Páginas vistas en total

lunes, 19 de noviembre de 2018

DESDE MI ATALAYA: DE LA ESCRITURA COMO ESTRATEGIA CONTRA EL OLVIDO.


«Nací de la escrituraEscribiendo, existía, escapaba de las personas mayores; únicamente existía para escribir, y si decía "yo", eso significaba "yo que escribo". Comoquiera que fuera, conocí la felicidad».

Siempre recordaré la impresión que me causaron estas palabras de Jean-Paul Sartre el día que las leí por primera vez. Inmediatamente me sentí identificado con él y con su "pasión por escritura".

Me gusta y necesito escribir, soy feliz escribiendo y he dedicado a la escritura una parte muy importante de mi vida.



En estos últimos días he "dado a luz" mi último libro: «Miguel Hernández ...Y su palabra se hizo música». Con él son ya más de cuarenta los que he publicado.

Inicialmente empecé a escribir como necesidad y como una forma de encontrarme conmigo mismo. Escritos adolescentes que recuerdo, que no conservo, y que fueron muy importantes para mi... Y, como Jean-Paul Sartre, «conocí la felicidad».

Después empecé a sentir la necesidad de "comunicarme con los demás a través de la escritura". Primero escribí y publiqué colaboraciones y artículos en revistas como "Saeta azul", "Cuadernos para el diálogo", "Triunfo" y "Noticias obreras". Más tarde llegaron los libros. Siempre en torno a dos de mis grandes pasiones vitales: la música y la pedagogía.

Publicados mis primeros libros, y en relación con aquella necesidad de comunicarme a través de la escritura, empecé a descubrir el placer de "sentirme leído" y llegué a la conclusión de que "escribía para que me leyeran". En ese sentido y en aquellas circunstancias, las "editoriales" fueron necesarias e importantes para mí... Y escribiendo, publicando y sintiéndome leído, «conocí la felicidad».

En noviembre de 2010, descubrí las redes sociales, creé este blog y empecé a escribir en él prácticamente todos los días. "Me sentí muy leído" –quizá más que nunca– y tomé la decisión de abandonar la creación de libros y el mundo editorial.

Un buen día, de forma inesperada, sufrí un "ictus" –que superé felizmente–. En aquella situación pude vivir la experiencia de estar al borde de la "pérdida de la memoria", y sentí el vértigo de la posibilidad del "olvido". Me pasé largas horas sentado en un banco callejero sencillamente "recordando".



Fue en aquel banco donde mi pasión por la escritura cambió de rumbo. Fue allí donde tomé la decisión liberadora de ESCRIBIR COMO ESTRATEGIA CONTRA EL OLVIDO y, a partir de ahí, volver a los libros, pero a partir de ahora de forma radicalmente libre, sin que nada ni nadie me mediatizara. Escribir en libertad y sin otro objetivo esencial que echarle y ganarle pulsos a la "memoria contra el olvido".

Para ello conocí y opté por la "autoedición" de libros de tirada reducida, y decidí ponerme en manos de la ayuda y la solidaridad de los amigos y amigas que aprecian, comparten y desean participar conmigo en esta estrategia de escribir contra el olvido.

El resultado de aquella opción, hasta este momento, ha sido magnífico y esperanzador. De hecho en poco más de año y medio he/hemos publicado estos tres libros y he/hemos puesto en marcha la Colección "CANCIÓN Y LITERATURA"... 



Y el camino continúa, en este momento ya tengo en marcha –a punto de lanzarlo como proyecto– la escritura del segundo libro de la Colección "Canción y Literatura": «PABLO NERUDA ...Y SU PALABRA SE HIZO MÚSICA»... Espero poderlo publicar en el próximo mes de enero... Y de esta forma –como desde los inicios– escribiendo «sigo conociendo la felicidad».