Páginas vistas en total

lunes, 7 de diciembre de 2015

CONCIERTO DE "ESFUMATO»... DE LA CALIDAD COMO LOCURA IMPRESCINDIBLE

El pasado sábado 5 de Diciembre, a la salida del concierto que el grupo ESFUMATO nos ofreció en la Sala Galileo con motivo de la presentación de su nuevo disco "Elefantes", regresando a mi casa, me vino a la memoria aquel poema de León Felipe, escrito en su exilio, en el que decía «Ya no hay locos amigos, en España ya no hay locos... Todo el mundo está cuerdo, terrible, horriblemente cuerdo»...

Fue un recuerdo poético entrañable –León Felipe es uno de mis poetas más queridos–; poema frente al que sentí la necesidad de replicarle con lo que en aquel momento pensaba y estaba sintiendo: «Amigo poeta, felizmente ahora –en esta "España nuestra"– hay algunos locos –locos y locas– que –frente a la cordura materialista tan generalizada; y frente a la mediocridad y la "cultureta" como mercancías vendibles y de "éxito"– CREEN y LUCHAN y se ARRIESGAN por la "calidad", por la "innovación", por la "belleza" y por la "sensibilidad"... Amigo León Felipe, hoy por hoy –e insisto– afortunadamente, no todo el mundo por aquí anda cuerdo, terrible y horriblemente cuerdo»

Y es que, en el concierto que acababa de vivir en la Sala Galileo había podido disfrutar y sentirme feliz rodeado de unos extraordinarios locos amantes de la música de calidad. Locos y locas, imprescindibles, que –como diría Antonio Gala– continúan proclamando con su música «una esperanza en marcha que sigue echándose a cantar por los caminos apasionadamente».



Diez maravillosos locos y locas sobre el escenario de la Sala Galileo: "Esfumato + sus cónplices". Enrique Amigo a la cabeza –al que últimamente me unen tantas cosas y tantos buenos momentos compartidos– , Clara González –¡maravillosa! ¡madre mía, como canta esta mujer!–, Julio Gonzalo –sublime y emocionante con su saxo–. el mago del sonido Carlos Manzanares, Albert Anguela –sencillamente genial–, Anna Lisa Miele –haciendo sobrevolar la imagen, el color y la imaginación por la sala–, Antonio López –saxo tenor– Álvaro Cappa –trombón–, Óscar Martín –chelo–, la colaboración de Manu Clavijo –que siempre traza una pincelada musical de muy especial sensibilidad–, más tres personajes claves en cualquier buen concierto: Carlos Ruiz, técnico de sonido; Fernando Presas, encargado de la iluminador; y Yago Santos, técnico de grabación.

Enrique Amigó.
Clara González.
Julio Gonzalo.
 Carlos Manzanares.

Diez "musicazos" que nos proporcionaron una noche mágina: ¡bellísima!. Una noche en la que Enrique y Esfumato nos regalaron y protagonizaron una verdadera inundación, en el Galileo, de muy buena música y buen cantar, de imaginación, de libertad, de fantasía, de color, de poesía honda –repleta de de metáforas y simbolismos íntimos y sociales–, de profesionalidad, en fin, de verdadero "ARTE"... ¡Una auténtica locura, a lo León Felipe, en los tiempos que corren!. (Conozco bien, y de muy cerca, el tiempo que Enrique venía preparando y mimando la grabación de "Elefantes" y de este concierto de presentación, y me alegro del magnífico resultado, ¡sencillamente, es de justicia!).

La carpeta del disco "Elefantes", de Esfumato,
diseñada por Alejandro González –Premio Canarias de Diseño 2015–
es un bajo relieve que puede colorearse libremente,
como a cada uno más le guste. 
Yo mi disco lo he ilustrado así... ¡Como es para mi, me encanta!

Por otra parte, el pasado sábado, en el mismo lugar, a la misma hora y con la música de Esfumato como fondo me encontré con otros maravillosos locos, de los que practican habitualmente la calidad como "locura imprescindible"; eso sí, con coherencia y arriesgando. (El Galileo estaba lleno y seguramente alguno se me escapó, que me perdone si no lo menciono.)

Allí estaba Ángel  Viejo, responsable de la Sala Galileo –que está celebrando su 30 aniversario de la Sala–; un empresario amante de la música y, en particular, de la "canción de autor" que está luchando todo lo que puede, contra "IVA y marea", para que la Sala siga "viva", con la confianza –que comparto– en que pronto se avecinen cambios en la sensibilidad y en las políticas cutlurales de nuestro país; y, en particular, en que podamos  mandar "a la mierda" el IVA con el que pretenden amordazarnos.


Y allí estaba Andrés Sudón, cantautor salmantino y luchador inquebrantable que entre otras bellas y hermosas "locuras" –por citar una– ha creado en La Fídula un espacio musical-poético-imformativo –y alternativo– llamado "Radio Persona", (Por  cierto, el próximo día 9, miércoles, en El Corrillo (Salamanca) Andrés celebrará 20 intachables años de trayectoria musical).

Y también estaban Claudio H, luchador de guitarra en ristre, cantautor y músico de calidad y de oficio –¡y cuánto y qué intenso y sabio oficio!... Y Antonio de Pinto, admirable compositor que ahora, sin dejar de cantar –el próximo día 13 lo tendremos cantandon en La Fídula–, está grabando y produciendo "En Su Rincón" joyas musicales como la de otro loco que también andaba el sábado por allí: Juan Fernandez Fernandez –su disco "Circular" evidencia, con tremenda claridad, que la "canción de autor" de auténtica calidad está viva ¡vivísima!; para mi "Circular" es uno de los mejores discos publicados en 2015–... Y Olga Manzano, y Laura Granados, y Carlos de Abuín, y Marta Plumilla, y Ma Fée, y Suso Sudón, y Dani Mayo, y Andrea Mazas, y Paloma López...

¡Poeta querido LEÓN FELIPE, permíteme que te dedique este cuelgue!... Con todos y cada uno de los músicos, cantores y poetas antes mencionados: ¡BENDITA SEA LA LOCURA!... ¡Y, POR SUPUESTO, LA BUENA MÚSICA!

No hay comentarios:

Publicar un comentario