Páginas vistas en total

jueves, 3 de marzo de 2011

CANCIONES QUE APRENDIMOS DE MIKEL LABOA. Un bello homenaje de la juventud vasca al gran maestro.

Mikel Laboa.

«Hegoak ebaki banizkio
nerea izango zen,
ez zuen aldegingo.
Bainan, honela
ez zen gehiago txoria izango
eta nit...
txoria nuen maite».
("Txoria txori")


«Si le hubiera cortado las alas
habría sido mío,
no habría escapado.
Pero así,
habría dejado de ser un pájaro.
y yo...
yo lo que amaba era un pájaro».


MIKEL LABOA ha sido, y será para siempre, uno de los más importantes "cantautores" del país vasco y "Txoria txori" una de sus más hermosas canciones; canción –inspirada en un poema de Joxean Artze– de la que se han hecho numerosas versiones, entre ellas la que interpretó Joan Baez, cantando en euskera, en 1988 –disco "Diamonds and rust in the bullring", grabado en directo en Bilbao–, o las interpretadas por Adolfo Osta y Ester Formosa (2004), Kepa Junquera con Pablo Milanés (2009), Helios Ruiz (2009), o el grupo rock Akauzazte Danok en el reciente doble CD "Txinaurriak. Mikel Laboari ikasitako kantuak" –"Canciones aprendidas de Mikel Laboa"– que seguidamente voy a presentar.



Mikel, buen amigo al que admiré mucho, se nos fue el 1 de diciembre de 2008 –hace poco más de dos años–, pero, como suele ser real en la vida de todo gran creador, su presencia será siempre inmortal a través de las canciones que aprendimos de él y que, como en su caso, tanto influyeron en la música popular vasca y, en general, en la "canción de autor" en España.

(Dibujo de Alfredo
González).
He de reconocer que disfruté mucho con su música –así como de los buenos ratos que compartimos–; reconocimiento que hice explícito en uno de los "retratos íntimos" con los que concluí, en 1998, el libro "Crónica cantada de los silencios rotos". «Mikel ha sido, y sigue siendo, –escribía entonces– uno de los personajes que supo romper con cualquier tipo de estereotipo que se pudiera aplicar a la llamada "canción de autor"; él ha sido uno de los maravillosos culpables de esta historia en la que el arte y la libertad un buen día decidieron tomarse de la mano para apuntalar la esperanza y para alentarnos, día a día, en el presente, y siempre hacia adelante, mirando hacia el futuro. "Gure baitan datza eguzkia,/ illuna eta izotza / urratu dezakeen argia / urtuko duen bihotza"... "En nosotros está el sol –nos canta–, el corazón que puede fundir y la luz que puede desterrar el hielo y la oscuridad"».

Es cierto, rompió, como nadie de su época, con cualquier tipo de estereotipo aplicable a la "canción de autor" y supo redimensionarla hasta el punto de que su música y sus canciones se convirtieron en un claro referente para las nuevas generaciones. Prueba de ello fue el disco homenaje "Txerokee. Mikel Laboaren kantak", editado en 1991 por varios grupos jóvenes del rock y el folk vascos; y el que acaba de grabarse y publicarse –lamentablemente como homenaje póstumo– titulado "Txinaurriak. Mikel Laboari ikasitako kantuak".

Este nuevo disco se compone de 19 miradas a la obra de Mikel realizadas desde la perspectiva del rock; 19 canciones del repertorio de Laboa interpretadas por Willis Drummond, Hotel+miren iza, Berri Txarrak, Xabier Montoia, Zura, Amodio, Anari, Dilistak, Akauzazte Danok, Ama Say, Ruper Ordorika, Lisabö, Gabon Caligula, Inoren Ero Ni, Atom Rhumba, Gora Japón, Audiencie, Borrokan y Mursego+eten.

En general es un disco interesantísimo para constatar la forma en que es aprehendida y reinterpretada la obra de Mikel Laboa por músicos e intérpretes que, por lo general, están a años luz de lo que se entiende por "canción de autor; constatación en algunos casos positiva y estimulante; pero en otros totalmente descepcionante, al menos desde mi sensibilidad y desde mi punto de vista... 

Hay que valorar iniciativas como "Txinaurriak. Mikel Laboari ikasitako kantuak", pero de cuaquier forma yo seguiré recomendando siempre la audición de las canciones y de los discos  cantados por el propio Mikel... nadie podrá superar ni en calidad, ni en belleza, ni en modernidad lo que él creó y cantó estando entre nosotros.