Páginas vistas en total

martes, 29 de enero de 2013

CANTOS DE LA RESISTENCIA ESPAÑOLA: 1939-1961 - DE "ROLANDO ALARCÓN" Y DE "CHICHO SÁNCHEZ FERLOSIO", POR EJEMPLO - I

El pasado miércoles, día 23, en el octavo "cuelgue" que publiqué sobre mi libro "CRÓNICA CANTADA DE LOS SILENCIOS ROTOS", hacía referencia a un trabajo de investigación que realizaron en España –en 1961– los periodistas italianos Sergio Liberovici y Michele L. Straniero sobre los llamados "Cantos de la nueva resistencia española creados entre 1939 y 1961". El resultado de aquella investigación fue publicado en Turín y en Montevideo en un libro en el que sus autores, entre otras consideraciones, hacían las siguientes:

«Esta colección es el resultado de un viaje hecho a España en el mes de julio de 1961, durante el cual hemos tratado de acercarnos al mayor y más variado número de personas posible; en efecto, nos hemos detenido con jóvenes y ancianos, escritores y hombres del mundo de la cultura en general, profesionales, políticos, obreros, pescadores, campesinos, gente de la calle. De sus anécdotas y de su voz hemos obtenido casi todos los textos que aquí se incluyen. Es un material de actualidad, todavía no recogido antes y, por tanto,  no organizado ni completo. El único elemento que le da unidad y que hace de este conjunto un pequeño "corpus" muy representativo desde el punto de vista cultural y político, es el de la oposición popular al régimen instaurado en España por Franco en 1939. Esta realidad política es también la única razón de nuestra recopilación.

Las composiciones que se incluyen pertenecen al género de "cantos de protesta", o sea ese tipo de canto que acompaña a "acontecimientos históricos, conmociones, reivindicaciones, situaciones revolucionarias de especial malestar o tensión social", que denuncia, de algún modo, la injusticias sociales y canta la exigencias de la libertad. Son, por tanto, cantos populares, ya que a pesar de la variedad de extracción –elemental o culta– y de posición política –desde un ligero lamento hasta las precisas indicaciones de lucha–, expresan un concepto de la vida y del mundo netamente en contraste con el optimismo de la sociedad oficial».

A partir de la publicación de aquel libro fueron muy diversos los investigadores-cantores que se interesaron en, lo que podríamos llamar, la "sonorización" de aquel libro", es decir, en recoger esos cantos tal y como se cantaban en la época, o en recuperarlos a través de nuevas y originales interpretaciones. Evidentemente se trataba de un magnífico e imprescindible trabajo de recuperación de la memoria contra el olvido.



Entre esos investigadores-cantores hay que destacar a ROLANDO ALARCÓN, folclorista, compositor y profesor nacido en Santiago de Chile en 1929, y fallecido en 1973. 

Rolando, militante del partido comunista chileno, fue uno de los componentes fundamentales del colectivo denominado "Nueva canción chilena". A su trabajo intenso e importante de composición e interpretación, dedicaré próximamente un "cuelgue" específico; hoy voy a limitarme a hacer referencia a sus trabajos concretos de recopilación y recreación de nuestros "Cantos de resistencia", y en concreto a la grabación de su disco titulado "CANCIONES DE LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA", editado en 1968, y del que se han realizado diversas reediciones póstumas.



Mi principal interés en los cuelgues de hoy y de mañana –mañana hablaremos de CHICHO SÁNCHEZ FERLOSIO–, es recuperar algunas de aquellas canciones para que podamos escucharlas y podamos tomar conciencia de lo que supuso aquel canto de resistencia, "verdaderas armas cargadas de futuro". Hoy en concreto os voy a proponer la audición de cinco canciones recogidas por Liberovici  y Straniero que Rolando Alarcón retoma e incorporadas en el disco antes citado.

Estas son esas cinco canciones. Como veréis las presento sin hacer ningún comentario previo, creo que su simple audición puede ser claramente significativa y elocuente.

• PRIMERA CANCIÓN: "Canción de Bourg Madame"


«Españoles, salís de vuestra patria
después de haber luchado contra la invasión
caminando por tierras extranjeras
mirando hacia la estrella de la liberación

Camaradas caídos en la lucha
que disteis vuestra sangre por la libertad
os juramos volver a nuestra España
para vengar la afrenta de la humanidad

A ti Franco traidor vil asesino
de mujeres y niños del pueblo español
tú que abriste las puertas al fascismo
tendrás eternamente nuestra maldición».

SEGUNDA CANCIÓN: "Nubes y esperanza".


«Y el cielo se encuentra nublado
no se ve relucir una estrella,
los motivos del trueno y del rayo
vaticinan segura tormenta

Y son, y son, y son
tiempos borrascosos
que tienen, que traen,
las lágrimas a los ojos.

Y el cielo ya se ha despejado
ya se ve relucir una estrella,
y reluce con brillo potente
todo el mundo confía en ella.

Y son, y son, y son
tiempos de bonanza
que tienen, que traen, que están
llenos de esperanza».

• TERCERA CANCIÓN: "Dime donde vas morena". (Del texto de esta canción se conocen varias versiones, presento una de ellas).


«Dime dónde vas, morena,
dime dónde vas, salada.
Dime dónde vas, morena,
a las tres de la mañana.

Voy a la cárcel de Oviedo
a ver a los pacifistas
que los tienen prisioneros
esa canalla fascista.

Si te quieres casar
con la chica de aquí
tienes que ir a Madrid
a empuñar un fusil.

Dime por qué vas llorando
cuando recién te levantas.
Dime por qué vas llorando,
dime por qué ya no cantas.

Yo lloro por mis hermanos,
yo lloro por mis valientes
que los tienen prisioneros
en jaulas de fierro ardiente.

Dime qué llevas, morena,
en esa jarra cerrada.
Dime qué llevas, morena,
a las tres de la mañana.

Llevo la sangre que corre
por las llanuras de Soria
pa’ tirarla a los fascistas
para que tengan memoria».

CUARTA CANCIÓN: "Ya se fue el verano".



«Ya se fue el verano, ya viene el invierno.
Dentro de muy poco caerá el gobierno.
Que tururururú, Que tururururú,
Que tururururú, que la culpa la tienes tú.

Todos los ministros se irán al destierro,
y Francisco Franco delante de ellos.
Que tururururú, Que tururururú,
Que tururururú, que la culpa la tienes tú.

En España nadie come ya caliente;
nos vamos a hacer una funda pa' los dientes
Que tururururú, Que tururururú,
Que tururururú, que la culpa la tienes tú.

La verdura es cara, no hay quien coma fruta
y todo por culpa de un hijo de puta.
Que tururururú, Que tururururú,
Que tururururú, que la culpa la tienes tú.

Más de cien pesetascuesta la ternera;
ni que el animal un hijo de Franco fuera.
Que tururururú, Que tururururú,
Que tururururú, que la culpa la tienes tú.

Ya los españoles no saben que hacer,
en cuanto se mueran los van a detener.
Que tururururú, Que tururururú,
Que tururururú, que la culpa la tienes tú.

Los americanos son dueños de todo.
Yo soy español, pero en España me jodo.
Que tururururú, Que tururururú,
Que tururururú, que la culpa la tienes tú.

Curas, militares, monjas y accionistas;
y del Opus Dei, también los falangistas
Que tururururú, Que tururururú,
Que tururururú, que la culpa la tienes tú.

Abrid las maletas, pronto será tarde.
Iros de país que la cosa está que arde.
Que tururururú, Que tururururú,
Que tururururú, que la culpa la tienes tú.

Ay, que mala leche nos dan los lecheros.
es mucho peor la que tienen los obreros.
Que tururururú, Que tururururú,
Que tururururú, que la culpa la tienes tú».

QUINTA CANCIÓN: "Muerte en la catedral".

Pincha aquí para escuchar la canción:

«El caballero cristiano
fue a la iglesia a comulgar
y un buen cura vascongado
empezaba a celebrar.

Ya entona el credo solemne
y el coro empieza a cantar
olor a incienso y misterio.
–Silencio: ¿qué va a pasar?

El sacerdote se vuelve
"Dominu Vobiscum" da
ya suenan las campanillas
que llaman a comulgar.

Ya el caballero cristiano
se adelanta hacia el altar
ahora se traga la hostia
y comienza a vacilar.

Al suelo se cae redondo,
reina la perplejidad
uno de entre el pueblo grita:
–¡Parece que es General!

–¿Será el que yo me imagino?
–¡Hostias qué felicidad!
–¡Francisco Franco, mi padre!
–No sé lo que va a pasar!

–Pero pase lo que pase
¡ya tenemos libertad!

Aquí yace Paco Franco
de una hostia envenená
que le dieron en la iglesia
y por cierto muy bien da».