Páginas vistas en total

domingo, 19 de febrero de 2012

¡MALDITAS GUERRAS! 100 + 100 + 38 - ANTONI MIRÓ 1

Este fin de semana revisando una carpeta en la que guardo una serie de grabados de pintores amigos a los que admiro;, me he encontrado con tres obras de Antoni Miró, nacido en Alcoi en 1944, que hacen referencia a esas "malditas guerras" que tanto desprecio; tres obras extraordinarias que quiero compartir con todas vosotras y vosotros en éste, y en los "cuelgues" de mañana y pasado.

La primera de esas obras es esta serigrafía, fechada en 1975


Evidentemente, como se manifiesta en la imagen, la guerra, las armas y, en general, los ejércitos tienen mucho que ver con el dinero, es decir, con las "pelas" y la "pasta"... Las guerras, ciertamente, son asunto de militares, pero también de financieros. Es bien sabido que las guerras se ganan con buenos ejércitos y buenas estrategias, pero sobre todo se ganan con mucho dinero; un dinero, por cierto, que siempre huele a muerte, a sangre, a odio y a destrucción.

El analista político Basem Tejeldine, escribe en el DiarioCoLatino.com lo siguiente:

«No existen dudas de que las guerras imperiales representan un suculento negocio para los capitales dueños del complejo militar industrial estadounidense y europeo, y sus mafias».

«Es cierto, la historia la escriben los vencedores, así como las guerras la terminan pagando los pueblos vencidos, pero antes de que esto suceda, antes de que las victimas de las agresiones imperiales terminen siendo doblegadas por el poder bélico y la arrogancia, las guerras necesariamente seguirán siendo pagadas sólo por los pueblos de los países agresores».

«En un mundo donde el petróleo, el agua dulce y las reservas de minerales estratégicos escasean, aquél país que las posea se convierte, inevitablemente, en blanco lógico de los grandes poderes económicos fácticos mundiales».

En fin, todo esto me trae a la memoria aquel poema de Aute titulado «La gallina de los huevos de oro»:

«Le dijo el Rey Midas a Cristo:
– Si te dejas tocar por mí,
transubstanciaré tu cuerpo
en panes de oro.
Y Cristo le respondió:
– ¡Tócate mejor los huevos,
so gallina!».

Pues eso mismo pienso yo respecto al poder económico que crea, potencia y defiende las guerras...; que se metan por donde les quepa las armas, los tanques, los misiles y las guerras...; y que el dinero lo inviertan en la paz, que es cultura, solidaridad, educación, creación arte y belleza y ¡musica! ¡Sí, mucha música, pero de la buena!

¡¡¡¡MALDITAS GUERRAS!!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario