Páginas vistas en total

miércoles, 9 de enero de 2013

SILVIA PÉREZ CRUZ I - TODA UNA JOVEN VIDA DE MÚSICA Y DE CANCIONES

Hace unos días mi buen amigo Yigo Sugasti, cantautor panameño que lidera el proyecto "Tocando Madera", del que ya hemos hablado en este blog, me mandó un correo informándome de que se había publicado una página en internet en la que se presentaba una lista de los mejores discos mundiales del 2012 en la que aparecía seleccionado CARLOS MÉNDEZ, cantautor amigo de Panamá que grabó el año pasado un disco titulado "Mar". Nada más recibir su mensaje me fui directamente a la página de internet sobre la que me informaba. Es esta:


Al abrir esta pagina –como podréis comprobar, si también lo hacéis– me llevé la gran sorpresa de que además del disco de Carlos Méndez, entre los 25 seleccionados el primero de todos ellos era este:


Efectivamente –y en esto me encuentro absolutamente de acuerdo con ese listado– el disco "11 de noviembre" de SILVIA PÉREZ CRUZ es uno de los mejores que han sido editados en España a lo largo del año 2012.

Silvia Pérez Cruz, "nacida en el Mediterráneo" –concretamente en Palafrugell– es pura música y pura sensibilidad; y lo ha sido desde siempre; un siempre "cortito" porque ella es muy joven; nació el 15 de febrero de 1983 –"acuario" por cierto–.

Antes de aterrizar en su último disco –que comentaré el próximo sábado, recuperando la sección «Musicalmas sabatinas»–, considero que es importante, y a la vez, un inmenso placer, realizar un breve recorrido sobre los que personalmente considero sus cuatro últimos trabajos discográficos fundamentales en un doble sentido: en primer lugar, porque nos ofrecen la riquísima variedad de ambientes, de géneros y de expresiones musicales que Silvia es capaz de bordar con su voz; y, en segundo lugar, porque al acercarnos a ellos nos disponemos a encontrarnos cara a cara, y a disfrutar intensamente, con la "belleza"; esa "belleza limpia, natural y, a la vez, salvajemente hermosa", tan necesaria y, a veces, tan ausente en los tiempos que corren.

Esos cuatro últimos trabajos discográficos son los siguientes:

El primero es el realizado con el grupo "Las Migas", de inspiración y raíces flamencas, surgido en 2004. Grupo –integrado por Silvia, Marta Robles, Isabelle Laudenbach y Lisa Bause que en 2010 no ofreció un maravilloso disco titulado: "Reinas del matute".


De ese disco os propongo "ver y escuchar" este precioso tema titulado "Perdóname luna":


«Enviste la luna como enviste el toro,
la luna menguante carente de amante, carente de todo.
Que sabe la luna, cuando soy sincero?
Si una vez te quice, o si aun te quiero?

Que sabe la luna como yo me siento, 
si hazta la armadura se me ha puesto oscura de llorar por dentro.
Dudo que la luna pueda saber cuales son mis dudas, si ni yo las se!

La luna lunera no brilla en mi cielo, ya no hay cascabeles pa su sonagero. 
Yo desde mi tumba convertida en cuna, vuelvo pa decirte:
Perdoname luna, perdoname luna.

Enviste la luna como enviste el toro,
con y sin motivo,
se que te queria, 
que me siento solo.

Sabe bien la luna
que sin ti no vivo,
que no puedo verte
pero no te olvido!

Que sabe la luna del triste payaso, 
que al callar el toda firmese a la horca que le da el fracaso.
Dudo que la luna pueda saber
cuales son mis dudas, si ni yo las se!
La luna lunera ...».

El segundo trabajo de Silvia Pérez Cruz que hoy quiero resaltar fue su participación en el grupo de música tradicional catalana "Xalupa" junto con Chiara Giani, Lisa Bause y Aleix Tobias; un trabajo de creación y de interpretación musical completamente distinto al realizado con "Las Migas", del que surgió el disco titulado "Un sordo s'ho escoltava" (2010).


Al año siguiente, ya en el 2011, Silvia vuelvió a encontrarse con el contrabajista Javier Colina –con el que ya había colaborado anteriormente– y grabó otro maravilloso disco, dedicado al bolero cubano, titulado "En la imaginación"; obra en la que participaron Albert Sanz –al piano–, Marc Miralta –a la batería– y Perico Sambeat –al saxo.


De aquel disco podemos "ver y escuchar" ahora la versión de Marta Valdés que le da título al disco:


«Hoy estoy pensando que tal vez existas.
Está de fiesta la imaginación,
desesperada sensación de ti.
Quién serás, que así me invitas a amar,
quién serás, que me has podido dejar en mi locura, 
mientras se me escapa tu posible visión,
y sospecho que tú, que tú eres nadie,
que está de fiesta la imaginación».
("En la imaginación". Marta Baldés).

Ese mismo año, 2011, Silvia acompañada de Ravid Goldschmidt –pianista y percusionista israelí– grabó otro memorable disco titulado "Rompiendo aguas"; experiencia de la que ya había disfrutado anteriormente, en 2006, con la grabación de "Llama", obra también compartida con Ravid. 


En el siguiente vídeo podemos "ver y escuchar" a Silvia y a Ravid interpretando la canción titulada "Loca":


«Mis voces son aire, vuelan,
mis lunas son soles, mientes,
mis días son tierra pesada,
mis ojos son aguafuentes.

Ay!... como me pesan las alas,
ay!... ganas de besarte aire,
mis plumas están cansadas.
haz que mi corazón baile.

Ay!... loca, loquita loca,
así es mi boca.
aunque bese con sus frutas,
 de palabra se equivoca 

Soledad en compañía,
versos que vuelven besos,
ay!... cuídenme el alma mía,
sin disfrazar los silencios.

Ay!... quiero mi duda infinita,
ay!... tanto vino tinto y verte.
ay!... mama, ay! mama,
mi dulce es quererte.

Déjame vivir la vida,
tierra mar y pinos verdes.
Ay!... loca, loquita loca».

Por hoy, concluyo este "cuelgue"...; pero mañana volveré a escribir sobre Silvia Pérez Cruz refiriéndome, en concreto, a otro "cantar" –aprendido en la cuna– que ella sabe bordar de forma absolutamente exquisita; me refiero a las "habaneras"... ¡vayan preparándose!.