Páginas vistas en total

domingo, 25 de enero de 2015

1.050.000 VISITAS Y UN MARAVILLOSO REGALO... ¡BENDITA SEA LA TERNURA!

Una vez más el contador de visitas de este rinconcillo amigo –donde CANTAMOS COMO QUIEN RESPIRA– nos regala un nuevo número redondo, esta mañana, al despertarme –para ir a la radio– acababa de marcar 1.050.000 visitas. Ahora, a mi regreso de Onda Cero, ya se han superado

Y hoy, para redondear también mi alegría y mi agradecimiento, NATTY VACAS –maestra y seguidora del blog desde que lo inicié–, y sus alumnos –sus "peques"–, me han hecho un maravilloso regalo: Este barquito de papel que han creado entre todos a partir de una canción infantil cubana que les encanta:

«Barquito de papel
mi amigo fiel
llévame a navegar
por el ancho mar.

Yo quiero conocer
a niños de aquí y de allá
y a todos llevar
mi flor de amistad.

Abajo la guerra,
arriba la paz!
Los niños queremos
reir y cantar.»


¡GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS!... En este momento estoy pensando que me encantaría que este blog fuera como ese barquito, para llevaros –uno por uno– a sus miles de visitantes, una "flor de amistad" y, a la vez, para viajar juntos, mano con mano, hacia una PAZ VERDADERA, POSIBLE Y UNIVERSAL.

Natty, un gran abrazo..., y ¡por favor!, prolóngalo a cada uno de tus "peques" de mi parte.

jueves, 22 de enero de 2015

"MÚSICA PARA LA HISTORIA". CON "ISABEL GEMIO" EN SU PROGRAMA "TE DOY MI PALABRA" DE "ONDA CERO"

En este rinconcillo del Blog voy a ir recogiendo algunas grabaciones de la colaboración que estoy realizando, los domingos por la mañana, en el programa de Onda Cero –"Te doy mi palabra"– que dirige y presenta ISABEL GEMIO. Pequeñas colaboraciones –genéricamente llamadas "MÚSICA PARA LA HISTORIA"– que me encantan y me hacen muy feliz, entre otros motivos, porque me permiten hacer realidad, semana a semana, aquello que escribió Rafael Alberti para la portada de uno de mis libros:


Seguidamente, iré compartiendo los enlaces que nos permiten acceder a los "audios" que publica Onda Cero sobre mis colaoraciones semanales:

• AUDIO 11 DE ENERO DE 2015:
MÚSICA PARA LA HISTORIA: 
"MATANZA DE ATOCHA DE 1977"

• AUDIO 18 DE ENERO DE 2015:
MÚSICA PARA LA HISTORIA: 
"CANCIONES DE LA EMIGRACIÓN"

miércoles, 21 de enero de 2015

PRESENTACIÓN Y CRÓNICA FOTOGRÁFICA SOBRE EL RODAJE DE DEL PROGRAMA DE TV: «EL CANTO A LOS POETAS»

En este momento nos encontramos en la preparación y el rodaje del primer programa de la serie «Y LA PALABRA SE HIZO MÚSICA» dedicado a «EL CANTO A LOS POETAS»

Este programa tendrá tres partes, una primera, dedicada a Gabriel Celaya, a Blas de Otero y a la necesidad que ambos sintieron y expresaron de hacer llegar la "poesía social" a la "inmensa mayoría" de los ciudadanos y de las ciudadanas y, en ese contexto, estará dedicado también a la creación,  por parte de Paco Ibánez de la que podría considerarse como la primera canción compuesta sobre el texto de un poeta en los años cincuenta: "La más bella niña» con letra de Luis de Góngora; canción creada por Paco en 1956 y grabada, en París, en 1964.


La segunda parte del programa girará sobre la enorme variedad y cantidad de LP's monográficos que crearon y grabaron nuestros cantautores y cantautoras, en los años 70 a 80, dedicados a poetas como Lorca, Miguel Hernández, Alberti, Neruda, Miquel Marti i Pol, Espriu, Rosalía, Maragall, etc.; iniciativa que ha dado lugar a que "el canto a los poetas" se haya convertido en una de las más importantes manifestaciones del género que calificamos de "canción" de autor".

La tercera parte del programa, que grabamos ayer en el plató de la UNED, está dedicado a la continuidad en el tiempo del "canto a los poetas" y a sus manifestaciones más recientes. 

Partiendo de una visión general de las creaciones editadas en estos últimos años, nos centramos, en particular, en el disco "De un tiempo a esta parte" magistralmente musicalizado y cantado por Javier Bergia y Begoña Olavide –con el acompañamiento de grandes músicos como Luis Delgado, Kepa Junquera, Javier Paxariño, Josete Ordóñez, Milena Fuentes, Ramiro Amusategui, Pedro Estevan o Bernardo Souvirón–; disco en el que podemos escuchar canciones basadas en poemas de Miguel Hernández, Luis Cernuda, Gonzalo de Berceo, Emilia Pardo Bazán, Carmen Martín Gaite, Francisco de Quevedo, Antonio Machado, o Calderón del la Barca de quien nos interpretaron en directo el poema-canción "La vida y la muerte".


Y tras la anterior introducción paso a mostraros una crónica fotográfica sobre el rodaje que hicimos ayer sobre la "tercera parte" del programa.

¡EMPEZAMOS! PREPARANDO LUCES Y CÁMARAS EN EL PLATÓ


ENRIQUE AMIGÓ –que va a ser el presentador de la serie de programas– concentrándose, contemplando y organizando los discos que vamos a presentar, como punto de partida en esta tercera parte del programa.


JAVIER BERGIA entra en acción. Ahí lo tenemos colocando su guitarra.


JAVIER BERGIA nos presenta un instrumento musical sencillamente sorprendente y maravilloso: "EL SALTERIO". Será el instrumento con el que BEGOÑA OLAVIDE le dará belleza y vuelo a la palabra de Calderón de la Barca.


BEGOÑA OLAVIDE entra en escena y el plató ya huele a "sensibilidad".


¡Qué suerte tener amigos como ellos!


¡Todo preparado... Y la música a punto de echarse a volar.


A punto de empezar el rodaje. (Os aseguro que me sentía muy nervioso aunque en realidad era un rodaje entre amigos incluidas las maquilladoras, los cámaras... ¡y "toito" el personal!).


¡Y empieza el rodaje!... Dos siguientes imágenes corresponden a la actuación de Begoña y de Javier interpretando "La vida y la muerte". de Calderón de la Barca (1600 - 1681)... ¡Camaras, acción!


¡Gracias a todo el equipo técnico de TV UNED!... ¡Grandes profesionales!... ¡Y como disfrutamos!

Y ENRIQUE AMIGO... ¡admirable!
Para concluir esta crónica permitidme que os muestre algo muy personal que me apetece compartir... Muy cerquita, en el alma, de Cernuda y Miguel Hernández; de Begoña Olavide y Javier Bergia.



¡GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS!

domingo, 18 de enero de 2015

«ANTONIO VEGA»... UN GRAN E INCUESTIONABLE "CANTAUTOR" DE REFERENCIA.

A mi, en concreto, una de las personas que últimamente más me han ayudado a reflexionar sobre eso a lo que llamamos "canción de autor"; y que ha logrado, en ese sentido, ampliar y diversificar  –a fin de cuentas, enriquecer– mi concepto y mi visión de la "cantautoría" ha sido, sin duda, Germán Coppini

Desde el día que me sorprendió cantando alguna de las canciones de su posterior álbum "América herida"  –fue en un concierto "Por la libertad de los cinco"que tuve la suerte de presentar en la Sala Galileo– Germán y yo nos hicimos buenos amigos y conversamos con bastante frecuencia sobre la "canción de autor" a la que él –al igual que yo– amaba, reivindicaba y defendía con todas sus fuerzas. Motivo por el que más de una vez los "modernos" –periodistas y creadores– le hicieron duras críticas y en más de una ocasión le marginaron. (Yo fui testigo de ello).

Pues bien, en más de una ocasión, en el contexto de aquellas conversaciones, hablamos de ANTONIO VEGA. Gracias a Germán recuperé toda la discografía de Antonio, y –tras un tiempo en que la tenía bastante abandonada– volví a disfrutármela al completo. 

Aquellas audiciones, unidas al concepto abierto y diversificado de "cantautor" que tenía Coppini –y que logró contagiarme– me sirvieron para  destronar definitivamente una "vieja y anquilosada" visión de la "canción de autor", que todavía me rondaba de vez en cuando, y que evidentemente estaba desfasada.

Fue así  como llegué a una conclusión que desde entonces se ha convertido en un permanente y deslumbrante descubrimiento: ANTONIO VEGA –aunque nunca se lo escuché decir o reconocer– es un gran e incuestionable "cantautor"; un "cantautor" de referencia que, de alguna forma –glosando a Fito Páez– pasó por nuestras vidas "dándonos sus corazón" a través, y en cada una, de sus canciones.

Fotografía tomada del álbum "Anatomía de una ola"
de Antonio Vega (1998)

Quiero, en consecuencia, rendirle a Antonio este personal y afectivo recuerdo, y voy a hacerlo, por una parte, evocando algunas de las cubiertas de sus discos –que muy pronto formarán parte importante de la Web «CANCIÓN CON TODOS»–, y recogiendo algunos de sus testimonios verbales que como antes decía son, desde mi punto de vista, referenciales: 

«Yo creo que hacer canciones –decía Antonio– es una manera de exteriorizar muchas cosas que de otra forma no podrías sacar. Es la búsqueda de un lenguaje que te permita decir cosas que forman parte de un mundo más íntimo e interior, y que a veces tienes necesidad de expresar”.


«Mis canciones siempre han hablado de mi mundo, de mis cosas, de lo que siento y lo que veo, de lo que tengo dentro, imágenes que conservo en la cabeza. Todo sale de dentro. A la hora de componer, saco material de mis vivencias, y también de cosas que simplemente imagino, pero que, de alguna manera, tienen algo que ver contigo.»

«En mis canciones yo dejo puertas abiertas, no impongo nada, dejo en el aire unos pensamientos, unas impresiones, pero nada más. Además, la poca intimidad que se me va en las canciones es la que yo necesito perder. A veces, tengo sobrecarga de intimidad y utilizo la música para descargarla. El hecho de contar parte de tu vida en tus canciones es un poco como una terapia psiquiátrica.»

«Mis canciones no han dejado de ser terapéuticas, porque aún me libran de miedos, fantasmas y otros lastres. Sé que hay algo de egolatría en el hecho de mirar siempre dentro de mi mismo para componer... Pero las canciones suponen, a fin de cuentas, mi forma más rica de expresión y de relación con e1 mundo».


«Yo siempre me he identificado con Van Gogh. Es un personaje que me impresiona porque es la viva imagen de la imperfección humana, de la creatividad sobresaltada, desbordante, de esa locura ante las ideas maravillosas que surgen en cualquier momento y a cualquier hora, y que uno siente la necesidad imperiosa de recoger.»

Y PARA CONCLUIR:

«Yo siempre estuve en contra de la "canción de autor", porque pensaba que el arte no debía ser un arma para intentar arreglar las vidas ajenas... Con el tiempo, la distancia que, en los 80, separaba a poperos y cantautores ha ido desapareciendo.»... Pues sí, recordado Antonio, ese distanciamiento, felizmente, ha seguido desapareciendo, y somos ya  muchos los que lo hemos superado