Páginas vistas en total

viernes, 10 de mayo de 2013

«VADEMÉCUM MUSICAL» - TERCERA SELECCIÓN DE «FARMACOCANCIONES»

Seguimos ampliando nuestro VADEMÉCUM MUSICAL, hoy con cinco canciones, una interpretada en euskera y cuatro en catalán. Estas canciones, además de sus indicaciones específicas, son muy recomendables para aquellas personas que padecen prejuicios lingüísticos realmente enfermizos; sobre todo para las personas –entre ellas muchos jóvenes– que se "hartan" de escuchar canciones, por ejemplo, en inglés, y no soportan, o se niegan a disfrutar, de las canciones que se crean dentro de nuestro país en euskera, en catalán o en gallego.

TXORIA TXORIT canción de Mikel Laboa. Especialmente recomendada para personas que sufren la duda de si han tomado correctamente, o no, una decisión importante; duda fácilmente superable cuando la decisión tomada es la más justa y la que, en realidad, más se deseaba.


«Si le hubiera cortado las alas
habría sido mío,
no habría escapado.
Pero así,
habría dejado de ser pájaro.
Y yo...
yo lo que amaba era un pájaro».

«Hegoak ebaki banizkio / nerea izango zen, / ez zuen aldegingo. / Bainan, honela / ez zen gehiago txoria izango / eta nik...  / txoria nuen maite».

HOMENATGE A TERESA canción de Ovidi Montllor. Imprescindible para recuperar los mejores y más bellos recuerdos de la infancia y para consolidar en ellos, y desde ellos, la mejor de la propia identiedad. También recomendable para eliminar prejuicios y para renovar una mirada limpia.


«Como un recuerdo de infancia
siempre recordaré
a "la Teresa"
bailando el vals;
quizá fue lo que hacía
con alguien a quien amó
cuando algún bombardeo
la volvió loca.

Los chiquillos la sequíamos
y en un solar apartado
nos instruíamos
a su alrededor,
Medio desmadejada,
nos mostraba las piernas
y nos daba lecciones
de anatomía

Nos contó como veníamos,
y que los Reyes de Oriente
no existían.
Ni lobos, ni espíritus.
Nos hablaba del amor
como la cosa más bella
y bonita.
Sin pecados.

Nos enseñó a bailar
y a cantar y a amar.
De esto ella era
la que más sabía.

Con una flor en el pelo
y un pañuelo negro en el cuello
y faldas largas
y un cigarrillo,
fue la burla de los grandes
y la maestra más querida
de los niños.

Hoy, de mayor, comprendo
todo lo que por ti siento
y te lanzo un homenaje
a los cuatro vientos.
Como un recuerdo de infancia
siempre te recordaré, Teresa
bailando el vals».

«Com un record d'infantesa ⁄ sempre recordaré ⁄ a la Teresa, ⁄ ballant el vals. ⁄ Potser fou l'últim fet / amb algú que estimés / abans que un bombardeig / la tornés boja. / Tots els xiquets la seguíem / i en un solar apartat / ens instruíem / al seu voltant. / Mig descabellonada / ens mostrava les cuixes / i ens donava lliçons / d'anatomia. / Ella ens va dir d'on veníem. / I que els reis de l'Orient / no existien. / Ni llops ni esperits. / Ens parlava de l'amor / com la cosa més bonica / i preciosa. / Sense pecats. / Ens ensenyà a ballar / a cantar i a estimar. / D'això ella era / la que més sabia. / Amb una floreta al seu cap / i un mocador negre al coll / i faldes llargues / i un cigarret. / Vas ser la riota dels grans, / i la mestra més volguda / dels infants. / Ara de gran comprenc / tot el que per tu sent / i et llence un homenatge / als quatre vents. / Com un record d'infantesa / sempre et recordaré a tu, / Teresa, / ballant el vals».

INSUBMIS canción de Lluís Lach. Para inyectar auditivamente en lo más profundo del alma  y para reafirmar valores como la paz, el amor y la no violencia.

Esta "farmacocanción" es especialmente indicada para cuando a uno se le despiertan los instintos violentos, belicistas o armamentales; y para comprender, respetar y admirar a los seres humanos que practican la insumisión.


«Que nada hay donde miran tus ojos; 
que hacia donde vas, allá adonde vas nadie te espera; 
que eres cautivo de quimeras aún adolescentes;
que es inútil el gesto de tu corazón aún demasiado valiente;

Que no habrá manos para las tuyas,
si están vacías por bondad...

Así te amo, insumiso a las armas.
Así te amo, si el coraje no deja que sometas a nadie.

Porque ni sabes ni quieres aprender el terror;
porque no sientes ni crees en el odio para tus proyectos de amor;
porque no eres la chatarra de un robot asesino;
porque imaginas la paz más allá de un mercado entre verdugos.

Siempre hay una primavera
que nos espera más allá del sueño...
Así te amo, insumiso a las armas.
Así te amo, si el coraje no deja que sometas a nadie».

«Que no hi ha res on miren els teus ulls; / que cap on tu vas, allà on vas, no t'hi espera ningú; / que ets captiu de quimeres encara adolescents; / que és inútil el gest del teu cor encara massa valent; / que no hi haurà mans per a les teves / si són buides per bondat.../ Jo t'estimo així, insubmís a les armes. / Jo t'estimo així, si el coratge no et deixa sotmetre ningú. / Perquè no saps ni vols aprendre el terror. / Perquè ni sents ni creus en l'odi pera als teus projectes d'amor. / Perquè no ets la ferralla d'un robot assassí. / Perquè imagines la pau més enllà d'un mercat entre botxins. / Sempre hi ha una primavera / que ens espera, somni enllà... / Jo t'estimo així, insubmís a les armes. / Jo t'estimo així, quan el coratge no et deixa sotmetre ningú».

L'ÚNICA DIFERÈNCIA de Feliu Ventura. Eficacísima canción para curarse de la tendencias machiatas, de los machismo consagrados y de la inclinación a creer, o a sentirse, dominados por las desigualdades y las diferencias –absurdas e inexistentes–, por ejemplo, entre hombres y mujeres. Se recomienda administrarla en actitud y situación muy relajada.


«Ahora que eres mayor lo recuerdas 
y aún te ves jugando 
con muñecas a padres y madres. 
Sin querer o sabiéndolo 
te habían educado 
en un mundo dominado 
por los hombres. 

Pero ahora que hemos crecido, 
nos vemos más iguales, 
porque la única diferencia entre tú y yo, 
es aquel cuerpo que yo estime, 
es aquella mirada que quiero. 

Ahora soy mayor y lo recuerdo 
y aún me veo llorando 
– "No llores que los hombres no lloran". 
Los prejuicios nos llevan 
a la sucia desigualdad 
que crea los muros de las diferencias. 

Rompamos los prejuicios y 
nos veremos más iguales, 
porque la única diferencia 
entre tú y yo, 
es aquel cuerpo que yo estime, 
es aquella mirada que quiro».

«Ara que ets gran / ho recordes / i encara et veus / jugant / amb nines  / a pares i mares. / Sense voler / o sabent-ho / thavien / educat  / a un món dominat / pels homes. / Però ara que hem crescut, / ens veiem més iguals, perquè / lúnica diferència / entre tu i jo, / és aquell cos que jo / estime, / és aquell esguard que / vull. / Ara sóc gran / i ho recorde / i encara em veig / plorant / No plores que els homes no ploren. / Els prejudicis / ens porten / la bruta / desigualtat / que fa murs de les / diferències. / Trenquem els prejudicis i / ens veurem més iguals, perquè / lúnica diferència / entre tu i jo, / és aquell cos que jo / estime, / és aquell esguard que vull».

BIR DEMET YASEMEN canción de Maria del Mar Bonet y de John Berberian. Estimulante para potenciar el deseo de amar y de encontrarse, cuerpo a cuerpo, con la persona amada.


«El deseo no ha muerto,
mi deseo por ti.
Es inútil llorar,
es inútil morir,
el deseo está aquí
y así no acabará.
Es inútil no llorar,
es inútil no morir,
el deseo es más fuerte,
se abre camino a ciegas.

Por más que me lamente, mi deseo
no ve, ni oye, ni comprende esperas
y por más que me aleje, mi deseo
surge de mí y te llama.

Es inútil llorar,
es inútil morir,
el deseo está aquí
como sale el sol al amancer.
Es inútil llorar,
es inútil morir,
el deseo es tozudo
y trenza su camino.

Por más que me lamente, mi deseo
no ve, ni oye, ni comprende esperas
y por más que me aleje, mi deseo
surge de mí y te llama.

Es inútil llorar,
es inútil morir,
el deseo está aquí
y así no acabará.
Es inútil no llorar,
es inútil no morir,
el deseo es más fuerte,
se abre camino a ciegas».


«No s'ha mort el desig, / el desig que jo sent per tu. / No hi fa res plorar, / no hi fa res morir, / el desig és aquí, / no s'acabarà així. / No hi fa res plorar, / no hi fa res morir, / el desig és més fort, / fa tot sol el seu camí. / Per més que em lamenti, si el meu desig / ni sent ni veu ni espera, / per més que m'allunyi si el meu desig / surt de mi cridant-te. / No hi fa res plorar, / no hi fa res morir, / el desig és aquí / com el sol surt al matí. / No hi fa res plorar, / no hi fa res morir, / el desig és tossut, / va trenant el seu camí. / Per més que em lamenti, si el meu desig / ni sent ni veu ni espera, / per més que m'allunyi si el meu desig / surt de mi cridant-te / No hi fa res plorar, / no hi fa res morir, / el desig és aquí, / no s'acabarà així. / No hi fa res plorar, / no hi fa res morir, / el desig és més fort, / fa tot sol el seu camí».