Páginas vistas en total

martes, 6 de noviembre de 2012

PRESENTACIÓN DEL NUEVO DISCO DE "SARA VENEROS": ¡MÚSICA, MÚSICA, MÚSICA, BELLEZA Y CALIDAD!... ¡MUCHA CALIDAD!

Hace unos días, presentando el nuevo libro-disco de Andrés Molina, en la FNAC de Callao, en Madrid, planteé una cuestión que últimamente ocupa una gran parte de mi pensamiento y de mis reflexiones sobre la "canción de autor" y sus creadores o creadoras: Me refiero al valor de la "HUMILDAD", valor –del que siempre fue portador Andrés– que engrandece la identidad humana; y que, lamentablemente, cada vez "se estila" menos –o "ya no se estila", como dice la copla– entre un sector de los nuevos y más jóvenes "cantautores".

Inicio esta crónica con ese especie de alegato a la HUMILDAD porque además de tratarse de un valor extraordinariamente humano; es, desde mi punto de vista, una de las claves para conseguir un verdadero éxito en la vida, y, en particular, en el micromundo concreto de la "cantautoría"; eso sí, HUMILDAD que ha de ir unida, como necesidad irrenunciable, con, al menos, cuatro claves esenciales: TRABAJO, DISPONIBILIDAD AL APRENDIZAJE, PREPARACIÓN y CALIDAD.

Dicho esto, que insisto, es esencial en la vida artística –la experiencia de muchos años  me ha enseñado que es así–, paso a comentar brevemente el concierto que nos ofreció anoche SARA VENEROS en la Sala Galileo; concierto de presentación de su nuevo disco en el que se hicieron patentes –como seguidamente explicaré– mis anteriores reflexiones.

Sara Veneros en la Sala Galileo
durante la presentación de su nuevo disco.

Hace tiempo que sentía ganas de que Sara publicara su primer disco y de que lo presentara con éxito en la Sala Galileo; prácticamente desde el mismo día que la escuché cantar por primera vez cuando se presentó como candidata al premio del Certamen de Cantautores organizado por La Estación, de Sevilla. Pues bien, ese acontecimiento se produjo anoche convertido en una gran fiesta protagonizada por la MUSICA, la BELLEZA y la CALIDAD.

Sara Veneros.

A Sara Veneros le acompañó una extraordinaria banda –la mayoría de sus componentes ya habían participando en la grabación del disco– integrada por Andrés Tosh (batería), Juan Pablo Tosh (guitarra y ukelele), Martín Ellena (bajo y bandoneón), Adela Torres (violin), Lisandro Mansilla (saxo soprano) –por cierto absolutamente extraordinario–, Leandro Aput Lea (guitarra), Tata Quintana (coros e improvisaciones) y Guillermo Hernández-Coronado (coros).

Juan Pablo Toch y Lisandro Mansilla.
Sara Veneros y Adela Torres.

Sobre las canciones que Sara interpretó no voy a comentar nada en este mmomento puesto que la semana que viene dedicaré un nuevo "cuelgue" a la presentación del disco; sin embargo sí que he de insistir en destacar que la noche de ayer en el Galileo fue una autentica fiesta presidida por la GRAN MUSICA y la CANCIÓN –así con mayúsculas–, por la CALIDAD y por la BELLEZA; "belleza" en la que no voy a dejar de destacar –por supuesto– la que "porta" en si misma la propia Sara, que anoche, en particular, estaba preciosa. 

Aqui cuelgo algunas fotos más del concierto:







Concluyo volviendo a los planteamientos iniciales de este "cuelgue": Anoche en la Sala Galileo asistimos, al triunfo de la SENCILLEZ y de la HUMILDAD. Sara Veneros práctica esas virtudes –creo que de forma totalmente espontánea– y con ellas, unidas a su trabajo, su esfuerzo, su constante preparación y su sensibilidad ha publicado su primer disco; ha obtenido un sensible éxito en el concierto de su presentación; y, sobre todo –y quizás sea lo más importante– apunta a un futuro cuyos límites son, hoy por hoy, incuestionablemente esperanzadores.

Sara Veneros.