Páginas vistas en total

martes, 10 de julio de 2012

CANTANDO LAS CUARENTA: SOLIDARIDAD CON LOS MINEROS Y APOYO RADICAL A SUS REIVINDICACIONES.


Los más de 200 mineros de la marcha negra, 
que han recorrido más de 400 kilómetros 
desde el pasado 22 de junio 
para llegar a Madrid en demanda 
de ayudas para el sector, 
viven hoy su primer acto conjunto 
en las calles de la capital.

Aquí, DONDE CANTAMOS COMO QUIEN RESPIRA, me uno a sus reivindicaciones y a su marcha, y lo hago como mejor sé hacerlo, evocando dos canciones: la primera de Lluís Llach y la segunda de León Gieco, sobre un texto de Ernesto Guevara musicalizado por Luis Gurevich.


«Canta el minero en el fondo de su gran agujero,
de día o de noche, tanto le da,
yo siento el clamor que resuena en el valle
y que el viento me va trayendo.
–Yo te escarbaré, tierra, hasta hacerte sangre,
quiero saber si sabes llorar
como la chiquillería que en casa he dejado,
como yo, que me estoy matando.
Canta el minero en el fondo de su gran agujero,
nadie le escucha, él bien lo sabe,
sólo las paredes de la cueva tan grande
con el lloro se van volviendo fango».

«Canta el miner al fons del seu gran forat
de dia o nit, tant li fa,
jo sento el clam que ressona a la vall
i que el vent em va portant.
– Jo et grataré, terra, fins fer-te sang,
vull saber si saps plorar
com la mainada que a casa he deixat,
com jo, que m'estic matant.
Canta el miner al fons del seu gran forat,
ningú l'escolta, ell bé ho sap,
sols les parets de la cova tan gran
amb el plor es van tornant fang».
("Cant miner". Lluís Llach)


«Es el trueno y se desboca
con inimitable fragor.
Cien y mil truenos estallan,
y es profunda su canción.

Son los mineros que llegan,
son los mineros del pueblo,
son los hombres que se encandilan
cuando salen al sol,
y que dominan el trueno.

¡Qué importa, qué importa!
Que la metralla los siega
y la dinamita estalla
y sus cuerpos se disfunden
en partículas de horror.

Salen de una caverna
colgada en la montaña.
Son enjambres de topos
que llegan a morir
sin miedo a la metralla.

Morir, tal la palabra
que es norte de sus días;
despedazado, anemizado
lenta agonía
en la cueva derrumbada.

¡Qué importa, qué importa!
Por la boca del trueno
se oye volar el valor.
Son los mineros de acero,
son el pueblo y su dolor.

Cien y mil truenos estallan,
y es profunda su canción».
("A los mineros de Bolivia"
León Giego / Ernesto Guevara / Luis Gurevich)

TOCANDO MADERA, LA GIRA II - FESTIVALES INTERNACIONALES DE LA CANCIÓN DE AUTOR


Ayer hacía un "cuelgue" dedicado a la presentación global del proyecto panameño «TOCANDO MADERA, LA GIRA»; hoy, en este segundo "cuelgue", voy a centrarme sobre una de sus iniciativas y actividades más importantes, me refiero a la organización, cada dos años, de un "Festival Internacional de la Canción de Autor" en el que además de la celebración de diversos conciertos o recitales, se realizan todo tipo de actividades culturales relacionadas con la "canción de autor": exposiciones, conferencias, talleres, presentaciones de discos o "conversatorios"; preciosa palabra que reclamo y reivindico para nuestro forma de expresión cotidiana aquí en España... ¡Conversar de la canción de autor!... Importante y necesario. (¡Nada que ver con lo de la "mesa redonda" que ni redonda, ni es "na").

El primer "Festival Internacional de la Canción de Autor", organizado en Panamá por el colectivo «Tocando Madera» – y, en particular, por Yigo Sugasti, con la colaboración de Jasha Gelabert Varela–, se celebró en el mes de diciembre de 2006.

Cartel del 1º Festival Internacional de la Canción de Autor. Panama 2006.

Los talleres, conferencias y conversatorios programados se realizaron el día 1 en la Facultad de Bellas Artes, y el concierto tuvo lugar sobre un gran escenario montado en la Plaza de la Catedral de Panamá, también conocida como Plaza de la Independencia.

Escenario montado para la celebración del Primer Festival
Internacional de la Canción de Autor. Panamá, 2006

En el concierto del Primer Festival intervinieron: Lord Panama, Cienfue, Gonzalo Horna, Alejandro Lagrotta, Iván Barrios, Horacio Valdés, Kafu Banton, Lilo Sánchez, Yigo Sugasti, Manuel Escala,  Evelyn Caballero, Carlos Iván Zúñiga III y César Rodríguez, invitado en representación de España.

Para evocar aquel acontecimiento, me he dirigido a César Rodriguez –autor del extraordinario disco "Déjame entrar" y le he pedido que nos escribiera una breve nota sobre lo que supuso para él aquella experiencia. Este es su testimonio:

«Gracias a Yigo Sugasti, la Agencia Española de Cooperación Internacional y la Embajada de España en Panamá, tuve el honor de compartir mis primeras experiencias con la canción de autor en Panamá.


Yigo Sugasti –al fondo– y César Rodríguez. (Fotografía tomada en Madrid).

Correctamente atendido, desde el primer momento y en el transcurso de los días que allí permanecí, lo único que lamenté fue el no poder realizar una charla-conferencia que estaba programada para mí. El intenso tráfico y su congestión me impidió llegar a tiempo (de hecho, ni conseguí  llegar.... quien sabe si en otra ocasión se podrá llevar a cabo). 

Afortunadamente tuvimos algunos días antes del concierto para movernos por algunos medios de comunicación y tratar de darle un poco de promoción al evento. Largas charlas con Yigo me hicieron ver que en la forma de respetar la música de autor todos compartimos líneas que se acercan mucho. 


César Rodríguez en "W Radio", de Panamá.

Cuando llegó el día del concierto, también pude conversar acerca de todo esto con los distintos anfitriones que afortunadamente surgieron de forma espontánea, y las charlas se sucedían mientras todos pasábamos por el escenario (y cantábamos) en aquél marco incomparable que fue la Plaza de la Independencia, el cual se antojaba precioso. Se podía ver en las caras de la gente el deseo de desarrollar un aspecto cultural que estuviera bien defendido a través de la música y la poesía, que al fin y al cabo es lo que nos mueve en estos días.

Recuerdo que la canción de autor era un movimiento en plena ebullición. Era emocionante ver como la cultura de la canción de autor comenzaba a llenar de inquietudes esa parte del mundo. 


Actuación de César Rodríguez en el Festival.

Me trasladé por un momento a la época de la canción de autor en la que yo comencé a cantar en Madrid. Artesanos de canciones, con la única intención de mostrar al mundo sus creaciones sin más pretensión que la de compartir, para tener la certeza de sentirse acompañados en su camino y con la posibilidad de evitar las luchas de egos o protagonismos, ya que recién empezaba a nacer.


Cientos de canciones que me hacían sentir como en casa, y me demostraban que a pesar de los kilometros que nos separan no somos tan distintos...

Es una alegria enorme ver como ese proyecto que empezó de una forma tan romántica hoy es mucho más sólido y crece como asociación y fundación. 


Durante el Primer Festival, reponiendo fuerzas en el Restaurante Mostaza de Panamá.
Sentados de izquierda a derecha: César Rodríguez (España), Cienfue (Panamá)
y Lord Panamá (Colón). De pie: Carlos Iván Zúñiga III (Panamá),
Karla Lamboglia (Panamá), Evelyn Caballero (Veraguas)
Alejandro Lagrotta (Panamá)  y Yigo Sugasti (Panamá).

Aún les sigo la pista y tengo contacto con muchos de ellos porque creo que lo que allí sucede es suficiente como para no mirarnos continuamente el ombligo...(lo mismo sucede dentro de ese continente en otros lugares en los que se habla nuestra misma lengua...al fin y al cabo, nuestras luchas y cantos están impregnados de la misma esperanza).

Para mí, sin duda, fue un honor ser el primer invitado internacional de Tocando Madera, y por supuesto, mención especial a Jasha Gelabert, que fue una persona excelente y sobradamente volcada en ese proyecto, amante de la canción de autor y responsable directa de que yo pudiera viajar allá y traer en mi maleta todos los recuerdos que hoy conservo...y a menudo reviso. (César Rodríguez. Twitter: @cesarautor).

El 2º Festival Internacional de la Canción de Autor de Panamá, se celebró, como indicaba en el "cuelgue" de ayer, en septiembre/octubre del año 2008, coincidiendo con la exposición «...Y la palabra se hizo música».


Cartel del 2º Festival Internacional de la Canción de Autor. Panama 2008.

En esta ocasión se organizaron diversos recitales en la Casa Góngora –donde estaba la exposición–, en el Teatro Nacional, y en la Plaza de la Independencia, en el que intervinieron Evelyn Caballero, Carlos Méndez, Juan Sin Tierra, Alejandro Lagrotta, Alfredo Hidrovo, Horacio Valdés, Alejandro Filio –en representación de México–, y Jesús Garriga –representando a España. (Jesús cantó también en el Teatro Nacional y en la Casa Góngora. Recordemos su testimonio publicado en el "cuelgue" de ayer).

Jesús Garriga actuando en la Plaza de la Independencia de Panamá.

El Tercer Festival –último celebrado hasta este momento– tuvo lugar en el mes de mayo de 2010, y fue dedicado a Jasha Gelabert Varela, mujer que siempre trabajó intensamente, y con gran ilusión, en el proyecto TOCANDO MADERA pero que por desgracia falleció en abril de aquel mimo año.


Cartel del 3º Festival Internacional de la Canción de Autor. Panama 2010.

En este Tercer Festival se organizaron varios conciertos y, entre ellos –¡claro está– el concierto de clausura celebrado, este año, en la Plaza Herrera; en esta oscasión intervinieron Rómulo Castro, Gonzalo Horna y Apache Ness –por Panamá– Olanda Angarita –representando a Venezuela–, Vania –por Colombia–, Liset Alea –por Estados Unidos–. y Pau Alabajos –representando a España. (Pau también cantó en el Teatro Nacional, y coordinó un "conversatorio" en la Academia de la  Música de Panamá, sobre «La herencia de la Nova Cançó»).

Pau Alabajos actuando en la Plaza Herrera de Panamá
donde se celebró el concierto de clausura del Tercer Festival Internacional.

Al igual que he hecho con Jesús Garriga y con César Rodríguez, me he dirigido a PAU ALABAJOS –autor de uno de los discos más hermosos e interesantes editados en 2011: «Una amable, una trista, una petita pàtria»– pidiéndole que me escribiera un texto breve en el que nos manifestara sus impresiones y su testimonio personal tras la experiencia que le supuso participar en el Tercer Festival Internacional de la Canción de Autor en Panamá. Estas han sido sus cálidas y entrañables palabras:


«Tocando Madera es una de las iniciativas más importantes y constructivas a nivel internacional en defensa de la canción de autor que he conocido de primera mano. Desde que Yigo Susgasti se puso en contacto conmigo para invitarme a participar en el festival panameño, nos entendimos muy pronto, fue realmente fácil. La canción es un idioma universal que compartimos muchos artistas.


Con un guitarrista de refuerzo, Toni Xuclà, y la violinista que me acompaña a todas partes, Laura Navarro, crucé por primera vez el océano y me encontré todo un universo de canción de autor por descubrir. Los artistas de aquel país me abrieron los brazos y se mostraron muy hospitalarios en todo momento. Descubrí voces preciosas, entre muchísimos artistas que me dejo en el tintero, como la del propio Yigo, además de Patricia Vlieg, Karla Lamboglia, Liset Alea y un admirado Rómulo Castro (una eminencia en toda Latinoamérica, y con raíces valencianas. Con él tuve incluso el placer de poder compartir escenario y canción –casi podríamos decir himno–, cuando cantamos "Al Vent" a dos voces en el concierto de clausura del festival en la Plaza Herrera. 





Pau Alabajos actuando en la Plaza Herrera de Panamá
donde se celebró el concierto de clausura del Tercer Festival Internacional.

Un recuerdo maravilloso de nuestra estancia en Panamá; pienso que deberíamos aprender mucho de esta iniciativa de difusión y reunión de cantautores autóctonos. Hacer frente común y llenar un cartel con casi treinta actuaciones en una semana significa mucho esfuerzo, pero implica también un cariño y un afecto hacia la creación, hacia la música en directo, con la palabra a flor de piel y un nudo en la garganta. Me acuerdo muy bien del precioso y acogedor Teatro Nacional de Panamá y de otros espacios, mucho más humildes pero con la calidez espectacular de la gente que hizo nuestra actuación posible. El único mal sabor de boca que me llevo de aquella experiencia és no haber podido hacer de puente para que estos artistas pudiesen ser más conocidos en esta parte del planeta; de no haber podido abrir una ventana en el estado español para estas voces panameñas: seguiremos trabajando en ello!».

¡Claro que sí amigo Pau! ¡Seguiremos y seguimos trabajando en ello!... Trabajando para que en el estado español se realicen iniciativas como la panameña, y trabajando para seguir estrechando lazos de amistad y de conocimiento con los "colegas creadores" de América Latina, y, en particular, de Panamá... De momento, el reto más cercano será el 4º FESTIVAL INERNACIONAL DE LA CANCIÓN DE AUTOR, en Panamás, ¡allí estaremos! ¡por supuesto.