Páginas vistas en total

jueves, 22 de septiembre de 2011

¡MALDITAS GUERRAS! - 100 + 75

En el año 2004, CLARA MONTES grabó un hermosísimo disco titulado "Uniendo puertos". Entre sus canciones en aquella grabación hay una especialmente entrañable; canción rebosante de ternura dirigida a los "niños de la guerra". Aquí copio la letra, pero habría que escucharla.


«El agua pasa turbia frente a tu casa
trae olores de muerte, de frío y de venganza,
el hambre es tu vecina, tu compañera,
el odio tu palabra, robaron tu inociencia.

Cruzaré la frontera del miedo para ayudarte,
cantaré una nana de vida para calmarte.

Y no me llores más,
déjame mezclar tu pena
con la mar y con la sal.

Quisiera retirarte de tanto infierno
y sentarme a tu vera a ver pasar el tiempo,
que el tiempo te devuelva a ti la inocencia
mi niño de la guerra pelea que pelea.

Ya verás que el frío se te pasa entre mis brazos,
cantaré una nana de vida para calmarte.

Y no me llores más,
déjame mezclar tu pena
con la mar y con la sal».

DISCOS RESCATADOS: NUESTRO PEQUEÑO MUNDO. "Cantar de la tierra mía"

Los protagonistas del disco que hoy vamos a rescatar son los componentes de un grupo que llegó a convertirse en uno de los más importantes y de mayor calidad de nuestra música popular a finales de los años sesenta y durante la década de los setenta, me refiero al grupo llamado Nuestro Pequeño Mundo.

Componentes del grupo Nuestro Pequeño Mundo. Fotografía aparecida
en la cubierta de su primer LP: "El folklore de Nuestro Pequeño Mundo" (1968)

Nuestro Pequeño Mundo fue un grupo inicialmente integrado por Pilar Alonso "Pat", Laura Muñoz, Ignacio Sáenz de Tejada, Juan Alberto Arteche, Juan Ignacio Cuadrado, Chema Martínez, Jaime Ramiro y Gabriel Arteche.

Su primer disco, titulado "El folklore de Nuestro Pequeño Mundo" (1968), recogió una recopilación de temas del folk internacional extraordinaria y sorprendente; en él nos encontramos con canciones irlandesas, francesas, griegas, israelíes, norteamericanas, inglesas, africanas y españolas...; es decir, todo un panorama multicultural  que para la gran mayoría de los españoles y españolas –que vivían prácticamente del espaldas al mundo– supuso una auténtica revelación.

Juan Alberto Arteche.
A aquel primer disco les siguieron "Buenas noticias de Nuestro Pequeño Mundo" (1969) –en el que incorporaron la canción "Natal dos simples",  de José Afonso–; "Uno por uno" (1970) y "Al amanecer" (1973).

A partir de 1973, Nuestro Pequeño Mundo participó en numerosos recitales de los que en aquellos años se organizaban contra la dictadura y en defensa de la libertad y de la democracia y, Juan Alberto Arteche –líder del grupo–, en particular, entró en contacto y entabló amistad como muchos de los llamados "cantautores" de la época, a los que admiraba y con los que siempre estuvo dispuesto a colaborar.

Fruto de aquella admiración, en 1975, Juan Alberto, y el resto del grupo, decidieron grabar un disco que fuese como un homenaje a la "nueva canción", aquel disco se llamó "Cantar de la tierra mía", título que hacía referencia a "La saeta",  canción de Joan Manuel Serrat compuesta a partir de un poema de Antonio Machado.

Ilustración de cubierta: Juan Alberto Arteche.

Sin duda, aquel disco, magistralmente interpretado por Nuestro Pequeño Mundo, es un documento sonoro fundamental que nos ofrece una hermosa síntesis de lo que fue la "canción de autor", o la "nueva canción" de los años setenta y que, a la vez, nos permite conectar con la memoria sentimental de toda una generación de poetas y cantantes que soñaron y colaboraron activa y eficazmente en la reconstrucción democrática de nuestro país.

Las canciones contenidas en "Cantar de la tierra mía" fueron las siguientes:

"Campesinos tristes", de Salvador Távora (Jarcha).
"Sobre esta tierra" y "Muchas flores tienen que nacer", de Lluís Llach.
"Canción de la novia del pescador" y "Canción del pescador",
de Adolfo Celdrán, Jesús López Pacheco y Carlos Álvarez.
"Andando", de Antonio Resines.
"La saeta", de Joan Manuel Serrat y Antonio Machado.
• "Vagabundear", de Joan Manuel Serrat.
"Labrador", de Luis Eduardo Aute.
"Canción del jinete (Córdoba lejana y sola)"
de Paco Ibáñez y Federico García Lorca
"A cántaros" y "Cantiga apócrifa", de Pablo Guerrrero.
"Nanda", de Manolo Díaz.
• Y "Adeus", de Xavier González.