Páginas vistas en total

jueves, 16 de febrero de 2012

PAU ALABAJOS II - PERSEGUIDOR DE SUEÑOS Y DE RENOVADAS ESPERANZAS Y HORIZONTES

Pau Alabajos.

Al iniciar hoy este segundo cuelgue dedicado a PAU ALABAJOS me han venido a la memoria unos versos del poeta canario Agustín Millares que, musicalizados por Juan Carlos Senante, incorporaron a su primer LP el grupo Taburiente:

«Yo poeta declaro que escribir poesía 
es decir el estado verdadero del hombre 
es cantar la verdad es llamar por su nombre 
al demonio que ejerce la maldad noche y día». 
("Yo poeta declaro")

Evocación poética justificada porque creo que define perfectamente el trabajo que Pau expresa y desarrolla en muchas de sus canciones; sobre todo en su tercer disco titulado "Una amable, una trista, una petita pàtria"(2011), en el que el creador valenciano, efectivamente, realiza con sus versos y sus canciones una clara aproximación –casi fotográfica y profundamente crítica– al verdadero estado actual de algunos de los sectores más deprimidos y mas sufrientes de la humanidad.

Cubierta del disco "Una amable, una trista, una petita pàtria"
de Pau Alabajos. (Ilustración: Paula Bonet)
«Una part del món
mira de reüll,
amb indiferència,
l’altra part del món:
mil milions de persones
que no tenen res.

Són els excedents
de la humanitat,
homes invisibles
sense veu ni vot,
que es mengen la ràbia
amb forqueta i ganivet.

Viuen per sota el llindar
de la resignació,
amb un forat a l’estómac.
No tenen dret al futur,
el seu destí ja està escrit,
marcat amb tinta indeleble.

Busquen el seu lloc,
obstinadament,
en les clavegueres
del segle XXI,
saben que l’esperança
és un luxe molt car.

Exiliats d’arreu,
habitants d’enlloc,
són la cara oculta
de la prosperitat
amb què s’omplin la boca
els líders mundials».

«Una parte del mundo / mira de reojo, / con indiferencia, / a la otra parte del mundo: / mil millones de personas / que no tienen nada. / Son los excedentes / de la humanidad, / hombres invisibles / sin voz ni voto, / que se comen la rabia / con tenedor y cuchillo. / Viven bajo el umbral / de la resignación, / con un agujero en el estómago. / No tienen derecho al futuro, / su destino ya está escrito, / marcado con tinta indeleble. / Buscan su sitio, / obstinadamente, / en las cloacas / del siglo XXI, / sabemos que la esperanza / es un lujo muy caro. / Exiliados por todos, / habitantes de ninguna parte, / son la cara oculta / de la prosperidad / con la que se llenan la boca / los líderes mundiales».


Pau, a través de sus canciones hace referencia a las "malditas guerras" que «explotan y que nunca salpican de sangre a los verdugos»; o denuncia la realidad de este país nuestro «anestesiado que ni siquiera muestra las dientes cuando –por ejemplo– algunos miembros de sus gobiernos son acusados de corrrupción»; Pau condena las mordazas cotidianas, las «tijeras de la inquisición», la mentira como moneda de cambio y el reino de la ambigüedad.

Y frente a esa realidad, Pau levanta el vuelo –el vuelo de las razones utópicas, de los sueños posibles–, un vuelo asentado y fortalecido en el «homenaje a cada uno de los luchadores que perdieron su vida construyendo un mundo mejor».


«Com podríem mantenir viu el record de tots aquells herois
que van posar-se mans a l’obra, perseguint nous horitzons,
nous horitzons?
Em ve al cap només una manera i és fer nostre el seu combat,
apropiar-nos de la lluita, reivindicar el seu llegat:
esborrem l’empremta del feixisme, plantem cara als opressors,
arranquem d’arrel les injustícies, brindem en el seu honor».
("Nit i boira")

«Cómo podríamos mantener vivo el recuerdo de todos aquellos héroes / que se pusieron manos a la obra, / persiguiendo nuevos horizontes, / nuevos horizontes? / Me viene a la cabeza nada más una / manera y es hacer nuestro su combate, / apropiarnos de su lucha, reivindicar su legado: / borremos la huella del fascismo, plantemos cara a los opresores, / arranquemos de raiz las injusticias, brindemos en su honor». ("Noche y niebla").

Por otra parte, esa capacidad que posee Pau Alabajos de acercarse a la realidad para cantárnosla, la posee y la desarrolla también cuando se vuelca en un tipo de canción más íntima, más personal; por ejemplo en sus canciones de amor y desamor... En este caso la realidad se traduce en "entrañables cotidianidades"; en el valor de lo pequeño –de aquellas "petites coses" que canta Serrat.

«Avui necessite
posar punt i a part,
vull fer inventari
de totes les coses
que m’has regalat
i que em són impossibles
de guardar al fons d’un calaix:
un sobre blau;
milions de missatges de text;
un e-mail, que guarde
a consciència, com un amulet;
un punt de llibre;
milers de cançons
amb la teua empremta dactilar;
un clauer que té forma
de sargantana;
un tiquet de l’últim peatge
abans de Sabadell;
un paquet bomba que no
va esclatar i conserve
en algun lloc segur.
Encara n’hi ha més:
tinc una targeta
de Can Rectoret;
un llarg poema, regal de Nadal;
mitja dotzena de fotos
penjades al facebook
i un pòster de Muse
rebregat; una entrada de cine
i aquestos texans;
tres nits a l’Escala,
el viatge a París
i cada ciutat que incendiàrem.
Són tants els records
que ja m’he descomptat…».


«Hoy necesito ⁄ poner punto y aparte, / quiero hacer inventario / de todas las cosas que me has regalado / y que me son imposibles  / de guardar en el fondo de un cajón: / un sobre azul;  / millones de mensajes de texto; / un e-mail, que guardé / a conciencia como amuleto; / un punto de libro; / miles de canciones / con tu huella dactilar; / un llavero que tiene forma / de lagartija; / un ticket del último peaje / antes de Sabadell; / un paquete bomba que no / explotó y conservo  / en algún lugar seguro. / Todavía hay más:  / tengo una tarjeta  / de Can Rectoret; / un largo poema, regalo de Navidad; / media docena de fotos, / colgadas en el Facebook / y un póster de Muse / arrugado; una entrada de cine /y estos vaqueros; / tres noches en la Escala, / el viaje a París / y cada ciudad que incendiamos. / Son tantos los recuerdos / que ya he perdido la cuenta…».



A todo lo dicho, hay que añadir, con la misma fuerza, la calidad interpretativa y el buen cantar de Pau Alabajos, y sus extraordinarias musicalizaciones. Demostración palpable y rotunda de que no tiene por qué existir un divorcio, o una disociación, entre música y poema en la elaboración y en la interpratación de una canción de autor comprometida con la realidad social y, a la vez, comprometida con el mundo interior o más íntimo de su creador.

En el disco "Una amable, una trista, una petita pàtria˝, de Pau, la música es una extraordinaria protagonista personalizada en Toni Xuclà, por ejemplo, como productor artístico, o en músicos como Enrique Jerónimo "Gus", Alfred Lorente, Jana Mubaslat, Haten Hafi, Toni Xuclà, Laura Navarro y un largo etcétera integrando un cuateto de cuerda, los coros y toda una magnífica orquesta en canciones como "Una nit a Berlín", "Inventari" o "Fosses del silenci".

En resumen, y para concluir: ¡NO LO DUDEN, CÓMPRENSE EL DISCO!... Es un buen seguro para gozar con la belleza, para rearmarse el alma éticamente y para reforzar la esperanza, esta esperanza que hoy tanto estamos necesitando.... ¡Os lo recomiendo!... 

2 comentarios:

  1. Hola.
    He llegado aquí buscando un trabajo de Pau y me encuentro con un/os artículo/s sobre el cantautor valenciano que me han gustado y que comparto plenamente. Es un músico comprometido con su tierra y con los más débiles, es un personaje inquieto que encontrarás en todas las reuniones y conciertos que se tercien, es un artista con una sensibilidad como pocos.
    Bueno, gracias por el artículo. Visitaré esta página más a menudo. Un saludo.

    ResponderEliminar