Páginas vistas en total

lunes, 12 de septiembre de 2011

¡MALDITAS GUERRAS! - 100 + 67

JOSÉ ANTONIO LABORDETA –a quien voy a dedicar todos los "cuegues" de esta semana– en su disco "Qué queda de ti, qué queda de mí" (1984) grabó su canción "Desobediencia civil" en la que se manifestó claramente contra la guerra, contra el armamento y, más concretamente, contra la OTAN. Este es el texto de esa canción:



«Les devuelvo el DNI
porque yo no quiero ir
donde me van a mandar
con carné de identidad
pues aquí hay que empezar
a decir ya la verdad
que no nos gusta morir
ni en Varsovia ni en la OTAN.

Te aseguran los del dólar
que ellos lo hacen por la paz
y que por eso conviene
estar todos en la OTAN,
pero tú no te lo crees,
te lo pones a dudar,
eres un chico tremendo
no te crees casi ná.

Luego van los "orientales"
y con ese humor sin parar
te pregonan que ellos lo hacen
por la paz y la igualdad
tu tampoco te lo crees
viendo tanto militar
armado hasta los dientes
y con cara de mal plan.

Ustedes dicen que blanco
rosa dicen los de allá,
negro aseguran algunos
que se está poniendo ya
el panorama completo
de todo este personal
del mundo, del universo
y del sistema solar.

Porque si en serio desean
que aquí funcione la paz
déjense de cachodeos
y pónganse, de verdad
a fabricar con las armas
bicicletas, panecillos,
conciertos al aire libre
y tortás de mazapán.
Les devuelvo el DNI...»

LABORDETA I - "ABECEDARIO POÉTICO"

José Antonio Labordeta.

El próximo día 19 se cumple el primer aniversario de la muerte de José Antonio Labordeta, al que me unía una entrañable amistad. Fue –como expresó Peridis en una de sus viñetas, publicada en el diario EL País– un cantautor, un político, un viajero y un poeta extraordinario...; extraordinario, sensible, solidario, comprometido, tierno..., y profundamente humano.


Con motivo de este aniversario he decidido que todos los "cuelgues" de esta semana estén dedicados a él y a su obra. En un blog que se llama "CANTEMOS COMO QUIEN RESPIRA" su presencia será siempre necesaria e insustituible.

Y para empezar, hoy se me ha ocurrido construir lo que podríamos llamar su "Abecedario poético", idea que me ha surgido visitando el blog titulado "La Cadiera de Macoca" (http://macoca.org/el-eco-de-jose-antonio-labordeta)... Abecedario en el que iré intercalando algunas de las caricaturas que se han dibujado de su entrañable y peculiar figura y personalidad.

¡Va por ti, José Antonio, esta semana dedicada a tu obra!... Por ti, por Juana y por tus hijas... ¡que tanto te amaron y te aman!
Aunque nos quiten el pan y nos dejen sin aliento, 
seguiremos puestos en pie para defender lo nuestro. 
Bajo qué árbol descansas huyendo, como vas, 
de tanto fuego vivo que te quiere quemar..., pequeña libertad.
Cuando sus ojos cantan, cantamos todos, canta la soledad y canta el río...
Te estoy hablando de mi mujer.

Caricatura creada por Cano.
Debemos confiar, oíd, oíd, llegad para que entre las nieves
el sol pueda brillar hasta su libertad.
El amor es el silencio, la palabra guardada en el pecho.
Fue una tarde sin fin de mediados de agosto,
yo cantaba en un pueblo y al final de la plaza tus ojos presidían todo el atardecer.

Caricatura publicada en Heraldo.

Grité por los trigales y contra el cielo azul...,
tampoco estabas tú: pequeña, dulce, triste y hermosa libertad.
Habrá un día en que todos al levantar la vista veremos una tierra que ponga libertad.

Incierta la mañana, no viene el agua...; se marcharán del sitio, se irán sin nada.



Caricatura creada por Postigo.
Joven paloma, aquí sigo esperando, que vuelvas a mi casa como la aurora.
Les devuelvo el DNI porque no quiero ir donde me van a mandar,
pues aquí hay que empezar a decir la verdad, que no nos gusta morir
ni en Varsovia ni en la OTAN.
Monseñor me ha dicho que él también está pidindo la paz
y yo estoy contento de saber que tengo a la iglesia aliada, que eso es casi “ná”.






Caricatura creada por José Luis Cano.


Nadie puede romper esas raíces, nadie puede martar la libertad.
Oigo tu vuelo y del cielo hasta el suelo veo tu cuerpo.
Planta un árbol sobre la tierra yerta y ayúdale a crecer.
Quisiera con tus manos pintar una gran plaza
donde de la violencia solo queden campanas.


Caricatura creada por Alberto Grañena.

Recuérdame, como un árbol batido, como un pájao herido, como un hombre sin más.
Somos  como esos viejos árboles batidos por el viento que azota desde el mar.
Tienes ante ti la vida como un vergel,
como una hermosa esperanza que no se puede perder.



Caricatura creada por Iñaki.

Una esperanza segura de que todo va adelante y si alguien queda parado
decirle que es caminante.
Vamos a hacer con el futuro un canto a la esperanza.
Y entre todos hay que levantar una esperanza segura.
Zaragoza..., la amo, la odio, le tengo un cariño ancestral.

Caricatura creada por Alfredo para el libro
"Crónica cantada de los silencios rotos" de F. G. Lucini.