Páginas vistas en total

martes, 25 de octubre de 2011

¡MALDITAS GUERRAS! - 100 + 100 + 4

Hace tiempo que veníamos planeando el reencontrarnos sin prisas para hablar relajadamente, y comernos algo juntos. 

Por fin ese día llegó; comimos en uno de mis restaurantes preferidos de Madrid –"El pelotari"– y hablamos, y hablamos...; hablamos de canción; de los poetas con los que compartimos admiración; de Carlos Cano; de Lluís Llach; del amigo Alfonso; de América –¡qué ganas de volver!...; de sus proyecto, de los míos... y, por supuesto, de lo riquísimas que estaban las anchoas fritas, la tortilla de bacalao y el solomillo.

Paco Cifuentes me contó que estaba ultimando su próximo disco –del que podremos disfrutar a principios del año que viene –es decir, ¡ya mismo!–; que estaba componiendo como un loco, y ¡lo más apasionante!: que estaba reencontrándose con su trabajo como compositor y con su voz –para mí una de las voces más "jondas" y más bellas de nuestros cantores contemporáneos.

Paco Cifuentes.
Yo, en un momento de la conversación, le comenté que acaricio el proyecto de publicar un libro al que titularé "MALDITAS GUERRAS", en el que me gustaría recopilar muchos de los "cuelgues" que, con ese mismo título, vengo publicando en el blog...; hablamos de las guerras, de "Masters of war» y de Dylan...; y justo, en ese momento, Paco abrió una libreta que tenía sobre la mesa y se puso a escribir..., leí lo que había escrito..., le pedí si me dejaba arrancar la hoja y quedarme con ella...; me dijo que sí... Esto fue lo que escribió:

Hermoso poema para este cuelgue 100 + 100 + 4 contra las guerras ¡MALDITAS!

«Que la guerra 
sea sólo en tu cuerpo. 
Que se destrocen 
en un abrazo los amantes.
Que a los que no tengan 
la caricia cercana 
les toque en el hombro 
el deseo de otros labios semejantes.

Esta noche urge, 
esta noche bajo el mismo manto 
sobre el que saldrá el mismo sol 
de África.

Y para que no mientan 
los que ya no aman más».

¡Gracias Paco! ¡Mereció mucho la pena el reencuentro!

ARTE Y CANCIÓN. "ANDRÉS VÁZQUEZ DE SOLA"

Andrés Vázquez de Sola. (Fotografía de Ruiz Almodóvar)


Andrés Vázquez de Sola nació en San Roque (Cádiz), y es uno de los periodistas y de los dibujantes españoles mas clara y descaradamente comprometidos con los auténticos valores democráticos y, muy en particular, con la paz y con la libertad; compromiso siempre presente a lo largo y a lo ancho de toda su vida personal y profesional; y expresado –de forma elocuente y clara– en sus dibujos y en sus lienzos surgidos de un juego de formas, de colores y de "ternuras" que él sabe practicar y conjugar como nadie.

Durante los años de la dictadura franquista, dada su ideología y su temperamento radicalmente enfrentado a los comportamientos fascistas y represivos de la época, y dada su forma de entender el arte como una realidad expresiva libre y radicalmente ajena a cualquier tipo de represiones –él no estaba dispuesto a renunciar por nada del mundo a su libertad–, tuvo que exiliarse a Francia –fue  en 1959– donde permaneció más de dos décadas trabajando en medios periodísticos y de comunicación como Le Canard, Le Monde, Le Monde Diplomatique o L'Humanité.

Tras la muerte de Franco, Vázquez de Sola, regresó a España; empezó a trabajar en medios periodísticos como Diario 16, El Independiente, Interviú o Mundo Obrero...; y, sobre todo, se dedicó –y sigue entregado a ello– a crear –a crear en libertad–; y a reivindicar con sus creaciones plásticas sus pasiones literarias, y sus creencias y convicciones vitales.

Ya vimos, hace unos días, dos de sus obras en los "cuelges" "100+100+1" y "100+100+2" contra las guerras; una de ellas dedicada a Fermín Salvochea y Álvarez, y la otra a Federico García Lorca. Observar, seguidamente, este maravillo cuadro dedicado a Rafael Alberti glosando los inmortales versos que cantó Paco Ibáñez:



«Nadie, nadie, nadie, que enfrente no hay nadie
que es nadie la muerte si va en tu montura
galopa caballo cuatralbo, jinete del pueblo
que la tierra es tuya
A galopar, a galopar, hasta enterrarlos en el mar».

Vázquez de Sola al igual que ha estado vinculado pasional y plásticamente al mundo de la literatura, lo ha estado también al de la canción.

El siguiente cuadro, por ejemplo, está dedicado a Raúl Alcover, compositor e intérprete granadino que perteneció al colectivo "Manifiesto Canción del Sur"; que ha grabado hermosos discos como los titulados "En esta tierra", "El signo del viento", "El musicante" o "Noche canalla" y que ha musicalizado –y lo sigue haciendo– a poetas como los que Vázquez de Sola retrata a su alrededor. (Intenta identificarlos).


Más recientemente, Andrés Vázquez de Sola ha ilustrado el extraordinario disco del "cantaor" flamenco Juan Pinilla, titulado "Las voces que no callaron. Flamenco y Revolución"; obra ejemplar a la que le dedicaré, próximamente, en "cuelgue" que se merece. De ese disco reproduzco, a continuación, el cuadro original y la reproducción que se hace de él en la cubierta.