Páginas vistas en total

miércoles, 1 de agosto de 2012

ALEJANDRO FERRE... ¡UN DESCUBRIMIENTO Y UN NUEVO MOTIVO PARA LA ESPERANZA!


CD: "Visiones de las horas quietas", de Alejandro Ferre, (2009).

Hace un tiempo, no recuerdo muy bien cuando fue, buscando una fotografía por internet me encontré con la anterior imagen; era la cubierta de un disco. Nada más verla me resultó impactante: un reloj sin esas agujas cansinas e inexorables que siempre van marcando el tiempo que se nos va; una expresión realmente mágica y misteriosa: "horas quietas"...; y todo ello sobre un fondo descarada y exultantemente blanco.

Ante la cubierta de este disco –¡que importante puede llegar a ser el diseño y la ilustración de una cubierta!–  tuve tres reacciones que hoy me apetece contar. 

La primera fue una reflexión: Hay momentos de la vida en que efectivamente a uno le gustaría que las horas se estuvieran quietas, que los relojes se quedaran sin agujas, y que el tiempo se detuviera; me refiero a esos instantes –como los que yo estaba viviendo justo en aquel momento– en que te sientes feliz con la suave e inesperada presencia de una persona a la que amas, o con la que te gustaría iniciar una linda historia de amor. (También es verdad que, por el contrario, hay momentos en que te gustaría que las horas pasarán lo más veloces posibles..., pero ¡bueno! esa es otra historia, y este no es el caso).

Mi segunda reacción ante la cubierta del disco fue puramente sensitiva... ¡me gustó mucho!... sobre todo me atrajo la belleza de la simplicidad y la sabia elocuencia de la sencillez...; y el "blanco", ¡amo el color "blanco"!...; quizá porque me evoca la cal con la que blanqueábamos la fachada de la casa en la que viví mi infancia, mi adolescencia y mi primer amor.

La tercera reacción, casi automática fue, en primer lugar, ponerme a indagar quien era ALEJANDRO FERRE –a quien no conocía–, e inmediatamente después dirigirme a "iTunes" para hacerme con el disco; es el lugar donde suelo comprar últimamente, aunque siempre con cierto disgusto porque a mi lo que realmente me gusta es tener el disco físicamente; ya sabéis poder tocarlo, verlo, ponerlo, quitarlo y guardarlo en mi "CDteca", para luego, cuando me apetezca, repetir el proceso.

Después de aquella experiencia descubrí que Alejandro Ferre es un cantautor argentino, residente en Mar de Plata. (Qué buenos recuerdos tengo de aquella hermosísima y acogedora ciudad).

Alejandro Ferré.

Escuché el disco y me gustó mucho; recuerdo, sobre todo tres canciones "Asterión" –inspirada por el cuento "La casa de Asterión", de Jorge Luis Borges–; "Agua de otro mar" –a la que después haré referencia–; y "Me salvan", canción que en su línea temática me resultó realmente "salvadora". (Es curioso cómo una canción pueden llegar a resultar liberadora y hasta terapéutica en un momento determinada). Aquella canción –cuarta del disco– dice así:

«Me salvan los colores y el halo de la luna,
me salva la fortuna de haberte conocido,
me salvan los sonidos de una vieja canción.
Me salva alguna gente y alguna gente no,
me salvan los que salvan y no piden nada a cambio,
me salva un sí en los labios que prodigan amor.
Me salva tu desvelo, madre de mi alivio,
me salva el lecho tibio que me diste en invierno.
Me salva ese cuaderno sembrado con tus letras [...].
Me salva sorprenderme con las cosas más primarias,
lo sensible, lo imposible y las tierras prometidas,
como buscar salidas reales o imaginarias.
Me salva la confianza que te guardo cada día,
me salvan los que aún no aprendieron la manía
de endurecer la piel, los permeables a la vida.
Y me salva saber que me falta aprender,
que la verdad no es ciega como me hacen creer,
que sus ojos son seguros e infinitas sus miradas».
("Me salvan". Alejandro Ferre).

Pasaron unos meses, y un día Alberto Leal –cantautor sevillano y  buen amigo– me mandó la maqueta de un disco que iban a editar y a presentar  –próximamente en Madrid– él y un compañero argentino...; compañero que resultó ser Alejandro Ferre –"el de Mar de Plata"– ¡Imagínense que sorpresa!... Aquel disco se llama "De amores y rayuelas" y ya lo comenté, en este mismo blog, el pasado día 20 de abril: 

http://fernandolucini.blogspot.com.es/2012/04/alberto-leal-y-alejandro-ferrede-amores.html

CD: "De amores y rayuelas", de Alberto Leal y Alejandro Ferré.
Álvaro Ruiz, Alejandro Ferre y Alberto Leal durante la presentación
del disco «De amores y rayuelas» en La Estación de Sevilla.
(Fotografía de Alicia Albarrán)

Así fue como conocí personalmente al autor de "Visiones de las horas quietas": Alejandro Ferré...; le escuché cantar, ¡me gusto como lo hacía!, percibí como le admira y le aprecia Alberto Leal, hablé con él un ratito después del concierto y he de confesar me tiene bastante "enganchao" –¡otro más que me engancha!–... ¿cómo si no?... De vez en cuando –últimamente con bastante frecuencia– escucho su canción "Agua de otro mar", y mientras la escucho tomo impulso, realimento mi esperanza y respiro... ¿cómo no voy a estar "enganchao"a Alejandro Ferre?...

«Hay caminos que guardas en la memoria,
historias que dan luz,
hay sentido en la locura que te lleva
por este sueño azul.

Y aunque a veces casi todo se derrumba,
en la noche hallas un sol que al fin te alumbra
nuevos pasos, viejas huellas bajo arena
para continuar.

Y aunque este agitado mar hoy te marea
y aunque a veces toda orilla sea ajena,
siempre hay una tabla a mano que te acerca
el agua de otro mar.

Hay dolores que aún abruman tus palabras
que el tiempo curará,
hay sequías que resecan la esperanza,
pero ya lloverá.

Hay presencias silenciosas que te aguardan,
que te aclaran con su abrazo la penumbra,
de ese tiempo que vendrá tras de la bruma
que hoy te hace dudar».
("Agua de otro mar". Alejandro Ferre)

Y ahora, hace unas semanas Alejandro me ha hecho llegar físicamente aquel "Visiones de las horas quietas", y por fin lo tengo aquí, a mi lado..., y no hace "tic-tac", ¡no!... lo que me produce es un "bun-bún" de latidos...; ¡es un disco muy hermoso!... ¡os lo recomiendo!...; ¡os recomiendo los dos!, es decir, éste, y "De amores y rayuelas".



Para  concluir este "cuelgue" no puedo dejar de mencionar a los músicos que acompañan a Alejandro Ferré en su disco: Miguel La Pietra, Jorge Pittaluga, Tomás Yacachury, Agustín Bax, Juan Pablo Fernández, Facundo Passeri, Anahí Meléndez, Vicky Ané, Mariano Páez, Coyote Fanproyen, Charly Espinoza, Antonio Torres y Michaela La Pietra haciendo coros en uno de los temas.