Páginas vistas en total

lunes, 17 de diciembre de 2012

CANCIONES CON HISTORIA: «PREGUNTITAS SOBRE DIOS» DE ATAHUALPA YUPANQUI

Hace tiempo que tengo abandonadas algunas secciones del blog hacia las que siento un gran aprecio, y que sé hay muchas personas –de las que habitualmente os paseáis por aquí– que valoráis y que os gustan mucho; una de ellas es la que titulé "CANCIONES CON HISTORIA"; sección en la que me propongo recuperar hermosas canciones que han sido muy importantes en la historia de nuestra "canción de autor".

Hoy, esa "canción con historia" se titula "Preguntitas sobre Dios" y la protagoniza como autor y como intérprete el inolvidable ATAHUALPA YUPANQUI.


Atahualpa Yupanqui.

Atahualpa, y, en concreto, la canción que hoy recordamos, fueron un referente fundamental para el nacimiento de nuestra "canción de autor"; han sido muchos los "cantautores" que en los años sesenta y setenta sintieron hacia él una gran admiración y lo incorporaron en su universo musical y creativo como un referente insustituible, entre ellos, por ejemplo, Carlos Cano, Senante, Aute, Pedro Manuel Guerra o, muy especialmente, Mikel Laboa.

Mikel Laboa me contaba que entró en contacto con la obra de Yupanqui en 1955, a través de un disco que le mandó un amigo desde Burdeos. En aquel disco, entre otras canciones, figuraba precisamente "Preguntitas sobre Dios"; canción que le sorprendió y llegó a atraparle por su sensibilidad y, en particular, por su contenido, que, en aquel contexto, resultaba totalmente revolucionario.

Sobre esa canción, que hoy recupero aquí donde CANTAMOS COMO QUIEN RESPIRA, Atahualpa Yupanqui, en el último concierto que dio con Ángel Parra, el 8 de febrero de 1992 –es decir, tres meses antes de su muerte–, dijo estas bellas, sinceras y entrañables palabras:

Cubierta del disco "El último recital" ofrecido por Yupanqui
en Zurich, acompañado de Ángel Parra. 8 de febrero de 1992.

«”Preguntitas sobre Dios” es una canción que me trajo muchas satisfacciones y también muchos dolores de cabeza; en cierta ocasión, por cantarla, llegué a estar cien días preso en una cárcel.

Yo no quiero faltarle el respeto a lo que la gente cree y ama; yo tengo la obligación de respetar.

No soy muy creyente; soy un poco como era mi padre...; cuandon mi madre me decía: “Yo soy creyente”, mi padre me miraba y decía: “Yo soy dudante”.

Yo también soy un poco “dudante”, tengo algunas dudas...; Puedo decirles por qué soy dudante, no es una falta de respeto.

Una vez me preguntaron: “¿Usted cree en Dios?”... Tengo mucho respeto por la imagen de Dios; mucho respeto por mamá, mi madre –adorable vasca, mi veces adorable, un millón de veces–; pero tengo también una duda que quisiera aclararles; una vez que termine mi duda podré rendirle mi homenaje a Dios, pero mientras tanto permítanme que guarde silencio. 

¿Y cuál es esa duda?. Mi duda es muy sencilla. Un sacerdote amigo mio un día me preguntó: “¿Usted cree en Dios?”. Y yo le contesté: “Tengo una duda”... “¿Y cuál es tu duda?”, volvió a preguntarme... Y yo le respondí: “Usted me pregunta si creo en Dios, y yo a mi vez me pregunto: Dios, ¿creerá en mí?...; esa es mi duda”».

Bellísimas palabras que son una extraordinaria y emotiva introducción para escuchar seguidamente la canción "Preguntitas sobre Dios" que, por cierto, como podréis comprobar tiene una total y absoluta vigencia.



«Un día yo pregunté:
¿Abuelo, dónde esta Dios?
Mi abuelo se puso triste,
y nada me respondió.

Mi abuelo murió en los campos,
sin rezo ni confesión.
Y lo enterraron los indios
flauta de caña y tambor.

Al tiempo yo pregunté:
¿Padre, qué sabes de Dios?
Mi padre se puso serio
y nada me respondió.

Mi padre murió en la mina
sin doctor ni protección.
¡Color de sangre minera
tiene el oro del patrón!

Mi hermano vive en los montes
y no conoce una flor.
Sudor, malaria y serpientes,
es la vida del leñador.

Y que naide le pregunte
si sabe dénde esta Dios:
Por su casa no ha pasado
tan importante señor.

Yo canto por los caminos,
y cuando estoy en prisión,
oigo las voces del pueblo
que canta mejor que yo.

Hay un asunto en la tierra
más importante que Dios
es que naide escupa sangre
pa’ que otro viva mejor.

¿Qué Dios vela por los pobres?
Tal vez sí, y tal vez no.
Pero es seguro que almuerza
en la mesa del patrón».

2 comentarios:

  1. Gracias por recuperar esas secciones que a mi me encantan....como la entrada de hoy.
    Un besazo!! Sin duda ninguna!!!

    ResponderEliminar
  2. apenas conocí esta canción en una clase que vi en la universidad, sobre la historia latinoamericana y la participación de la música, enserio me tramo las palabras y el significado que transmiten. Muy buen aporte (y)

    ResponderEliminar