Páginas vistas en total

jueves, 21 de mayo de 2015

QUE SE METAN EL MIEDO DONDE LES QUEPA, QUE LO NUESTRO ES LA ESPERANZA.

Durante este tiempo atrás, aunque me ha costado hacerlo, he procurado mantenerme en el blog lo más al margen posible de la "campaña electoral" que nos están ofreciendo los políticos y las políticas de turno, pero hoy, ya casi en la víspera del final del procesos –vamos a ver en qué y cómo concluye– no me puedo resistir a resaltar, a denunciar y a rechazar una vieja y repugnante estrategia que practica, sobre todo, la "derechona" –Aznar y Esperanza Aguirre descaradamente, sin escrúpulos y a la cabeza–; me refiero a la política DEL MIEDO; lo que se podría llamar intentar ganar unas elecciones mintiendo y a través del "acojonamiento" del sector popular más ignorante, de las personas más débiles, o de aquellas que tiene realmente el miedo incrusto en sus entrañas; o sea, a través de estrategias radicalmente inmorales.


De entrada, y eso es prácticamente lo único que hoy quiero decir, es ¡QUE SE METAN EL MIEDO DONDE LES QUEPA!, y que se den cuenta de que las personas que componemos este país ya hemos madurao un poquito y no somos tan idiotas como creen.

De todas formas por si ese MIEDO es una posibilidad o una amenaza para alguien hoy se me ocurre compartir tres canciones de las que en su día llamamos "farmacocanciones saludables", en este caso "farmacocanciones" contra el "miedo" como posibilidad o como contagio.

La primera de estas canciones es de ROSA LEÓN y está basada en un poema de BASILIO MARTÍN PATINO titulado "Miedo". Canción grabada en el disco "Tiempo al tiempo" (1978). (Como no he encontrado un vídeo con esta canción, os propongo escucharla a través del siguiente enlace de "goear"):



«Porque nací con el miedo
y miedo era,
de tanto
miedo me libro
¡de tanto!
es como empezar a ser mujer,
al fin y al cabo
sobre la tierra sin miedo
recién nacido y desnudo.
Porque nací con el miedo
y miedo era
miedo sobre miedo miedo
que es como nacer esclavo:
Cuántos miedos a la sombra cara al sol
y la camisa bordada
de terror,
que con miedo me parieron
y con miedo me amasaron
y en el miedo me hice vieja,
llena de miedo y de años,
amedrentada con el miedo
de quienes del miedo alzaron
la bandera,
ciegos de miedo viviendo
ellos también amiedados.
¡Cuánto años en el miedo, amortajado!
Quiero comerme el miedo de una vez,
todo el miedo del mundo,
todo el miedo...
¡y vomitarlo!
Porque en el miedo viví
y con miedo me callaron
la vergüenza de enmiedarme
y desangrarme en el miedo,
desde el miedo me levanto
lleno de miedo el crebro
y mi estómago
y mi voz y mi bolígrafo.
Cuánto
poco a poco puede ser
miedo a miedo hasta agotarlo.
Experta de tantos miedos
sin miedo ya lo proclamo
sólo al miedo tengo miedo,
sólo al miedo, nada más
miedo al miedo
por si acaso...»


• Segunda canción de nuestro "vademecum musical" de hoy contra el "miedo" es de PEDRO GUERRA, se titula "Miedo" y pertenece a su disco "Ofrenda".



«Tienen miedo del amor y no saber amar,


tienen miedo de la sombra y miedo de la luz.
Tienen miedo de pedir y miedo de callar,
miedo que da miedo del miedo que da.

Tienen miedo de subir y miedo de bajar,
tienen miedo de la noche y miedo del azul.
Tienen miedo de escupir y miedo de aguantar,
miedo que da miedo del miedo que da.

El miedo es una sombra que el temor no esquiva,
el miedo es una trampa que atrapó al amor,
el miedo es la palanca que apagó la vida,
el miedo es una grieta que agrandó el dolor.

Têm medo de gente e de solidão,
têm medo da vida e medo de morrer,
têm medo de ficar e medo de escapulir,
medo que dá medo do medo que dá.

Têm medo de ascender e medo de apagar,
têm medo de espera e medo de partir,
têm medo de correr e medo de cair,
medo que dá medo do medo que dá.

O medo é uma linha que separa o mundo,
o medo é uma casa aonde ninguém vai,
o medo é como un laço que se aperta em nós,
o medo é uma força que não me deixa andar.

Tienen miedo de reír y miedo de llorar,
tienen miedo de encontrarse y miedo de no ser,
tienen miedo de decir y miedo de escuchar,
miedo que da miedo del miedo que da.

Têm medo de parar e medo de avançar,
têm medo de amarrar e medo de quebrar,
têm medo de exigir e medo de deixar,
medo que dá medo do medo que dá.

O medo é uma sombre que o temor nao desvia,
o medo é uma armadilha que pegou o amor,
o medo é uma chave que apagou a vida,
o medo é uma brecha que fez crecer a dor.

El miedo es una raya que separa el mundo,
el miedo es una casa donde nadie va,
el miedo es como un lazo que se aprieta en nudo,
el miedo es una fuerza que me impide andar.

Medo de olhar no fundo,
medo de dobrar a esquina,
medo de ficar no escuro,
de passar em branco, de curzar a linha.
Medo de se achar sozinho,
de perder a rédea a pose e o prumo,
medo de pedir arrêgo,
medo de vagar sem rumo.

Medo estampado na cara
ou escondido no porâo,
medo circulando nas velas,
ou em rota de colisâo.
¿Medo é de deus ou do demo?
¿É ordem ou é confusâo?,
o medo é medonho,
o medo domina,
o medo é a medida da indecisâo.

Medo de fechar a cara, medo de encarar,
medo de calar a boca, medo de escutar,
medo de passar a perna, medo de cair,
medo de fazer de conta, medo de iludir.

Medo de se arrepender,
medo de deixar por fazer,
medo de amargurar pelo que nâo se fez,
medo de perder a vez.
Medo de fugir la raia na hora h,
medo de morrer na praia depois de beber o mar,
medo que dá medo do medo que dá.»



• Y la segunda canción que os propongo escuchar la canta ROSANA, se titula "Sin miedo" y la grabó en su disco "Lunas rotas" (1996).


«Sin miedo sientes que la suerte está contigo
jugando con los duendes abrigándote el camino
haciendo a cada paso lo mejor de lo vivido
mejor vivir sin miedo

Sin miedo, lo malo se nos va volviendo bueno
las calles se confunden con el cielo
y nos hacemos aves, sobrevolando el suelo, así
sin miedo, si quieres las estrellas vuelco el cielo
no hay sueños imposibles ni tan lejos
si somos como niños
sin miedo a la locura, sin miedo a sonreir

Sin miedo sientes que la suerte está contigo...

Sin miedo, las olas se acarician con el fuego
si alzamos bien las yemas de los dedos
podemos de puntillas tocar el universo, sí
Sin miedo, las manos se nos llenan de deseos
que no son imposibles ni están lejos
si somos como niños
sin miedo a la locura, sin miedo a sonreir

Sin miedo sientes que la suerte está contigo...

Lo malo se nos va volviendo bueno
Si quieres las estrellas vuelco el cielo
Sin miedo a la locura, sin miedo a sonreir.»


Y escuchadas las tres canciones y condenando el "MIEDO" como amenaza venga de donde venga, solamente me queda compartir algo en lo que muchos creemos: NO TENEMOS MIEDO PORQUE LO NUESTRO ES LA ESPERANZA; en consecuencia al que pueda tener aunque sea muy poquito de "miedo" vamos recomendarle lo siguiente:

miércoles, 20 de mayo de 2015

DESDE MI ATALAYA: DE «CANCIÓN CON TODOS» Y DEL INMENSO PLACER DE LA RECUPERACIÓN DE LA MEMORIA


Hoy estoy contento y satisfecho porque acabo de concluir la entrada en la WEB: «CANCIÓN CON TODOS» dedicada al reconocido como "padre de la canción vasca", me refiero a MICHEL LABEGUERÍA fallecido el 24 de julio de 1980 en Touluse.


Ver y consultar en el siguiente enlace: 

Tras concluir esa entrada he decidido subirme aquí, a "Mi Atalaya", para relajarme y para compartir, con todos vosotras y vosotros, algunos sentimientos y reflexiones que me han ido surgiendo mientras creaba la entrada de Michel en la Web; momento que lamentablemente ha coincidido con la muerte Manuel Molina –otro gran creador que en los próximos días formará parte de nuestro "CANTAR CON TODOS" con el inevitable dolor de su ausencia–.

Cuando pensé y empecé a crear la Web tuve presente un objetivo al que, una vez puesta en marcha, he sido radicalmente fiel: tener en ella como prioridad la recuperación de la memoria; objetivo que –en términos que quizá alguien puede juzgar de prepotentes– consiste en "inmortalizar" la presencia de aquellos compositores y compositoras que ya no están con nosotros pero que han sido claves e imprescindibles en la historia de nuestro "canto popular" o "canción de autor". Valga como ejemplo Michel Labeguerie, o el mismo Manuel Molina.

Soy plenamente consciente de que seguramente esta recuperación de la memoria no es la que va a aportarle a la Web más visitantes –vivimos en un país y en un momento sociocultural bastante desmemoriado–; sin embargo, a mi, volver a reencontrarme, por ejemplo; con Labegueríe, con Ovidi Montllor, con Mikel Laboa,  con Antonio Mata, o con Teresa Rebull y con sus canciones, me está resultando un placer apasionante. Apasionamiento que nada tiene que ver con la nostalgia o la regresión, sino con el convencimiento radical de que, como dice, Antonio Gala, «si no se avanza recordando se tropieza y de que ningún proyecto se puede construir desde el olvido»; o de que, como afirma Luis García Montero, «la memoria vive en los estribillos que dejan las canciones sobre la historia».

Por otra parte, después de un poquito más de siete meses que han pasado desde que pusimos en marcha la Web, me siento muy satisfecho de la muy buena acogida que está teniendo dentro y fuera de nuestro país. En este mismo momento ya contamos con 70.927 páginas visitadas y 12.336 usuarios; y ya son muchos los cantautores y cantautoras –de las tres generaciones– que nos están solicitando su presencia y nos están facilitando la información necesaria para que podamos crear sus "entradas" correspondientes.

También es cierto –hay que decirlo– que hay algunos cantautores y cantautoras –curiosamente de la generación más joven– que desde su "prepotencia", y de la "fama" y de la "calidad" de la que presumen –y que ellos mismos nos venden–, prefieren no compartir el espacio informativo de esta Web que pretende ser igualitaria, o sea, "CON TODOS". A más de uno de ellos les he solicitado varias veces alguna información para cerrar sus "entradas" en la Web y no se han dignado contestarme. Evidentemente esa actitud no me deja indiferente, pero, también es verdad que, desde el punto de vista cultural, tampoco me preocupa demasiado.

Y poco más voy a contar hoy desde aquí, solamente decir que la WEB «CANCIÓN CON TODOS» ¡sigue adelante!... Es verdad que prácticamente sin más medios que la ilusión y el trabajo –muchas horas de investigación y de ordenador– de los que a diario la estamos impulsando; pero, ¡eso sí! con el  convencimiento radical de que este es un proyecto que merece verdaderamente la pena.

Y ahora, publico este "cuelgue" en el blog, y sigo aquí en "Mi Atalaya"; me he reservado para este momento la silenciosa y relajada audición y el disfrute del Canto a Manuel de Falla, de Lole Montoya y Manuel Molina... ¡una verdadera obra maestra!


domingo, 17 de mayo de 2015

«BARNASANTS. BARRICADES DE CANÇONS»... Y EL VIVIR INTENSO DE UN INFATIGABLE FOTÓGRAFO QUE DESTILA SENSIBILIDAD EN CADA UNA DE SUS IMÁGENES: "JUAN MIGUEL MORALES".

Lo conozco hace ya hace más de doce años. Me encontraba en Sevilla investigando para la creación del libro "Manifiesto Canción del Sur. De la Memoria contra el Olvido" y en una de mis visitas a la Junta de Andalucía me regalaron un libro que acababan de editar titulado "Retrato de cantantes" del que era autor un fotógrafo andaluz, residente en Barcelona, llamado JUAN MIGUEL MORALES. ¡Un libro realmente impresionantemente hermoso! Recuerdo como disfruté aquella misma noche que me lo regalaron observando –paseando mi mirada– por cada una de los 75 retratos que contenían sus páginas. Por ejemplo los de Chicho Sánchez Ferlosio, Mikel Lboa o Vainica Doble.


Poco después conocí personalmente a Juan Miguel, y desde aquel momento entrelazamos una amistad y unos afectos que los años han y van acrecentado. Sencilla y descaradamente nos queremos.

Pues bien, hoy estoy especialmente feliz al anunciar que JUAN MIGUEL MORALES (fotografías) y JOSEP MARIA HERNÁNDEZ RIPOLL (textos) acaban de publicar un bellísimo nuevo libro titulado "BARNASANTS. BARRICADES DE CANCÓNS" (Ed. Cal·ligraf); obra en la que se repasa o se hace la crónica –verbal y visual– de la historia de estos últimos 20 años del importante Festival de Barnasants que ha creado y lidera, con toda su alma, otro gran amigo: PERE CAMPS.

El libro cuya cubierta podemos contemplar seguidamente está escrito en catalán y recoge, igualmente, la traducción de los textos en castellano.


¡A aquí está JUAN MIGUEL MORALES... ¡Me encanta!

JUAN MIGUEL MORALES. (Fotografías de Omar Jurado)

En realidad repasar los 20 últimos años del Festival de Barnasants es repasar la historia mas reciente de nuestra "canción de autor" porque Pere Camps es un hombre con vocación universalista; ama la canción apasionadamente –y en eso nos sentimos hermanados él, Juan Miguel y yo– y para él, y para su Festival, no hay nada que le ponga límites al canto popular si es de calidad... ¡Nada!

Os muestro a continuación algunas reproducciones de las páginas del libro "BARNASANTS. BARRICADES DE CANÇONS" en las que aparecen Aute, Pere, Paco Ibáñes, Maria del Mar Bonet o Raimon, como ejemplo.


Por último, no quiero finalizar este cuelgue sin hacer mención a la bibliografía creada por JUAN MIGUEL MORALES en solitario y/o en compañía de magníficos colaboradores como OMAR JURADO. Todos estos libros, por supuesto, pueden encontrarse en el apartado dedicado a la "Biblioteca" de la Web "CANCIÓN CON TODOS" ( http://www.cancioncontodos.com/ ).

"MÓN LLACH"
(2006)
"RETRATOS DE CANTANTES"
(2000)
"RETRATS DE CANTANTS I MÚSICS"
(1996)
"LLUÍS LLACH. SIEMPRE MÁS LEJOS"
(2007)
"VÍCTOR JARA. TE RECUERDA CHILE"
(2003)
"EL CHILE DE VÍCTOR JARA"
(2003)

Y una cosilla más, creo que importante: Juan Miguel con motivo de la edición de su libro –compartido con Josep Maria Hernández Ripoll–  "BARNASANTS. BARRICADES DE CANCÓNS", ha creado en facebook una página que merece la pena visitar; es la siguiente:

sábado, 16 de mayo de 2015

DE "SERGIO SLEIMAN" Y DE LA LUCIDEZ Y EL INTERÉS QUE DESPIERTAN SUS REFLEXIONES Y SU PROPUESTA PEDAGÓGICA

SERGIO SLEIMAN

SERGIO SLEIMAN, es un músico, guitarrista, compositor y cantante al que tuve la suerte y el placer de conocer allá a finales de los noventa formando parte de un trío al que llamaron "Cantad, candad, malditos", en el que también participaban Ruben Buren y Pedro Herrero.

En aquel momento –1998– Sergio escribía: «El amor de mis abuelos emigrantes me rodeó de mismos, comidas ricas y las palabras de Miguel Hernández y Machado que cantaba Serrat los domingos por la mañana en unos discos que todavía tengo... Y seguí creciendo, y me cagué en Walt Disney, y escuché a Pablo Milanés, Rolling  Stones, Caetano Veloso, Mozart, Police, Miles Davis, Piazzola, Queen, Gardel, Pink Floyd, Silvio Rodríguez, y leí diez mil veces "El Principito", y no me gustan los burgues, y seguí creciendo, y vinieron las madres con sus pañuelos blancos, y más Blues, y más Tangos, y me embarré, y salí a ver como era el mundo, y aquí estoy, cuidándome –como diría Cortázar– de no confundir lo moderno con lo actual».

Pues bien, ese Sergio –al que siempre admiré– con todo ese saber aprendido de los "maestros cantores", de la música y de la vida, no ha cesado de componer y de cantar, y, a la vez, de investigar en técnicas y procedimientos útiles, prácticos y pedagógicos para la educación musical de las nacientes generaciones de cantautores, o para cualquier otra persona que desee aprender y mejorar en el arte y en el oficio de componer e interpretar canciones.

Esa actitud, y ese interés de Sergio hacia la pedagogía musical –o sea hacia la comunicación y el compartir de sus conocimientos  musicales vital y sistemáticamente adquiridos– me parece una posición verdaderamente admirable, interesante, e incluso diría que "imprescndible", –más en los tiempos que corren impregnados de ese maldito principio de que "aquí todo vale", y de que, en consecuencia, cualquiera puede ser poeta, cantautor o lo que sea–.


Pues no, no todo vale –aunque algunos nos cuenten que se vende–. Estoy totalmente de acuerdo con Sergió Sleiman de que la "formación" en el arte y en el oficio de interpretar y de cantar es necesaria y urgente. Recuerdo en este momento unos versos de Vainica Doble –que fueron consideradas como las grandes diosas de la modernidad– en los que hablando de la metáfora del "vuelo" como pasión por la libertad, cantaban: «Hay que despreciar el tiempo para conseguir alas. / Y pasar las horas muertas ante un pájaro / E imitarlo a navegar por el espacio / con las alas invisibles de tu corazón»... Igualmente pienso yo con la música: 

Por una parte, hay que despreciar el tiempo y pasar las horas muertas escuchando y recuperando la memoria de los grandes "maestros y maestras" de nuestra canción de autor; y, por otra, hay que aprender de la experiencia y del saber adquirido y reflexionado de profesionales que, como Sergio Sleiman, hoy son evidentemente reconocidos como músicos y compositores que nos tienen mucho y muy bueno, que enseñar. Dos posiciones o disponibilidades para el aprendizaje que exigen ante todo un valor que hoy también está en crisis, –sobre todo, en cierto sector "redicho" y "prepotente"  del "mundillo seudo-cantautoril"–, me refiero a la "humildad".

Es por todo esto que me despierta un gran interés –aplaudo y recomiendo– la propuesta que SERGIO SLEIMAN nos lanza con la convocatoria de los siguientes CURSOS DE COMPOSICIÓN PARA CANTAUTORES:


Conocido este proyecto, le he pedido al propio Sergio que nos lo presente y él –amigo generoso como siempre– me ha manado la siguiente reflexión:

¿POR QUÉ UN CURSO DE COMPOSICIÓN 
PARA CANTAUTORES?

«Un cantautor es, literalmente, aquel que canta sus propias canciones. El diccionario añade “Persona que canta las canciones que ha compuesto, en las que, sobre la música, suele prevalecer un mensaje de intención crítica o poética” (aquí la música queda en segundo plano). Y en la calle, el común de la gente lo asocia a una persona con poca o ninguna formación vocal, instrumental y compositiva, que suele hacer letras larguísimas acompañadas siempre con los mismos tres acordes, rasgueados a la manera “monitor de campamento” y cantadas muy rústicamente.

Luego hay cantautores que por razones musicales (descarto aquí las comerciales) han trascendido ese tópico, como por ejemplo Serrat, Silvio Rodríguez, Chico Buarque, Sting, Antonio Vega, Violeta Parra, Daniel Viglietti, Bob Dylan, etc., por nombrar a algunos de diferentes estilos. ¿Qué diferencia a estos cantautores de aquellos denostados por la opinión despectiva al uso? Básicamente dos cosas: Memoria y formación.

LA MEMORIA nos permite aprender de lo que hicieron los que nos precedieron y la FOMACIÓN, asimilarlos y trascenderlos. 




Como el cantautor opera sobre texto y música, la memoria abarca todo cuanto se haya escrito y todo cuanto se haya compuesto. Cuanto más memoria, más sentido común, más los pies en la tierra. Si leemos o escuchamos cualquier entrevista a un cantautor de los “grandes”, comprobaremos que todos han leído muchísima literatura y escuchado muchísima música: Novelas, poesía, ciencias, teatro, Bach, Beatles, Brahms, Marley, Mozart, Police, Miles Davis, canto gregoriano, heavy metal, clásica, rock, jazz, bossa, etc., etc., etc. Ninguno a partido de cero. La reproducción, el intento de imitar a los grandes, siempre ha sido el modo de asimilar el mundo que nos precedió. Nuestra formación técnica y nuestro espíritu inquieto se encargarán de modelar y proyectar ese bagaje hacia la conformación del “estilo propio”. Pero ningún estilo se desarrolla sin partir de lo que ya existe. Buñuel decía: «Si no hay imitación hay plagio».

Técnicamente hablando, la canción es música. El lenguaje musical occidental no es natural. Es un invento del Ser Humano, transformado a través de los siglos. Este invento nos ofrece unas herramientas para ayudar a que el texto exprese elocuentemente su contenido emocional. Y esto es así para cualquier estilo musical. Si la música es pobre desmerece al texto. Si el texto dice una cosa y la música otra, el resultado es confuso. Si la ejecución vocal e instrumental son mediocres, la comunicación se llena de ruidos. 

En definitiva, cuando hablamos del cantautor como alguien sensible nos estamos equivocando si evaluamos esa sensibilidad por lo que siente. Más bien debemos evaluarlo que nos hace sentir. Y más allá de las caritas seductoras sobre el escenario o las letras directas de amor y odio, el mensaje de la canción es un todo formado por letra, música, arreglos e interpretación. Y cada uno de estos elementos tiene historia y herramientas que se deben conocer para utilizarlas, cuanto menos con idoneidad (Nadie se cree científico por ver tres documentales del National Geographic). Después, podemos ser más o menos creativos, eso es otra cosa.»

¡GRACIAS SERGIO, GRACIAS!
EFECTIVAMENTE SOLAMENTE ASÍ
LA PALABRA SE HACE MÚSICA
Y SE CANTA COMO QUIEN RESPIRA