Páginas vistas en total

martes, 4 de septiembre de 2012

RESISTENCIA INQUEBRANTABLE. POR UNA REIVINDICACIÓN APASIONADA DE LA "CANCIÓN DE AUTOR"

Ayer me fue imposible silenciar la "sana envidia" que me producía el trabajo que están realizando en Italia el "Istituto Ernesto de Martino" y la discográfica "I Dischi del Sole"; una "sana envidia" que en ningún caso me resulta desmoralizante, sino todo lo contrario. Encontrarme por el mundo con proyectos como esos me sirve todavía para "ponerme las pilas" y seguir creyendo y soñando en que en nuestro país podemos emprender aventuras similares.

Amo tanto la "canción de autor" y la considero tan importante desde el punto de vista musical, poético, histórico y cultural que aquí estoy: reivindicándola apasionadamente y manifestando una "resistencia inquebrantable" frente a sus "enterradores", es decir, frente a quienes hace años decidieron, y hoy siguen decidiendo,  que eso de la "canción de autor" fue una "aburrida y politizada" manifestación del pasado que hoy por hoy no tiene ningún sentido. Hasta he escuchado y leído en estos últimos días que para algunos de los jóvenes que hoy componen y cantan sus propias canciones el calificativo de "cantautor" les resulta incluso "incómodo""degradante". Lo siento, pero no puedo entenderlo.

Y créanme mi "resistencia" ante esos posicionamientos es absolutamente desinteresada; la expreso a través de este blog al que le dedico diariamente varias horas, y que, por supuesto, no me produce mayores beneficios y gratificaciones que las que a diario me proporcionan los cientos de personas que entran en él y me leen. (Por cierto, gratificaciones que son las que alimentan y fortalecen mi "resistencia", y por las que me siento enormemente agradecido).

Mi defensa de la "canción de autor" –a la que vengo dedicándome durante muchos años, y sobre la que he escrito ya más de veinte libros– se convierte en este momento en "resistencia inquebrantable" por tres motivos que seguidamente voy a exponer:



• El primero porque considero que el propio término "canción de autor" –que en su día fue considerado como un "género musical"– está sometido a una total y absoluta confusión. Creo que es un término sobre el que hay que reflexionar y al que hay que "redefinir".

Es curioso, mientras creadores como Luis Pastor, Ismael Serrano, Marwan, Lucas, Sara López Veneros, Manuel Cuesta, Alfonso del Valle, Manu Míguez, María Rosalén o el mismísimo Iñígo Coppel, reivindican el término "cantautor"; hay otros que no es que lo rechacen –no adjudicándoselo a ellos mismos– sino que lo consideran como algo característico de otra época y que ahora, en la actualidad, es preciso negar y olvidar.  ¡Pues muy bien!... ¡Pero no estoy en absoluto de acuerdo.

• El segundo motivo que me mueve a esta "resistencia inquebrantable" es la necesidad de "recuperar la memoria contra el olvido" –confieso que es una de mis obsesiones–. Es muy importante recuperar y volver a dar a conocer la historia de nuestra canción de autor durante estos cuarenta y cinco últimos años. Y recuperarla para que no se olvide, y para que no se la juzgue desde el desconocimiento y la ignorancia.

Lo siento pero tengo que decirlo: El problema de muchos jóvenes detractores de la "canción de autor" es precisamente ese: la superficialidad, el desconocimiento y la ignorancia de lo que realmente ha sido y ha significado la "canción de autor" en nuestro país... ¿Cómo se puede habla de "aburrimiento" y "politización" pensando en Vainica Doble, Hilario Camacho, Maria del Mar Bonet, Luis Eduardo Aute, Carlos Cano, Joan Manuel Serrat, Mikel Laboa, Joan Isaac, Quintín Cabrera, Lluís Llach, Amancio Prada, Marina Rossell, etc. etc. etc.? ¡No lo entiendo! ¡Que me lo expliquen!



• Y el tercer motivo que alimenta mi "resistencia inquebrantable" es una obsesión y una urgencia que me persigue hace tiempo y que surge de la fusión de mis dos grandes pasiones profesionales: la canción y la pedagogía. 

En este caso –ya lo he dicho en otras ocasiones– la culpa de mi obsesión la tiene Don Miguel de Unamuno cuando, hace ya bastante años, me convenció de uno de los principios de su pensamiento: «El pueblo necesita –decía Don Miguelque le canten, que le rían y que le lloren, mucho más que el que le enseñen»... ¡Pues sí! ¡estoy totalmente de acuerdo con él!...; pero eso sí, el pueblo –por supuesto– necesita que le canten "bien y bueno".

Es realmente extraordinario el trabajo que en ese sentido están realizando muchos cantautores y cantautoras que a la vez trabajan profesionalmente como profesores y profesoras.

Pues bien, creo que también es urgente buscar y poner los medios para que la "canción de autor" entre en la escuela y se integre en los programas y en las programaciones educativas en las diversas áreas o ámbitos del aprendizaje. Entre esos medios, considero prioritario, desarrollar cursos de formación a profesores y profesoras, sobre la utilización de la canción en las aulas. No estaría nada mal en ese sentido, por ejemplo, recuperar técnicas de trabajo educativo en el aula tan interesantes y eficaces como el "disco-forum".

Sobre todo lo que he expuesto anteriormente pienso desarrollar mi trabajo en los próximos meses.... ¡Vamos a ver si es posible!... ¡Yo lo estoy deseando!... Y, por supuesto, seguiré luchando por ese Centro de Documentación y Difusión de la Canción de Autor  que sigo considerando imprescindible