Páginas vistas en total

jueves, 8 de diciembre de 2011

¡MALDITAS GUERRAS 100 + 100 + 23 - HOY CON CARLOS CANO. "¡AMIGO DEL ALMA, AMIGO!"

Hoy estoy contento y me siento afortunado porque la vida me sigue haciendo pequeños, pero maravillosos regalos...; ahora especialmente cuando descubro a tantas personas que están cerca y que se sienten verdaderamente unidas a mi con motivo de la exposición que anunciaba ayer en el blog. (¡Gracias a todos!. El día 15 puede ser un buen día y una buena oportunidad para reivindicar la" canción de autor" en la que tanto creo).

En medio de esta euforia, y con más fuerza que nunca –precisamente por eso, porque me siento afortunado–, sigo lanzando mi alarido: ¡¡¡¡MALDITAS Y CABRONAS GUERRAS!!!!

Entre esos pequeños regalos que me ofrece la vida, uno de ellos es que estoy colaborando con Alicia, Amaranta y Paloma –familia de Carlos Cano– en la construcción de una nueva Web que recupere y subraye la grandeza del amigo cantor granadino. Esto me está incitando, felizmente, a volver a escuchar todos sus discos y todas sus canciones. He de confesar que está siendo una tarea muy dura afectivamente; yo quiero mucho a Carlos, y escucharle cantar ahora en el "rincón de mis silencios" –y sintiendo su ausencia– me emociona tremendamente, a veces, no puedo evitar unos lagrimones incontenibles.

Carlos Cano.

Pues bién, Carlos Cano, que ha sido y es un "cantautor inmenso" además de hacernos sonreir con sus canciones; ademas de incitarnos al amor y a la pasión; además de calentarnos los impulsos revolucionarios y contestatarios; además de descubrirnos Andalucía y enseñarnos a amarla; además de recuperar la "copla" dándole una renovada dignidad; además de todo eso –¡y mucho más–..., se ha dolido, y ha cantado y gritado, muchas veces contra la GUERRA... Una de esas canciones es "Srebrenica", grabada en su disco "El color de la vida" (1996). Leed el texto de esta canción y si tenéis la oportunidad, por favor, ¡no dejéis de escucharla!

«Edin Puzic, la guerra de Bosnia
miserable historia, ¡cuánto criminal!
Edin Puzic, Bosnia-Herzegovina
anda por la vida hablando de paz.

El no quiere sangre ni venganza ni rencor ni rabia,
prefiere olvidar,
aunque a veces llegan los recuerdos
que son tan amargos y se pone a llorar.

Edin sueña, qué idea tan absurda
que crecen sus piernas, ¡vuelve a caminar! ,
imagina de nuevo la vida y va levantando toda la ciudad:
Una calle, una plaza, otra calle
el parque, las casas, la universidad
cuando todo quede como antes
volverán sus padres, todos volverán.

Srebrenica, Srebrenica
si mi Dios fuera grande (que no es grande)
Srebrenica, Srebrenica
si mi Dios fuera fuerte (que no es fuerte)
Volverían, Srebrenica, a crecer los almendros en flor.
Srebrenica, Srebrenica volvería de nuevo el amor.

Srebrenica.
¿Quién podrá defendernos del odio
sólo con palabras, sólo con amor?
Los verdugos no tienen banderas
ni pueblo, ni estrellas, ni piedad, ni Dios
no se puede ser indiferente ni cerrar los ojos ni ser imparcial.
A ese nazi, Radovan Karadzic
criminal de guerra ¿quién lo colgará?

Srebrenica, Srebrenica
si mi Dios fuera grande (que no es grande)
Srebrenica, Srebrenica
si mi Dios fuera fuerte (que no es fuerte)
Volverían, Srebrenica, a crecer los almendros en flor.
Srebrenica, Srebrenica volverá de nuevo el amor.
Volvería el amor, Srebrenica.

Sí, Carlos, yo, y muchos de las personas que visitamos a diario este blog, soñamos en almendros en flor y en el amor, ese amor sin límites, ¡brutal!, ¡apasionado!, ¡pacificador!... «Sólo el amor –dice el hermano Silvio– engendra la maravilla».

Aprovecho la oportunidad para anunciar que el próximo día 10 de diciembre se estrenará en el Teatro Isabel la Católica, de Granada, el documental «El mapa de Carlos. El viaje de toda una vida». Siento no poder estar allí, pero desde aquí todo mi amor a la familia, personalizado en Alicia, su compañera del alma y parte imprescindible de ese mapa de Carlos, al que tanto he querido y quiero. «Un beso amigo, compañero del alma, compañero».

(Fotografía de Juan Miguel Morales).

5 comentarios:

  1. Ya que en el cuelgue de hoy el amigo Fernando menciona este reciente documental sobre el cantautor de Granada, "El mapa de Carlos", la copla de Carnaval dedicada a su figura que recordaré en esta ocasión tendrá como autor a alguien que presta su testimonio precisamente, tengo entendido, en el mismo, y que no es otro que el maestro Antonio Martín, uno de los más grandes compositores, sin lugar a dudas, de nuestra fiesta.

    Corría el año 1996 y nuestro añorado Carlos Cano había vuelto a nacer hacía bien poco, contra todo pronóstico, en Nueva York, tras una intervención a corazón abierto que se le practicó en la ciudad de los rascacielos. Una de las agrupaciones que no quiso dejar de tener un recuerdo para su persona por aquel entonces, y en semejantes circunstancias, fue la comparsa del citado Antonio Martín, "Los quijotes del sur" ese año, que le dedicó el siguiente pasodoble:

    La luna de abril suspiraba por mayo.
    Dormido entre rosas, allá en Nueva York,
    con la verdiblanca y en el alma el tango
    de las madres locas, un loco corazón.
    Como a duras penas se desvivía,
    clamando a la luz de los cantares;
    una habanera lo alegraría,
    Habaneras de Cádiz.
    Mestizo y por su forma de ser
    gritó "sin ti no puedo vivir",
    y el corazón, que era de ida y vuelta,
    volvió a nacer en un caderno de coplas
    que guardaba en la alhacena de las monjas
    María la Portuguesa.
    Y aquel corazón al sur
    hoy lo han visto suspirar,
    entre cipreses y la luz,
    ay, del mar.
    Esto cuentan que pasó,
    y no sé si es verdad,
    sólo sé que llorando se me van las manos
    por Carlos Cano,
    gaditano de Graná.

    Una nueva letra que demuestra, en fin, que el inmenso amor de Carlos por nuestra tierra siempre fue, y lo seguirá siendo, un amor correspondido.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Querido Fernando, muy hermoso tu "cuelgue" de hoy. Es verdad que escuchar a Carlos Cano es recuperar Andalucía y la copla, Andalucía en la copla. Tiene una voz melodiosa y a la vez corpórea, llena de un volumen que puede transportarnos hacia el sur en un viaje infinito.

    Yo sigo sintiéndolo muy cerca cada vez que lo escucho.

    Un abrazo muy grande!

    ResponderEliminar
  3. fernando, precioso cuelgue...
    he recordado también ese poema de alberti con música de carlos que el gran cantautor nos dio en su segundo álbum... rota oriental... recuerdas?
    ROTA. ¿dónde están tus huertos:
    tu melón. tu calabaza.
    tu tomate. tu sandia?
    Tú, el más dulce de los puertos
    que la fina arena enlaza
    al cuello de la bahía.
    dime ¿dónde están tus huertos?

    ¡Ay poeta. bien lo ves!
    Aunque no inglés de Inglaterra,
    lo poco que en esta tierra
    me dejaron ya habla inglés.

    ¿Cómo a ti, la gaditana
    más airosa y más juncal,
    te dicen: "Rota Oriental.
    Spain" ... norteamericana?

    ¡Ay poeta, qué dolor!
    Hasta mi nombre querido.
    quien se aclama el Salvador
    de España me lo ha vendido.

    ¿Qué van a hacer de tu mar?
    ¿Qué en tus campos van a hacerte?
    Un camino militar.
    un puerto para la muerte,
    ¡Ay Rota de pescadores.
    Rota de blancos veleros!
    Se abren ya tus miradores
    a un cielo y mar extranjeros.

    ¿Pero tú duermes? Alerta
    te miro por la bahía.
    Sé tú la estrella despierta
    que despierte a Andalucía.

    Vayan tus barcos frutales
    y tus hijos labradores
    por todos los litorales
    y las tierras interiores.

    ¡Españoles, despertad!
    ¿Es Rota. la marinera.
    quien levanta la primera
    llama de la Libertad!

    soledad bravo también le puso música... pero la de carlos me parece tremenda!!!!!
    besos

    ResponderEliminar
  4. Querido Fernando, no dejes de entrar hoy en mi Blog. A ver si te gustan la entrada y la foto!

    Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Qué grande Carlos!! Hace poco descubrí una carta preciosa que dejó escrita a su hijo Pablo -que no se por qué no nombras-. Merece la pena, es un auténtico mapa de vida. El mapa de Carlos.

    http://secretolivo.com/2011/03/21/carta-de-carlos-cano-a-su-hijo-pablo/

    ResponderEliminar