Páginas vistas en total

domingo, 4 de noviembre de 2012

MARIA DEL MAR BONET - IV. «COMO UNA VENTANA AZULADA ABIERTA SOBRE EL PUERTO DE UNA ISLA BLANCA»


María del Mar Bonet.
El mismo año que María del Mar Bonet editó su primer LP en la discográfica Ariola (1974), a raíz de la Revolución de los Claveles portuguesa, dio varios conciertos en el país vecino, experiencia que le impresionó profundamente y de la que nació su canción Abril, dedicada a José Afonso, Zeca al que había conocido, anteriormente, en un recital celebrado en Valencia.

«Un abril em va portar
per l'aire una cançó,
el meu amic la cantava,
també la vull cantar jo.
Ai, abril, mes amorós,
aire de llum,
vol de llavors!».

«Un abril me trajo
por el aire una canción,
mi amigo la cantaba,
también la quiero cantar yo.
¡Ay abril, mes amoroso,
aire de luz,
vuelo de semilla!».

Al año siguiente, María del Mar se presentó en el Teatro Olympia de París; presentación que fue grabada en directo y posteriormente editada por Ariola.


En 1976, sin parar de dar recitales –entre los que destacaría el histórico primer concierto  en la Plaça del Rei, de Barcelona, que después se repetiría anualmente– grabó un disco, dedicado íntegramente a temas populares de Mallorca, al que llamó "Cançons de festa", y en 1977 nos ofreció uno de sus discos emblemáticos: "Alenar" en el que contó con la colaboración del guitarrista flamenco Paco Cepero.


"Alenar" fue un disco repleto de hermosas sorpresas: en primer lugar, la incorporación de la canción "Les illes", sobre un poema de Vicent Andrés Estellés; seguidamente, su extraordinaria versión de una de las canciones más geniales del genial Pau Riba: "Es fa llarg esperar"; la recuperación de "Què volem aquesta gent?" y, por último, la hermosa canción  "Nosaltres les dones", sobre un poema de Edith Södergran, poetisa escandinava.

«Nosaltres les dones som molt a prop de la terra
preguntem als ocells que esperen la primavera.
Acollim al pi despullat dins els nostres braços.
Cerquem en la posta de sol senyals i consells».

«Nosotras las mujeres estamos muy cerca de la tierra,
preguntamos a los pájaros que aguardan la primavera.
Acogemos el pino desnudo en nuestros brazos.
Buscamos en la puesta de sol señales y consejos».


(Seguidamente vamos a poder escuchar la canción de Pau Riba de "Es fa llarg esperar" interpretada por Maria del Mar; como podrá comprobarse la traducción del texto al castellano va apareciendo en el video. Seguidamente incorporo un segundo vídeo en el que Maria del Mar canta el tema en el Teatre Lliure, acompañada al piano por Manel Camp).




«¡Oh! qué larga se hace siempre la espera


cuando se espera que llegue lo peor;
y qué triste y que larga es la espera
cuando se espera que muera el amor.
Cuando se espera que todo se acabe
para pronto volver a empezar;
cuando se espera que el mundo se hunda
para volverlo a edificar.
¡Se hace largo, se hace largo esperar!

Y se hace triste esperar cada día
el cielo rojo y el sol que ya se va,
y se hace oscuro esperar cada día,
porque los días escapan sin prisa
y las horas no quieren correr,
porque esperas, y esperas, y esperas
y ahelas una mañana, pero aún es ayer.
¡Se hace triste, se hace triste esperar!

Y se hacen lentas las mañanas y las tardes
cuando la espera acaba en desazón
y se hacen grises las largas lentas tardes
porque sientes transido el corazón,
porque sientes que tienes el alma muerta
y ves tod el mundo confuso,
porque te hallas con las puertas cerradas,
y encerrado como un perro rabioso.
¡Se hace oscuro, se hace oscuro esperar!

Y se hacen grises las horas de espera
cuando no llueve pero ves el cielo lluvioso.
Y se hacen largas las grises esperas
cuando sientes próximo el fin de los dos,
cuando hace días que no silvas ni cantas
y hace tiempo que reíste por última vez;
cuando el corazón siente la muerte y te espantas
al pensar que acaso es el aviso final
¡Se hace gris, se hace gris esperar!»


«Oh que llarga es fa sempre l'espera / quan s'espera que vindrà el pitjor / i que trista i que llarga és l'espera / quan s'espera la mort de l'amor. / Quan s'espera que tot ja s'acabi / per tot d'una tornar a començar / quan s'espera que el món tot s'enfonsi / per tornar-lo a edificar, / es fa llarg, es fa llarg esperar.

I es fa trist esperar cada dia/ el cel roig i el sol que ja se'n va, / i es fa fosc esperar cada dia / perquè el sol no se'n vol anar mai / perquè els dies se'n van sense pressa / i les hores no volen fugir / perquè esperes, i esperes, i esperes / i vols demà, però encara és ahir, / es fa trist, es fa trist esperar!

I es fan lents els matins i les tardes / quan l'espera et desvetlla el neguit. / I es fan grises les llargues lentes tardes / perquè et sens amb el cor ensopit, / perquè sents que tens l'ànima morta / i ho veus tot, tot el món molt confós / perquè et trobes amb les portes closes / i tancat com un gos rabiós, / es fa fosc, es fa fosc esperar!

I es fan grises les hores d'espera/ quan no plou però veus el cel plujós. / I es fan llargues les grises esperes / quan la fi sents a prop per tots dos / quan fa dies que ni xiules ni cantes / i fa temps que vas fer l'últim somrís / quan al cor sents la mort i t'espantes / al pensar potser és l'últim avís, / es fa gris, es fa gris esperar!»

Hermosas canciones, las anteriores, a las que habría que añadir también la incorporación de dos nuevas canciones compuestas por Maria del Mar: "Alenar", que fue la que dio titulo al disco; y "Petita estança", en la que nos dice que en medio de su pecho tiene «como una ventana azulada abierta sobre el puerto de una isla blanca, que nos muestra la mar tempestuosa y calma».





«Enmig del pit hi tenc
una finestra blava
oberta sobre el port
d'una illa blanca
i et mostrarà la mar
tempesta i calma».



María del Mar Bonet.

1 comentario:

  1. Guardo lo que tengo de vinilo, como un tesoro... Es una voz, y una mujer que me cautiva, que es lo mismo que decir que me emociona y me pone el corazón y el alma más allá de las nubes elevado a "n"...
    Después he ido comprando lo que he ido encontrando ya en CD... Más, mucho más quisiera tener, aunque haber tenido la oportunidad de verla en directo ya me deja en paz como para estar contenta siempre.
    Gracias, Fernando.... ¡no sé qué haríamos sin ti!
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar