Páginas vistas en total

sábado, 1 de diciembre de 2012

SUBURBANO IV - PRESENCIA PERMANENTEMENTE IRRENDIBLE Y SOLIDARIA

Grupo Suburbano en 1983; Nacho Sáenz de Tejada, Bernardo Fuster,
Billi Villegas, Tino de Geraldo, Luis Mendo
y Mario Jansen.

Ese eclecticismo o ese caos del que nos hablaban Luis y Bernardo en el "cuelgue" anterior es, sin duda, una de sus más destacadas y admirables cualidades; en su caso no es un defecto criticable como indefinición, sino todo lo contrario es la expresión más nítida de su libertad radical como creadores. La libertad asumida por Luis y por Bernardo, con todas sus consecuencias, es precisamente lo que dota de coherencia y sostenibilidad a sus creaciones, y lo que las hace irresistiblemente atractivas más allá del tiempo y el espacio.

Por otra parte, la música de Suburbano –en cualquiera de sus múltiples manifestaciones– transpira vida y vitalidad a borbotones; escucharlos tocar en directo es siempre una fiesta.

Recuerdo que, en 1955, les pedí que compusieran una canción dirigida a niños y a niñas de seis a catorce años, que lanzaríamos en el marco de un proyecto internacional de educación para la democracia al que llamamos "Aprender a vivir"; la canción, una vez grabada y editada, se presentó, junto con el proyecto, a padres, profesores y alumnos por toda España y Latinoamérica; pues bien, en cada una de aquellas presentaciones, llegado el momento de escucharla, todos –grandes y chicos– se ponían a cantar y a bailar, y un acto puramente académico se convertía en un encuentro alegre, desenfadado y festivo. Y es que del eclecticismo y del caos, Suburbano siempre ha sabido extraer la alegría, el entusiasmo y la esperanza; esa esperanza que –como ellos mismos afirman en una de sus canciones– resulta irremediable.

CD con la canción "Aprender a vivir" de Suburbano.
Grupo Suburbano tocando en directo la canción "Aprender a vivir".
Acto de presentación celebrado en el Salón de Actos de Grupo ANAYA.
Grupo de niños y niñas cantando y bailando la  canción
"Aprender a vivir" en una fiesta celebrada en Valencia.

Hijos de Suburbano, a lo largo de los años, además de los tres discos ya citados en el "cuelgue" anterior, han visto la luz los siguientes: "Calendario" (1986); "Furtivos" (1993); "Ya no puedo pasar" (1994); "La Puerta de Alcalá" (1994); "De cine" (1995) – CD que recoge algunas de las canciones que han formado parte de bandas sonoras de películas y series de televisión–; "Paris Tombuctú"(1999) –banda sonora de la película del mismo título dirigida por Luis García Berlanga–; "20 años y un día" (2000) y "Los delirios del pirata" (2002) –álbum en el que narran y cantan la vida de Juan Sin Sombra, el músico de los piratas.


Finalmente deseo comentar tres proyectos emprendidos y realizados por Luis Mendo y Bernardo Fuster que considero muy importantes:

• El primero de ellos fue el que crearon, en el año 2006, junto con JAUME SISA, en homenaje a Vainica Doble. Homenaje que se produjo al desaparecer el dúo como consecuencia de la muerte de Carmen Santonja. Dicho homenaje consistió en la grabación de un libro-disco con quince de las más hermosas canciones de Vainica contando con la colaboración de Gloria Van Aerssens, de Paco Clabel y de jóvenes cantantes y músicos como Refree, Alicia y Mar Álvarez –de Pauline en la Playa–, y Natalia Quintanal –de Nosoträsh.


• Un segundo proyecto importante diseñado y producido por Bernardo y Luis –proyecto que supuso un desbordante gesto de amistad y de solidaridad– fue el homenaje que le rindieron a Imanol Larzabal después de su muerte; homenaje traducido en la edición de un bellísimo libro-disco titulado "Donosti-Tombuctú" –glosando el título de la película de Berlanga–. Sobre este disco se puede encontrar más información, en este mismo blog, localizando el siguiente cuelgue:


• Finalmente mencionaré un tercer proyecto que emprendimos juntos en el año 2008: fue la dirección y la producción de una serie discográfica titulada genéricamente "El canto emigrado de América Latina", en la que grabamos 9 libro-discos; entre ellos, los últimos aparecidos de Olga Manzano, Claudina y Alberto Gambino, Carlos Montero y Quintín Cabrera. Precioso y entrañable proyecto que nos proporcionó momentos de verdadero placer y felicidad.

Último disco grabado por Quintín  Cabrera dentro
de la colección "El canto emigrado de America Latina".
Luis Mendo, Carlos Díaz, Bernardo Fuster y Fernando G. Lucini
duerante la grabación del disco de Quintín Cabrera.
Bernardo Fuster, Fernando G. Lucini y Luis Mendo.
La realización del proyecto "El canto emigrado de América Latina"
fue un trabajo verdaderamente inolvidable.