Páginas vistas en total

viernes, 20 de junio de 2014

JOSEP TERO (I) - CRÓNICA DE UNA COHERENTE SENSIBILIDAD.

Josep Tero. (Fotografía de Juan Miguel Morales).

La historia de la "nova cançó" está cuajada de grandísimos creadores, compositores y cantautores a los que siempre he admirado mucho por su calidad, y por su inquebrantable compromiso con la realidad y con la cultura catalanas, uno de ellos es sin duda JOSEP TERO.

Josep, maestro de profesión, nación en l'Escala –en el alto Ampurdán–, pueblo costero al que le ha dedicado –en recuerdo de su padre– una de sus más hermosas canciones titulada "Quan dic l'Escla"; bella y enternocedora canción que os recomiendo escuchar como pórtico de este "cuelgue", porque nos introduce muy bien, no solamente a la infancia de Josep Tero, sino en la realidad de un tiempo y de un país que nunca más debería repetirse. 


«Cuando digo l’Escala, digo la barca de mi padre / estrellada al sol de una cala doliente / donde la gente ya no va a encontrarse como antes, / ni a respirar los pinos que cortejaban el aire. / Cuando digo l’Escala, digo la nieve de las montañas / del Camigó helado, que envía tramontanas / para desempolvarnos el trigo de los pocos campos de la llanura / que los campesinos aún siembran año tras año. / Cuando digo l’Escala digo un camino hacia Francia / para huir el horror de las guerras de España / y caminos de claridad de l’Albera y os Aspres / para cruzar el Rosellón sin necesidad de añoranza. / Cuando digo l’Escala, digo la escuela a donde nos llevaron / a aprender a tener miedo de curas y alcaldes, / y de maestros vencidos, obligados a enseñarnos / a escribir y a leer en una lengua extraña. / Cuando digo l’Escala, digo los juegos de cada tarde, / y algunos juegos prohibidos las tardes de los sábados: / en Ampurias, cerca del mar, el cielo no ayudaba / a salir del infierno con el que siempre acababa / el sermón del mosén, ladrón de risas / pesadilla de muchas noches de aquellos que rezábamos / por un mundo sin males, ni guerras, ni esclavitud /a una Virgen María que bien poco nos escuchaba. / Cuando digo l’Escala, digo el desprecio a la cara / para los que no querían ser como todos los demás, / por no hacer nunca como ellos: fútbol cada semana, / por no pelearse con ellos, ni hacerse con ellos el macho. / Cuando digo l’Escala, digo las dunas y las playas, / y las calles donde el sol entraba dentro de las casas / para calentarnos el invierno que arañaban los vientos, / y para hacer sonreir a los viejos, de quienes aprendíamos tantas / palabras que hemos perdido, y canciones y cuentos, / y juegos para que amainase el frío que nos entumecía, / mientras el padre, en el mar, calaba incluso bajo nubes de tormenta / para que nunca nos faltara un trozo de pan en la mesa. / Cuando digo l’Escala, / digo la barca de mi padre».



«Quan dic l’Escala, dic la barca del meu pare / estavellant-se al sol d’una cala malalta / on ja no va la gent com abans a trobar-se / ni a respirar-hi els pins que hi festejaven l’aire. / Quan dic l’Escala, dic la neu de les muntanyes / del Canigó glaçat que envia tramuntanes / espolsar-nos els blat del pocs camps de la plana / que els pagesos encara sembren any rera altre. / Quan dic l’Escala, dic un camí cap a França / per fugir de l’horror de les guerres d’Espanya / i camins de claror de l’Albera i els aspres / per creuar el Rosselló sense haver d’enyorar-se. / Quan dic l’Escala, dic l’escola on van portar-nos / a aprendre a tenir por a capellans i alcaldes / i de mestres vençuts obligats a ensenyar-nos / a escriure i llegir en una llengua estranya. / Quan dic l’Escala, dic els jocs de cada tarda / i alguns jocs prohibits les tardes de dissabte / Empúries vora el mar, el cel ens ajudava / a sortir de / l’infern amb què sempre acabava / el sermó del mossèn, robador de rialles / malson de moltes nits de tots els qui pregàvem / per un món sense mals ni guerres ni esclavatges / a una mare de Déu que poc ens escoltava. / Quan dic l’Escala, dic el menyspreu a la cara / per els qui no volíem ser com tots els altres / per no fer mai com ells, futbol cada setmana / per no batre’s amb ells, ni fer-se amb ells el mascle. / Quan dic l’Escala, dic les dunes i les platges / i els carrers on el sol entrava dins les cases / a escalfar-nos l’hivern que els vents esgarrapaven / i a fer somriure els vells de qui apreníem tantes / paraules que hem perdut i cançons i rondalles / i jocs perquè mai més el fred que ens enrampava / mentre el pare en mar englobi tot calada / perquè no ens faltés mai un bocí de pa a taula. / Quan dic l’Escala, dic la barca del meu pare». 

JOSEP TERO a finales de los años sesenta, se introdujo en el mundo de la música, junto con Marina Rossell, componiéndole algunas de su más bellas canciones, como "Si volieu escoltar", sobre un poema de Espriú, o la inolvidable "Cos meu, recorda", basada en unos versos de Kavafis. (Curiosamente en ambos casos, fueron las canciones que dieron título al primero y al cuarto LP de la cantante catalana).

Entre 1982 y 1986, acompañó a Lluís Llach en sus recitales por toda Cataluña, realizando la primera parte de sus conciertos y obteniendo un gran éxito.

Josep Tero, Marina Rossell y Lluís Llach.

Tras aquel rodaje artístico y profesional Josep Tero grabó su primer LP, titulado "Batecs d'ocells" ("Batidos de pájaros") (1987), con la colaboración de Lluís Llach y de Marina Rossell; disco en el que quedan reflejados dos de los grandes ejes de la obra de Josep: la creación e interpretación de sus propias canciones –de gran belleza y sensibilidad–, y la composición de canciones sobre versos de poetas fundamentalmente catalanes; en este primer LP, concretamente, canciones con textos de Maria Àngels Anglada, Clementina Arderiu, Juan Roís de Corella, Salvat-Papasseit y Kavafis, poeta griego por el que Josep Tero siente una profunda admiración.

En 1990, editó su segundo LP: "Raval"; disco de gran belleza y cargado de gratas sorpresas como la participación de Maria del Mar Bonet cantando el tema titulado "Rondalla eivissenca"; o las de Marina Rossell y Georges Moustaki, bordando, con sus voces y con la música de Tero, nuevos versos de Kavafis.

Resulta necesario mencionar también el CD "Lladre d'Amor", grabado, en 1995, en homenaje a Joan Salvat-Papasseit; en este disco Josep nos ofrece una muy cuidada selección de canciones tradicionales de bandoleros y ladrones, brillantemente entrelazadas con canciones creadas sobre textos de Salvat-Papasseit, mitificador del bandolerismo amoroso, que escribió aquello de que «si fos lladre d'amor m'obririen les portes».

Seguidamente Josép Tero ha publicado los siguientes discos: "Camins de tarda" (1999); "Sal" (2001), "Et deixaré la veu" ("Te dejaré la voz") (2002); "Fronteres" (2009) y "D'un mateix port" ("De un mismo puerto") (2014), disco que presentaré mañana en el apartado del blog dedicado a lo que llamamos "musicalmas sabatinas".



Por último es importante mencionar la participación de Josep Tero en el doble CD del músico y cantante griego LAURENTIS MAXAIRITSAS: "Los ángeles viven todavía en el Mediterraneo" (2013). En concreto  Josep Tero está presente en el disco con dos de las canciones que grabó en su CD "Fronteras", ahora versionadas y cantadas en griego. Estas dos canciones son: “A Griselda...”, compuesta a partir de un texto de Carles Fages de Climent –escritor, poeta y periodista, nacido en Figueras en 1902 y fallecido en 1968–; y “Amb un sol gest”, canción que Josep creó a partir de la musicalización de un poema de Miquel Marti i Pol.

Sobre esta colaboración con Laurentis Maxairitsas y sobre su disco "Fronteras" puede ampliarse la información acudiendo a los "cuelgues" que ya les dedique anteriormente en este mismo blog. Ver:


No hay comentarios:

Publicar un comentario