Páginas vistas en total

martes, 17 de junio de 2014

«RETRATOS ÍNTIMOS». INTRODUCCIÓN

Hace unos años, concretamente en 1998, mientras escribía mi libro "Crónica cantada de los silencios rotos. Voces y canciones de autor 1963-1997" –para Alianza Editorial– me surgió la necesidad de agradecerle a varios cantautores y cantautoras –amigos y amigas– lo mucho que me habían ayudado a vivir, y lo mucho que había podido disfrutar con sus canciones. Fue entonces cuando se me ocurrió escribir una serie de "RETRATOS ÍNTIMOS" que incorporaría al final del libro acompañados, cada uno de ellos, de una caricatura que Alfredo González –extraordinario pintor– que se ofreció generosamente a crearlas.

Aquel libro está totalmente agotado y ahora, en este momento, me apetece que aquellos "RETRATOS ÍNTIMOS" puedan revivir de nuevo, se conozcan por otras personas –sobre todo las más jóvenes– y no se olviden. Es por ello que, a partir de hoy, voy a ir recuperando cada uno de aquellos textos aquí  DONDE CANTAMOS COMO QUIEN RESPIRA.

Para iniciar esa recuperación, hoy os voy a copiar la introducción que escribí en el libro para este capítulo al que llamé  RETRATOS ÍNTIMOS; posteriormente, en días sucesivos, iré presentando cada uno de esos retratos.


«Ha llegado ese tiempo en que los años,
las horas, los minutos, los segundos vividos
se perfilan de ti, se llenan de nosotros,
y se hace urgente, se hace necesario
para no verlos irse con la muerte,
fijar en ellos nuestras más dichosas
sucesivas imágenes».
(RAFAEL ALBERTI).

Estos versos de Rafael Alberti, extraídos de su poema "Retornos del amor en los balcones", tienen mucho que ver con las páginas en las que me propongo trazar eso a lo que he llamado "Retratos íntimos".

Tras el desarrollo de esta "Crónica cantada de los silencios rotos" en la que he procurado reflejar y valorar –creo que con objetividad– todas y cada una de las presencias significativas que la hicieron posible, es ahora mi propia subjetividad la que me reclama un pequeño rincón en estas páginas; un espacio íntimo para fijar en ellas las sucesivas imágenes de aquellas presencias que particularmente, y de una manera más rotunda, llenaron, y siguen llenando, mis años, mis horas, mis minutos y hasta mis segundos, de latidos de sensibilidad y de esperanza.

A la hora de responder y de satisfacer esa demanda de mi subjetividad –a la que profeso un profundo respeto– me he dejado llevar plenamente por ella, es decir, por las presencias que ella –y, en ella, mi afectividad– en un primer término me iba demandando.

Soy consciente, en consecuencia de que aquí van a faltar muchas presencias que han sido, y son, claves e importantes para nuestra historia, para el desarrollo cultural y artístico en nuestro país y, sobre todo, para la defensa y la realización de los ideales democráticos en cada uno de nuestros pueblos. Pero soy consciente también de que con estos "Retratos íntimos" solo pretendo "fijar en ellos las mas dichosas y sucesivas imágenes" que forman parte de lo que yo llamaría mi pequeña biografía, o mi más íntimo y particular retrato.

Agradezco profundamente a Alfredo su generosidad y su sensibilidad al ofrecerme su colaboración y su presencia, en estas paginas, a través de sus dibujos-retratos; presencia en la que también, por su parte, se manifiesta eso que Alberti llama "retornos el amor en los balcones".


(Las caricaturas que acompañan a cada "Retrato íntimo" –como puede verse en la anterior imagen– fueron mostradas en la exposición "¡VOLAD, CANCIONES, VOLAD! Cincuenta años de canción de autor en España", que presenté en la Biblioteca Nacional de Madrid, del 7 al 14 de mayo de 2006.

En la actualidad, los originales de las caricaturas están en mi "garaje-museo", y en su día pertenecerán al Centro de la Canción de Autor. Una copia de cada una de ellas puede contemplarse en la Sala "La Estación de Sevilla" a la que se las doné con motivo de su inauguración).

No hay comentarios:

Publicar un comentario