Páginas vistas en total

viernes, 23 de septiembre de 2011

¡MALDITAS GUERRAS! - 100 + 76

ENEKO, extraordinario dibujante venezolano, vuelve a este apartado del blog con su maravillosa elocuencia plástica:

Sin palabras... No son necesarias...
¡¡¡¡MALDITAS GUERRAS!!!!

ALEJANDRO FILIO. "BUSCANDO EN SU ALMA ME ENCONTRÉ CON LA MIA".

Alejandro Filio.

Hoy me produce una inmensa alegría dedicar este "cuelgue" a ALEJANDRO FILIO, uno de los más importantes "cantautores" mexicanos cuya obra ha trascendido por toda América y, en particular, por España, en donde tuve el placer de conocerle, de escucharle cantar en directo, y de iniciar –tanto con él, como con Maru, su compañera– una entrañable amistad.

El motivo que hoy le trae aquí, DONDE CANTAMOS COMO QUIEN RESPIRA, es la reciente grabación y publicación de su disco número 18 al que ha titulado "Buscando el alma" (2011); obra bellísima que él mismo ha descrito diciendo: «Este es un intento más por despertar la sensibilidad, recobrar la conciencia y aceptar el compromiso de hacer mejor esta nuestra breve estancia en el mundo»... Hermoso intento que, como seguidamente comentaré, ha conseguido de forma felizmente satisfactoria. 

Alejandro es de esos compositores imprescindibles que sabe arrancarle al alma –esa alma buscada– latidos de sensibilidad, de solidaridad y de esperanza –material con el que compone sus canciones–, y que, a la vez, es capaz de contagiarlos con la rotundidad y el misterio de su voz, y con la extraordinaria belleza de su música. Belleza reforzada, en este nuevo disco, con la colaboración al piano y a la guitarra de Alex Segovia.


«Tengo una historia que contarte al oído
y en este empeño voy por cada palabra
sabes, de música fue mi delirio
tras este sueño vuela mi guitarra

Vale por hoy dar un paso adelante
y repetir: “este canto ha crecido”
Nadie podrá, aunque quiera robarme
todo lo amado, todo lo vivido

Por las mañanas doblan las campanas
y por las tardes ladran los perros,
luna del alba, dime que me amparas,
voz de la calle, canta mi recuerdo».
(“De lo que te canto”. Fragmento.)

Sí, en efecto, "Buscando el alma" es un nuevo «paso adelante»; once canciones en las que Filio «sigue creciendo» como compositor y como intérprete –cada vez canta mejor y es más convincente–; un crecimiento personal que Alejandro experimenta día a día, pero siempre manteniéndose fiel, a un "pacto" de fidelidad, de honestidad y de coherencia, consigo mismo, y con las personas que le escuchamos, que le creemos, que le admiramos y a las que nos sigue emocionando. 

Alejandro Filio.
«Mi pacto contigo
ha sido y será sentirme vivo,
detrás de la trinchera
no puedo sentir de otra manera...
Mi pacto contigo 
no sabe de luces y escenarios,
no tiene sentido
si no me amanece de lo diario...
Mi pacto contigo
me abraza la voz, me pone alerta
latido a latido,
desciende de mi por cada cuerda
desde la humedad hasta el rincón
de cada puerta.
Mi pacto contigo...
no sabe de horarios
ni se ve jamás vencido...
Venga la canción
hágase la luz
la que me dicta el sol
el que encendiste tú».
(“Mi pacto contigo” Fragmento.)

En esa línea, latido a latido –y con sus «alas extendidas»–, el canto de Alejandro Filio, en su nuevo disco, es un canto en el que el "amor" adquiere un absoluto protagonismo... "Amor" tierno y solidario con el "llanto de todos" los que sufren; amor a los hijos (por cierto, su hijo Gianni canta en el disco la canción "Dragons and Flowers", compuesta por Maru y Alejandro); amor a su madre; amor a su compañera... 

Escuchando este disco me han venido a la memoria los versos de una canción de Hilario Camacho en la que interpretando un texto de Allen Guinsberg decía: «El peso del mundo es amor..., no hay sosiego sin amor, nadie duerme sin sueños de amor, el llanto del mundo es amor».

En "Buscando el alma" nos encontramos, por ejemplo,  con bellísimas canciones, de desbordante ternura, como "Olvidaba decirte", dirigida a su madre ya ausente; o "Todo te recuerda", dedicada a Maru Bayardo, su compañera:

Alejandro Filio.
«No hay olvido que pueda robarte y volar
Ni esta luna, ni estrella, para iluminar
Sigo viendo la luz con que tocas mi faz

Te recuerdo al cruzar esa puerta,
con la sombra al paso de otra primavera 
Te recuerda todo lo que está esperando
para verte nueva llegando a mi abrazo, 
todo te recuerda

Te recuerda el silencio de un árbol,
el aliento azul de un angel preocupado
como si viniera a tomarme en sus alas,
o la pequeña gota sobre la ventana, 
todo te recuerda»
(“Todo te recuerda”)

En fin, un conjunto de "canciones-latidos-amores-del-alma" que concluyen, en el mismo contexto, con una canción de amor a su pueblo, a su gente, al los auténticos latidos del alma mexicana:

Estas manos son la esperanza noble 
el dolor del pobre, el corazón. 
Estas manos son la verdad cansada 
la clara ventana de la razón. 
Estas manos que construyen y que esperan mucho más. 
Estas manos enlazadas a las que vendrán. 
Estas manos son todo lo contrario 
al señor, al narco, al gobernador. 
Estas manos son sueños defraudados 
rencores callados  buscando voz. 
Estas manos que construyen y que esperan mucho más. 
Estas manos enlazadas a las que vendrán».
("Estas manos son")

Alejadro Filio.

Para concluir esta crónica permitidme un "ruego" y una "confidencia". 

El "ruego": que se hagan con el disco y que lo escuchen, ¡merece la pena!. 

La "confidencia" va dirigida directamente a Alejandro Filio; él dice en una de sus canciones «Guarda a este Filio en el rincón»... ¡por supuesto que sí!... siempre te "he guardado", y seguiré haciéndolo, en ese "rincón del alma" al que le canta Alberto Cortez...; ¡como no!... si resulta que buscando en tu alma me encontré con la mía.