Páginas vistas en total

jueves, 21 de marzo de 2013

CANCIONES Y PERSONAJES: LLUÍS LLACH Y PEDRO GUERRA.

Retomo esta sección del blog en la que voy a ir haciendo un recorrido por las canciones que nuestros "cantautores" han creado y han dedicado a personajes importantes y/o entrañables con los que han mantenido algún tipo de relación de amistad, de cariño, o, simplemente, de admiración. Hoy vamos a recordar la canción titulada "Novembre" ("Noviembre") que LLUÍS LLACH escribió y dedicó a PEDRO GUERRA.


En 1997, PEDRO GUERRA ofreció un concierto en el Palau de la Música, de Barcelona, en el que le acompañó LLUÍS LLACH. En aquel concierto Pedro y Lluís interpretaron juntos dos canciones: "Que  tinguem sort" ("Que tengas suerte"), de Llach; y "Siete puertas", canción que Pedro había grabado en su disco titulado "Tan cerca de mi" (1997).

En el siguiente vídeo podemos ver, escuchar y disfrutar de ambos, interpretando juntos la canción "Siete puertas"; Pedro Guerra la canta en castellano y Lluís en catalán. Este vídeo corresponde al programa "El 7º de Caballería" que Miguel Bosé grabó para Televisión Española.


«Mi casa está en el mar con siete puertas,
yo ya no vivo allí pero me esperan
el viejo que no entiende mis canciones,
la plaza, los fantasmas, los rincones,
el tiempo de llorar, las ganas de cantar
y un niño que se llena de razones.

La meva casa al mar obre set portes,
no visc allà fa temps però m'hi esperen
els estris de pescar, la bici antiga,
voler i no saber com poder dir-te,
la mare i la llar, els peus, el trull d'atzars,
i un lloc on poder escriure't.

(Mi casa está en el mar con siete puertas
yo ya no vivo allí pero me esperan
el cubo de pescar, la bici antigua,
querer y no saber cómo decirte,
la madre y el hogar, los pies en el lagar
la lluvia y un lugar donde escribirte).

Mi casa está en el mar con siete puertas,
yo ya no vivo allí pero me esperan
la calle, el futbolín, las emociones,
la línea que divide las naciones,
los días de taller, mujer que no tendré
y el barro que manchó mis pantalones.

La meva casa al mar obre set portes
no visc allà fa temps però m'hi esperen
(Mi casa está en el mar con siete puertas,
yo ya no vivo allí pero me esperan)
la estrecha inmensidad de las ciudades,
la marca que nos dejan las verdades,
la fe de transformar la casa i un demà,
(la fe de transformar, mi casa y mi lugar)
el vino que alegró mis amistades».
(“Siete puertas”. Pedro Guerra).

Al año siguiente, 1998, Lluís Llach, en su disco "Nou", recordando su encuentro con Pedro Guerra y manifiestándole su admiración y su amistad, le escribió y dedicó la siguiente canción titulada "Novembre" ("Noviembre"):


«Porque era noviembre
y un día de gracia
viniste a aprender y acabaste enseñándome,
Delgado como un hilo cosiste el Atlántico y mi pequeño Mar,
porque era noviembre...

Aquella noche tú oficiabas de viejo sacerdote
tejiendo y destejiendo palabras entre tus acordes,
tú eras luz, eras miedo, eras paz y oscuridad,
ahora dulce o bien amargo, ahora un frágil diamante.

Luego fui junto a ti
y percibimos en un momento
que compartíamos un tesoro.
Es tan sencillo unir las voces
cuando el mismo latido conmueve
ritmos y fibras de canciones...

Porque era noviembre...
Porque la guitarra...
Porque hay que entender cuando se está en el centro de un milagro
Porque el tiempo no ha alejado las voces dejamos al viento un canto de futuro
Porque era noviembre...

Sólo los ojos te brillan más que los dientes
y cantas muy adentro pues así vuelas más alto,
tienes el fuego, dices el verso, eres un tierno perverso,
viento y lluvia, amargor, ardiente piel del amante,
yo te dejaré, estoy de paso,
pero me hace tan feliz verte aquí
llenando el espacio con tus canciones...
Miraré hacia atrás cuando esté lejos
rogando a los dioses que ningún escollo
detenga el rumbo de tu corazón...
¡Porque era noviembre!».
(“Noviembre”. Lluís Lach).

«Perquè era novembre. / Un dia de gràcia. / Vingueres a aprendre i al final vas ensenyar-me, / Prim com un fil cosires l'Atlàntic amb el meu Mar petit, / Perquè era novembre... / Aquella nit tu eres el gran sacerdot / fent i desfent paraules amb els teus acords / tu eres llum, eres por, eres pau i foscor / ara dolç o amargant, ara fràgil diamant. / Després vaig venir vora teu, / vàrem percebre en un moment / que compartíem un tresor. / És tan senzill ajuntar les veus / quan un mateix batec commou / ritmes i fibres de cançons... / Perquè era novembre... / Perquè la guitarra... / Perquè cal entendre quan s'està enmig d'un miracle / Perquè el temps no ha allunyat les nostres veus podem cantar junts / Perquè era novembre... / només els ulls et brillen més que les dents / i cantes molt endins perquè així voles més lluny / tens el foc, dius el vers, ets un tendre pervers / vent i pluja, amargant, pell ardent de l'amant. / Jo et deixaré, faig un camí, / però em fa feliç veure't aquí... / omplint l'espai amb les cançons... / Giraré el cap quan sigui lluny / pregant als déus que cap escul /deturi el rumb que du el teu cor... / Perquè era novembre!». (“Novembre”. Lluís Llach).