Raya" en "La Estación de Sevilla"

A todo lo anterior hay que unir el derroche de imaginación que estos tres creadores desarrollan en su espectáculo: suben y bajan del escenario; juegan con pompas de jabón; tiran confetis; introducen el absurdo con ocurrencia y oportunidad; saltan; hacen claqué; bailan; tocan la "trompetilla", la armónica, la melódica y lo que sea necesario; hablan con el público; y... hacen un sorteo de algo misterioso que contiene una caja –caja que no entra en el sorteo– y que no voy a desvelar para que sea "Sorpresa, sorpresa" (solo decir que me parece un gesto de una tremenda elegancia...; ¡y ahí queda eso!)... En resumen: ¡sorprendentes, inesperados y magníficos!

Ellos, de alguna manera pretenden evocar y rendir un homenaje a aquel espectáculo, del que tantas noches disfruté, llamado "La mandrágora", protagonizado por Javier Krahe, Joaquín Sabina, Alberto Pérez y Antonio Sánchez –magnífico músico que luego formo el divertidísimo trío "Académica Palanca", con  Miguel Vigil y Javier Batanero, y que lamentablemente perdimos en 2003–. A mí, por evocar, me evocan mucho más –siendo completamente diferentes– al "rollete" que solía montarse "La Trinca", que, en sus buenos tiempos, eran absolutamente "desternillantes"; o incluso, en  cierta forma, a "Las Madres del Cordero"...

... ¡Pero no!... no se parecen a nadie, el planteamiento de su espectáculo es original porque son ellos mismos: "LOS TRES EN RAYA": Tres jóvenes con ganas de vivir, de crear música, de cantar juntos, de pasárselo bien, y después... ¡lo que venga!


"Los Tres en Raya" en "La Estación de Sevilla"
Y, por encima de todo lo dicho hay que destacar –porque es lo más importante– su buena música y sus buenas canciones. "Los Tres en Raya" es un "trio" de "tres" "cantautores" –cada uno con su personalidad creadora– que individualmente merecen ser tenidos muy en cuenta.

Dani Fernán es un creador con fuerza, con sensibilidad y con un sentido muy arraigado y atrayente del ritmo y de la melodía. Es un creador que pisa tierra y que sabe ponerle alas a su corazón. En su CD «El pank de mis hijo» –obra totalmente artesanal– podemos encontrar canciones que, sin exagerar, son magníficas por lo que dicen –contienen vida y sentimientos a "mogollón"–, por la música que les da cuerpo, y por la forma en que Dani es capaz de interpretarlas; por ejemplo, canciones como "A punta de pulmón", "La suerte echada" o "En la piel la llave"... ¡Lástima que la industria discográfica esté tan despistada, y sea tan sorda, tan conservadora y tan inútil!

Petete... «Haciendo ruido» –título de su CD– y sumergiéndonos en un mundo sonoro más "desgarrao" e intimista... "Sumergido en su mundo", "Viviendo adrede" y dándole salida y fuelle a su sensibilidad musical.

Y Álvaro Laguna –reciente ganador del XXIII Certamen Andaluz de Canción de Autor– del que he escuchado su disco «Dieciséis novenos», grabado en abril de 2010. Precioso disco en que Álvaro, con su voz y su forma de cantar totalmente personales, nos ofrece "pelicanciones", "sirocos", "huellas lunares" o entrañables personajes como "Tigo y la fábrica de sueños".


Estos son "Los Tres en Raya"... Hace años cuando mis hijos o mis alumnos eran pequeños y se planteaban algún proyecto difícil o complicado, yo solía decirles: «¡Adelante, que el secreto está en la "i"!»... Dani, Petete y Álvaro, que se van a recorrer media España con sus conciertos, poseen la clave de ese secreto: Proyectan ILUSIÓN por "toas" partes y ¡se les nota!