Páginas vistas en total

jueves, 14 de mayo de 2015

ARTE Y CANCIÓN: UN REGALO MUY ESPECIAL.

Entre los grandes discos (LP's) que se editaron a finales de los años setenta –concretamente en 1977– hubo uno que tuvo una singular importancia por dos motivos: En primero lugar, porque fue un disco flamenco –monográfico– dedicado al tema de la "emigración" –realidad social muy extendida y dolorosa en aquel momento en gran parte de nuestro país–. Y en segundo lugar, porque aquel LP contó con una bellísima cubierta ilustrada por el pintor sevillano MÁXIMO MORENO –ilustrador de otras cubiertas o carátulas esenciales de Paco de Lucía, Lole y Manuel, Triana, Camarón, Alfalto o Manolo Sanlúcar–. Me refiero al disco que publicaron MIGUEL LÓPEZ (cantaor) y JAIME BURGOS (guitarrista), titulado "Cantes de la emigración" (RCA).


Recuerdo perfectamente que aquel LP me produjo un gran impacto, por los cantes que Miguel López había incorporado al disco –entre ellos, su "Nana al niño emigrante", "Quiero morir en mi tierra" o "Andaluza fortaleza" y, en particular, por el cuadro de Máximo Moreno que ilustraba la cubierta. (Aquella fue una época en que la relación entre la expresión de nuestros grandes pintores estuvo íntimamente relacionada y vinculada con la de nuestros cantautores en cualquiera de sus manifestaciones musicales y poéticas).

El cuadro de Máximo nos ofrecía una preciosa y muy realista imagen de una estación de ferrocarril de la España de los setenta dentro de la que destacan pequeños "guiños", o detalles, que me siguen llamando la atención: El dibujo de una maleta atada con una cuerda, de un botijo y de un paraguas –alusión directa a la más cruda emigración–; o unos carteles publicitarios, entre ellos dos en los que se dice "Vota sí" y "Vota no" –clara referencia a las primeras Elecciones Generales celebradas el 15 de junio de 1977–; un cartel en el que se destaca que la canción "Nana al niño emigrante" había sido ganadora del "XII Festival de la Canción de Alhama", en Granada; y, curiosamente, una placa, situada a la derecha del cuadro con la firma de su autor: "VÍA Máximo Moreno".




La carpeta de este LP fue una de las piezas fundamentales de mi colección hasta que un "mal día" me lo pidieron prestado para una exposición itinerante que iba a realizarse por varios países latinoamericanos, sobre el tema de la "emigración"; préstamo que supuso la pérdida del disco porque al final no llegaron a devolvérmelo.

Posteriormente, en febrero de 1998, preparando la exposición "Arte y Canción" que monté en la Sala Juana Mordó, del Círculo de Bellas Artes, descubrí que el cuadro original de Máximo Moreno, que fue portada del disco Miguel López, lo había comprado y lo tenía en su casa el productor discográfico y director de cine GONZALO GARCÍA PELAYO –gran coleccionista–, al que desde hace muchos años me une un gran amistad.

Contemplar aquel original por primera vez fue para mí un inmenso placer; el cuadro era en realidad mucho más bello de lo que yo me había imaginado. Siempre que he ido a casa de Gonzalo –que ha sido con frecuencia– el cuadro de  los "Cantes de la emigración" me ha seducido porque –aparte de su belleza y de su valor pictórico– es, sin duda, un claro y hermoso testimonio visual "de un tiempo y de un país".

Pues bien, hace unos día, Gonzalo, sabiendo mi interés por el cuadro del que venimos hablando, ha decidido regalármelo –hermosísimo y generoso gesto que le agradezco con toda mi alma–.

De esta forma –tan mágica– el cuadro de Máximo Moreno ha pasado a formar parte del Centro de la Canción de Autor, que sigo "empecinado" en crear, y, a la vez, a la exposición "...Y LA PALABRA SE HIZO MÚSICA" que en este momento está "parada" y dormita en el garaje de mi casa, pero que continua teniendo una clara vocación de "seguir volando".

Cuando Gonzalo me transmitió su donación mi alegría fue inmensa y tardé bien poco en ir a su casa para recoger el cuadro. Lo hice el lunes pasado y aquí os dejo unas imágenes de nuestro encuentro:

Gonzalo García Pelsyo
¡Que le vamos a hacer, compartimos la misma locura!

En este momento, gracias a Gonzalo, el cuadro original del disco "Cantes de la emigración" de Miguel López y Jaime Burgos –pintado por Máximo Moreno– ya lo tengo en casa y forma parte del patrimonio del Centro de la Canción de Autor que algún día sueño que podamos crear y compartir. ¡Gracias Gonzalo, muchísimas gracias!

2 comentarios:

  1. La Canción de autor y el arte unen caminos...

    Abrazos Fernando,,,,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El hermanamiento de la música, la poesía y el arte fue una de las características de la "canción de autor" en los años setenta.... Esa unidad y esa solidaridad nos fortaleció... Hoy tendríamos que recuperar esos valores.... ¡Abrazo grande Alejandro!

      Eliminar