Páginas vistas en total

martes, 17 de mayo de 2011

¡MALDITAS GUERRAS! - 56

Hoy vamos a evocar una bellísima y, a la vez, desgarradora canción de Lluís Llach, se titula "Infant de Beirut" ("Niño de Beirut"); canción que traduce exactamente el sentimiento que late en el grito de: "¡MALDITAS GUERRAS!"

«No sé bé si era tristesa
o el dolor antic d'uns ulls d'infant.
Però, per un moment, del món va ser el retrat
aquella imatge d'un infant de Beirut.

El fràgil braç, tendra tragèdia,
brandant fusell; mort i bandera.
El cos menut i bru perdent-se en la ciutat,
un nínxol anònim per l'infant de Beirut.

Al cel hi té els Deus del "napalm"
i el tro infernal d'ocells de plata,
en l'horitzó, només, l'exili sempre amarg,
bressol i tomba per un infant de Beirut.

Morir a Beirut, morir a Mauthausen,
el mateix foc en temps distants,
mirall glaçat d'un món on ja ningú no respon
als ulls immòbils d'un infant de Beirut».


«No sé muy bien si era tristeza
o el antiguo dolor de unos ojos de niño.
Pero, por un momento, el retrato del mundo fue
aquella imagen de un niño de Beirut.

El frágil brazo, tierna tragedia,
blandiendo fusil; muerte y bandera.
El cuerpo menudo y oscuro perdiéndose en la ciudad,
un nicho anónimo para el niño de Beirut.

Tiene en su cielo a los dioses del "napalm"
y el trueno infernal de pájaros de plata,
en el horizonte sólo el exilio siempre amargo,
cuna y tumba para un niño de Beirut.

Morir en Beirut, morir en Mathausen,
el mismo fuego en tiempos distantes,
espejo helado de un mundo en el que ya nadie responde
a los ojos inmóviles de un niño de Beirut».

DISCOS RESCATADOS: ANTONIO MATA. "...Entre la lumbre y el frío"

Al igual que en la tradición radiofónica existía la sección de "discos dedicados", hoy voy a inaugurar en el blog una sección a la que voy a llamar "DISCOS RESCATADOS"; sección en la que voy a reivindicar y a rescatar grandes discos que en su día se editaron en vinilo y que, una vez que se agoraron, jamás fueron reeditados ni en LP, ni en CD...; lo que me parece un absoluto desacierto por dos motivos, en primer lugar, porque son obras que forman parte de nuestra memoria compartida y de nuestro patrimonio cultural; y, sobre todo, porque se trata de discos que escuchados en este momento tienen total vigencia tanto musical como poéticamente.

El primer disco que va a ocupar esta sección es de un andaluz, que ha sido –aunque no se le haya reconocido– uno de los grandes creadores de nuestra "canción de autor sureña", me estoy refiriendo a ANTONIO MATA" y a su extraordinario disco "... Entre la luna y el frío", producido por Miguel Ríos, y grabado y editado en 1977.


Una obra en la que Antonio Mata supo dejarnos las huellas musicales y poéticas de una tierra y de unos sentimiento personales que fotografían el alma andaluza en los duros años de la dictadura franquista, y del tiempo del renacimiento de la esperanza, cuando –muerto el "cafre"– confiamos en que por fin "estaba despuntando el alba" y se "acercaba el tiempo de la vida".

«Esta canción que escapa
de mi garganta
es un pájaro herido
buscando rama,
es un rumor de voces
que antes callaban [...].
Es un abrazo lento
de nieve y fuego,
es un grito perdido
que busca el eco
del compañero».
("Esta canción que escapa").

«Yo vengo del silencio,
vengo del miedo y del secano,
traigo los ojos tristes
y firme el paso.
He dejado mi casa
quiero vivir en libertad
con mis hermanos».
("Cuarenta lobo negros")

Antonio Mata y Joan Manuel Serrat.... ¡Qué jovencitos!

«Yo voy de aquí para allá, como el cierzo,
en una mano llevo mi sonrisa
y en la otra lo demás.
Y busco lluvias que hagan brotar
en cada paso que doy, otro más».
("Como el cierzo")

«Sé que algún día, los trigales
se cubrirán de amapolas
y un aroma de pan tierno
subirá hasta las alcobas [...].
Sé que la lluvia, preñada,
parirá en la tierra mía
semillas de pueblo nuevo
del valle a la serranía».
("Algún día")

Antonio Mata, el mismo año en que editó su disco "... Entre la lumbre y el frío" (1977), colaboró con Miguel Ríos en la creación del disco "Al-Andalus" (1977) y con el grupo Triana para el que compuso la canción "Del crepúsculo lento nacerá el rocío", tema que el grupo sevillano incluyó en su segundo LP: "Hijos del agobio" (1977).


«Qué importa si es largo el camino,
del crepúsculo lento nacerá el rocío.
Segando el abrojo y el cardo
mañana, compañero, florecerá el trigo"


(Mañana dedicaré un segundo "cuelgue" a Antonio Mata centrándome, en concreto, sobre su integración y participación en el Colectivo "Manifiesto Canción del Sur", surgido en Granada a finales de los años sesenta. Creo, sinceramente, que Antonio es un creador –poeta y compositor– al que merece la pena conocer y reivindicar).

LUIS QUINTANA. "Bailando con Vicent" - 8

LUIS QUINTANA
Disco: "BAILANDO CON VICENT"
Cación: "HABLAS DE SEXO"
Fotógrafa: LETICIA ÁLVAREZ








Fotografía: Leticia Álvarez.


«Hablas de sexo como quien habla de economía,
como un psiquiatra de psiquiatría,
como un enfermo con el doctor.
Tú que te saltas todos los pasos preliminares,
tus pantalones son los portales
cuando tus bragas son el salón.
Hablas de sexo como Moisés de sus mandamientos
con la postura de los expertos
con esos aires de intelectual.
Cuando me miran tus ojos son para mí un tsunami,
contigo es fácil sentirse frágil.

Fotografía: Leticia Álvarez.

Yo que cuando niño me enamoraba
de dominicas y salesianas.
Yo no sé rendirme a tus argumentos
cuando me veo en tu apartamento
con tu silueta en ropa interior.
Yo me enamoraba de colegialas
de la pureza y de teresianas.
Yo te confieso que a mi me asusta
en tu salón ver el kamasutra
y sobre la cama un consolador.

Fotografía: Leticia Álvarez.

Hablas de sexo como quien habla de plusvalía,
como el ladrón con la policía
con esa voz de documental.
Te importa poco que entre las sábanas queden huella
de tus antiguas noches de feria
y tu grandiosa promiscuidad.
Hablas de sexo como quien habla de los parados
en el Congreso de Diputados
con la intención de un voto a favor.
Hablas de sexo sin enterarte que estoy temblando
y  ni si quiera me estás tocando.

Fotografía: Leticia Álvarez.

Yo que cuando niño me enamoraba
de dominicas y salesianas.
Yo no sé rendirme a tus argumentos
cuando me veo en tu apartamento
con tu silueta en ropa interior.
Yo me enamoraba de colegialas
de la pureza y de teresianas.
Yo te confieso que a mi me asusta
en tu salón ver el kamasutra
y sobre la cama un consolador».