Páginas vistas en total

lunes, 20 de febrero de 2012

MARIA ROZALEN. IMÁGENES DE UN CONCIERTO

El pasado día 14, MARÍA ROZALÉN cantó en la Sala Libertad 8 dentro del ciclo "Madrid Presenta"; fue un magnífico recital; quizá el mejor que le he escuchado..., y es que María es una compositora y una intérprete a la que se le nota "crecer artísticamente por días".

Podría afirmarse, como ahora se dice, que María es una "artista integral", pero no, ¡no me gusta!, esa expresión me suena a "galleta"...; para mi, lo que María es, en realidad –como decimos allá por el sur–, es una "artistaza", o mejor, una "cantautoraza"; ella es, si duda, una de nuestras jóvenes cantautoras de mayor calidad; afirmación que podrá constatarse, muy pronto, cuando podamos escuchar y disfrutar el disco que está grabando producido por Ismael Guijarro.

Pocas semanas antes al concierto del día 14, el fotógrafo y amigo Juan Miguel Morales, residente en Barcelona –autor, entre otros, de los libros "Retratos de cantantes" y "Lluís Llach, sempre mé lluny"–, viajó a Madrid para realizar una larga sesión fotográfica a Muerdo (Pascual Cantero), y, coincidiendo con otro recital de María, en Libertad 8, le hizo las fotografías que seguidamente voy a colgar .

Como y dije en un "cuelgue" aparecido en el blog el pasado 27 de diciembre de 2011, 
«María es un auténtico regalo para la sensibilidad; un desbodante torbellino 
de alegría, de ternura y de contagiosas ganas de vivir; y, sobre todo, 
una oleada de buena música y de canciones extraordinariamente hermosas».

Además de la composición y del canto de sus propias canciones, y de preciosas 
versiones de temas clásicos como "La llorona" o "Volver", María es una artista 
que desarrolla en sus conciertos un gran dominio escénico; en realidad canta con todo 
su cuerpo y, en particular, con sus manos...; confieso que la expresividad de sus manos me fascina y, como puede observarse en las fotografías, 
algo similar le ocurre a Juan Miguel Morales.

María Rozalén canta habitualmente acompañada del
extraordinario guitarrista Samuel Vidad.
El pasado 28 de enero escribía en este mismo blog: 
«Escuchar a Samuel tocar su guitarra es, en realidad,
 sumergirse en el universo de lo insopechado, de la sorpresa, 
del encantamiento, de la pasión, de qué se yo... 
¡Os lo aseguro, es un auténtico placer!»

Momento mágico en que Muerdo acompañó a María en 
una de sus canciones.

1 comentario:

  1. fue un placer compartir este concierto contigo... gracias por descubrirme a maría, maestro!!!!

    ResponderEliminar