Páginas vistas en total

domingo, 10 de febrero de 2013

"CANTIJUEGO DE CUNA": «NANA NANITA EA»


"Cantijuego" dedicado a MARTÍN
–hijo de Diana y José Azula
nacido "con una canción bajo el brazo".

Un tema de nuestra canción popular muy característico en nuestro país con relación al tema de la "esperanza", ha sido el de las "nanas" o "canciones de cuna". En ellas y siguiendo una arraigada tradición, los adultos, desde la profunda experiencia de la paternidad o de la maternidad, han cantado a sus hijos más pequeños, deseando y proyectando sobre ellos sus esperanzas y sus sueños de liberación, es decir, transmitiéndoles, en un tono especialmente entrañable y  cariñoso, sus deseos de felicidad, de paz, y de alegría.

Las "nanas" se convierten así en sencillas y bellas canciones de amor que sirven para acunar sueños de esperanza o para alentar despertares renovados en el mundo de la infancia.

Pues bien, hoy nuestro "cantijuego" va a girar en torno a esos cantos de esperanza. He seleccionado 15 fragmentos de 15 nanas que han sido creadas e interpretadas por nuestros "cantautores" y "cantautoras". El "cantijuego" evidentemente consiste en identificar el nombre de cada una de esas nanas y el autor y/o intérprete de las mismas.


1
«Mi niña quiere dormirse
una cunita le haré
entre mil ramas de sauce,
de naranjo y de laurel.
Mi niña quiere dormirse
dame, cielo, tu color,
quiero tenderle una manta
que tenga rayos de sol. [...]
Mi niña quiere dormirse
en un lecho de ternura
acunada por los grillos
que le cantan a la luna».

2
«Duerme, mi bien, mi dulce bebé, 
pequeño corazoncito, 
mamá te va a hacer un postre de miel 
con fresas y merenguitos 
Mi estrellita azul 
jironcito de tul lucero de la mañana, 
vendrá el ruiseño rayito de sol, 
a cantarte de madrugada».


3
«De la mano del alba mi niño viene
la carita tan blanca como la nieve.
De la mano del aire mi niño pasa,
moviendo las alitas de las espaldas. [...]
Que me dejen con mi niño
el de los ojitos chicos,
que no quiero yo otro niño.
Que me dejen con mi niño
del de la boquita grande,
que no quiero yo otro niño.
Que me dejen con mi niño
el que conmigo creció
que no quiero otro, no».

4
«Deja que te cante
nada tiene sentido sin ti.
Deja que te cante,
¿sabes? es para dormir.
Quiero que cuando salgas
a la escena de la libertad
hayas aprendido el ritmo
y no tengas que afinar para cantar….
Esta nana canto
y esta copla que huele
a burbujas de sueño,
a revoloteo de cariño,
a un corazón y a un suspiro,
y a mar lejano...
Ea, ea, ea…».


5
«Mi niño tiene, tiene que tiene
el color de la buganvilla
que asoma por la ventana
y nos da los buenos días.
Mi niño tiene, tiene que tiene
los ojitos del mar de invierno,
tan chiquitito, tan pequeñito.
como me tiene.
Mi niño duerme, nanita nana
ea la ea ya llega el alba
canta que canta nanita nana ea la ea.
Mi niño tiene, tiene que tiene
a su padre en vela toita la noche
que no le falte pa que no tenga
ningún mal sueño que lo acalore.
MI niño tiene, tiene que tiene
arrebujaita con mis besitos
bien guardaita entre los puñitos
mi alma escondida».

6
«Despierta niño mío 
que viene el aire.
Que te espera la luna 
que se hace tarde.
Cuando plata el rocío 
es oro el monte.
Entre zarza y espinos 
el sol se esconde.
Nana, nanita, nana. 
Nana que al alba se rompe:
¡Cómo levanta el día 
entrañas mías los ruiseñores!».


7
«Todas las palomas llevan
en el pico una olivera
para dormir el invierno
con sueños de sementera.
De sementera, mi niño,
tiene ya la primavera
colores de verde oliva
que crecerán a tu puerta».

8
«Duérmete niño del alma, que velo tu sueño
Duérmete niño del alma, que seco tu llanto.
Pero hay otros niños que temen dormir. Y no despertar.
Pero hay otros padres que cantan de miedo a no cantar.
Hay que hacer de este mundo una casa de piedra.
Donde duerman los niños y canten los padres.
Y unos cielos con pájaros, nubes y estrellas.
Y una tierra con lirios y ríos y árboles.
Hay que hacer de este mundo una casa sin rejas».


9
«Duérmete niño pequeño, 
duerme sobre la tierra
que al alba vendrán los hombres
que vuelven de la rivera.
Traerán higos y mengranas,
pan blanco de harina blanca
y vendrán con la alegría
del hombre que vuelve a casa.[...]
Duémete lucero mío
que ya se aproxima el día,
quiera Dios que cuando crezcas,
tu suerte no sea la mía».

10
«No te asuste el rayo 
de la tormenta
que va a amanecer muy pronto
sin darte cuenta.
Duerme, duerme, lucero, 
que ya está llegando
el tiempo nuevo.
Duerme, duerme lucero
que vamos a hacer libre tu sueño.
Cierra fuerte los ojos
no te dé miedo,
que ya se van los ogros
hacia el destierro».


11
«Duerme niño,
duérmete mi amor
que la noche ya llegó.
A lo lejos
se oye sin cesar
el redoble de un tambor.
Duerme niño,
duérmete mi amor
que la noche ya llegó».

12
«Duerme mi amor tranquilo
que ya el sol se ha ido
a repartir bombones y mazapan
a los niños que duermen en paz.
Duerme mi amor sin miedo
la noche es un pomelo
de zumo y ambrosías para liberar
las abejas del rico panal.
Duerme mi amor contento
duerme ya
qie mañana otro día será...»


13
«El niño malo dijo me gusta el “Ché”  
y ha dado a su abuelita un puntapié.  
Ha roto siete vasos, tres cacerolas  
y llamó a Dª Carmen vieja cotorra.  
Ea la nana ea. [...]  
¿Qué será de mayor el pequeñito?  
Su padre que teniente, su madre obispo.  
El abuelo ingeniero,la abuelita abogado.  
Y el niño malo dijo: “Quiero ser vago”  
Ea la nana, ea...».

14
«Duérmete mi lunita sol de los soles
que te haré una cunita de caracoles.
Duérmete lucerito de la mañana
eres lo más bonito que hay en Triana.
Ea la ra, ra, la ea...
pañalitos de nieve lazos de seda.
Duérmete mi vida, vidalita,
duermete mi dueño.
Que está tu mamita, vidalita
velándote el sueño».


15
«Por cantarte quiero de alguna manera
hacerte presente esperanza nueva.
Despertar incierto luna de salmuera,
sueño compartido sangre de mis venas.
Por cantarte quiero de alguna manera
anunciarte libre una nueva era.
Por eso luchamos, morimos a medias,
vencemos al miedo gritando con fuerza».