Páginas vistas en total

miércoles, 15 de febrero de 2012

¡MALDITAS GUERRAS! 100 + 100 + 37

Hoy he encontrado esta imagen que me ha sugerido una magnífica alternativa contra la guerra y contras las armas:


Propongo que a partir de este momento quede prohibido disparar armas de fuego que matan y destruyen. A cambio sugiero que se disparen proyectores de cine que emitan, sobre el celebro humano, películas que rebosen sensibilidad y ternura, por ejemplo "Memorias de África" de Sydney Pollack; "Mar adentro" de Amenába: "El abuelo" de José Luis Garci; "También la lluvia" de Icíar Bollaín; "Pájaros de papel" de Emilio Aragón; "Fresa y chocolate" de Tomás Gutiérrez Alea y Juan Carlos Tabio; "La luna de Avellaneda" "El hijo e la novia" de Juan José Campanella; "Chocolat" de Lasse Hallström...; o la que a cualquiera le guste y le apetezca.

De esta forma posiblemente –¡¡¡ojalá!!!– pasado un tiempo, dejaríamos de gritar para siempre aquello de:

¡¡¡¡¡MALDITAS GUERRAS!!!!!

La pena es que me temo que a nuestro actual Ministro de Educación y Cultura
–ex-tertuliano de la derecha bien "recompensao",
y entretenido, como está, en cargarse la asignatura de
Educación para la Ciudadanía
no le va a gustar, ni va a apoyar mi propuesta.
¡Qué se le va a hacer!

1 comentario:

  1. Tristes guerras
    si no es amor la empresa.
    Tristes, tristes.

    Tristes armas
    si no son las palabras.
    Tristes, tristes.

    Tristes hombres
    si no mueren de amores.
    Tristes, tristes.

    Miguel Hernández.

    Ismael Serrano recitó este poema al introducir la canción "Aquella tarde" en el directo "Principio de incertidumbre", 2003. Esa canción tiene que ver con los despropósitos de la guerra de Iraq, y por extensión de cualquier conflicto bélico. Y añadió:

    "Tristes como aquellas tardes, aquellas tristes tardes."

    detras podíamos leer unas palabras iluminadas:
    NO A LA GUERRA.

    ResponderEliminar