Páginas vistas en total

lunes, 1 de febrero de 2016

"EDUMSA" y "FIDIAS" DOS PROYECTOS DISCOGRÁFICOS DE LOS AÑOS SESENTA QUE LE ABRIERON CAMINO A LA "CANCIÓN DE AUTOR".

A final de los años sesenta, en nuestro país, y en unos tiempos, sin duda, más duros y más complejos que los actuales –se mire por donde se mire– se produjo una manifestación cultural muy importante con la iniciativa de un grupo de estudiantes universitarios españoles que amaban la canción y decidieron apostar por ella. 

Fue a comienzos del año 1967. Como antes decía, un grupo de universitarios madrileños, entre los que se encontraba Luis José Leal, miembro del Grupo Canción del Pueblo, decidieron montar una pequeña Editorial a la que llamaron EDUMSA (Editorial Universitaria Madrileña) con la idea de editar una serie de libros y discos destinados a difundir la poesía española. 

Con un capital inicial de cincuenta mil peseta –aportado por ciento accionistas, todos ellos estudiantes– y amparándose en el sello discográfico "Fontana", empezaron su actividad empresarial lanzando al mercado una colección de discos a la que llamaron genéricamente "ENSAYO", dedicada básicamente a la promoción del los componentes del colectivo "Grupo Canción del Pueblo".

El primero de esos discos, editado en el mes de enero de 1968, fue un single titulado "ENSAYO 1", que contenía cuatro canciones sobre poetas musicalizados e interpretados por LUIS JOSÉ LEAL y JOSE MANUEL BRAVO.



Concretamente, LUIS grabó "La propiedad que'l dinero ha", del Arcipreste de Hita, y "Discutiendo están dos mozos", de Antonio Machado; JOSÉ MANUEL BRAVO, por su parte, incorporó en el disco "Verdad, mentira", de Luis de Góngora, y "Desperté", de Rabindranath Tagore; canciones todas con arreglos de Manuel Toharia, que, además, los acompañaba a la guitarra.

El segundo disco editado por EDUMSA, "ENSAYO II" no se hizo esperar; apareció en la primavera de ese mismo año 1968, con motivo de la Feria del Libro, fue el primero de HILARIO CAMACHO, en el que nos ofreció dos canciones basadas en texto de Nicolás Guillén: "El son del desahucio" y "El fusilamiento"; disco también dirigido y arreglado musicalmente por Manuel Toharia.



En la misma primavera de 1968, EDUMSA lanzó al mercado otros dos discos: "ENSAYO 3", de ELISA SERNA cantando dos poemas de Miguel Hernández: "El miño yuntero" y "No quiso ser"; y "ENSAYO 4", de LUS LEAL, que incluía "El poema nº 6 de amor" de Pablo Neruda y la canción "Aunque estés de paso" de Bertold Brecht. En este "ENSAYO 4" aparece adjunto el siguiente texto de Pedro Altares:

«La canción moderna, se ha dicho frecuentemente, es la poesía de nuestro tiempo. Tal aseveración, si se generaliza es, desde luego, discutible; pero nadie, por muy atrincherado que se encuentre en posiciones culturales conservadoras, puede negar la saludable aportación, la inyección renovada que para la Poesía ha supuesto la incontenible irrupción de la nueva canción moderna. Es más, la canción ha logrado lo que pocos campos literarios habían conseguido: derribar los impenetrables muros del “ghetto” cultural-libresco, y, también, de la cultura de clase. Es evidente que esto puede ser matizado, pero no es posible negarlo. La poesía parece haber encontrado en la canción un aliado inesperado, tanto de rejuvenecimiento como de introducción en ámbitos hasta ahora muy alejados de la palabra y del mensaje poético. Pienso que un poema de amor de Neruda, fuera de las amarillentas páginas de un libro, quizás cobre como una nueva dimensión de libertad… Por conseguir un mundo más humano mucha gente lucha cantando, y canta al luchar.”


Poco tiempo después, tras la disolución del "Grupo Canción del Pueblo", EDUMSA –en colaboración don FIDIAS, sello discográfico de la Editorial Alhambra con el que ya mantenía una relación– lanzó otra serie de discos a los que llamó genéricamente "ANDROS", y en la que aparecieron tres singles:

El primero –"ANDROS 1"–  de IGNACIO FERNÁNDEZ TOCA que incluía una canción propia llamada "El cañaveral" y la versión que había creado del espiritual negro "No nos moverán".




"ANDROS 2", fue el primer disco de JOSÉ ANTONIO LABORDETA en el que interpretó y grabó "Requiem para un pequeño burgués", "Los leñeros", "Los masoveros" y "Las arcillas". (Por cierto, un buen día, siendo director pedagógico de la Editorial Alhambra me encontré con el master de este disco y tuve el enorme placer de sacarlo del almacén y regalárselo a José Antonio. ¡Sin duda le pertenecía!... Recuerdo que celebramos el "rescate" con una cena en "La Giralda" muy cerca de donde estaba Alhambra.)


Y "ANDROS 3". Disco de un cantautor que se hacía llamar "CABA-CATALÁN" (RAFAEL CABA) en el que nos ofrecía dos canciones propias: "Judith" y "Los poetas".



En el single de Rafael Caba apareció el siguiente texto de Jaime Torrubiano, escritor y periodista catalán fallecido en 1963; texto que hace referencia a la canción del single "Los poetas":

«Siempre al principio, juntas la música y la palabra. Siempre se habló cantando en los inicios. Siempre el rapsoda en el umbral de todo: del descubrimiento de la Era, del amor. Pero –siempre también– "nadie entiende a los poetas". Sólo después se atisba su verdad. La que "con zapatos rotos", vaticinaron por plazas y pueblos. Solo después, cuando los otros –los de siempre también– encadenaron la vida en la institución y la silueta en el monumento... Mas "ellos cantan lo que te falta".»