Páginas vistas en total

viernes, 27 de abril de 2012

FOTOS CON HISTORIA: AMPARO GASTÓN... «A QUIEN TANTO QUERÍA»

Amparo Gastón y Fernndo G. Lucini

Hace varias semanas que vengo pensando si colgar, o no colgar, esta fotografía en el blog; es una imagen que en realidad representa una "historia" muy personal; con connotaciones tan profundamente íntimas y afectivas que uno no sabe muy bien si compartirlas, o si reservarlas en al ámbito de lo privado como un recuerdo entrañable que uno solo debe guarda para si mismo.

Al final, después de darle muchas vueltas, me he decidido a publicarla porque en realidad esta imagen y su historia, son como un grito de reivindicación en defensa de la ternura; de la ternura como derecho y como deber...; y, a la vez, como valor sustancial estrechamente vinculado con el derecho a la vida y a la esperanza.

Aunque este "cuelgue" quiero dedicárselo a Amparo Gastón como poeta –que a la vez fue compañera y cómplice de Gabriel Celaya– permitidme, en primer lugar, que sitúe y describa la anterior imagen:

Fue el 15 de mayo de 2004 –es decir, hace unos ocho años–. Amparo –nuestra Amparitxu– cumplía 83 años y, con ese motivo, Isabel Milhaud –que en los últimos años había sido su verdadero "ángel de la guarda"– decidió organizarle una fiesta de cumpleaños sorpresa y muy hermosa; pero, a la vez, muy íntima –solamente participamos algunos de sus amigos más cercanos–. Comimos juntos, y a los postres le hicimos entrega de un precioso regalo: un libro-album con fotografías, dibujos, cartas, poemas y cariñosos mensajes de más de cien escritores, pintores, actores, compositores y, en general, amigos que la queríamos y la admirábamos.

Concretamente la fotografía con la que encabezo este "cuelgue" retrata el momento en que Isabel Milhaud se disponía a hacerlo entrega del regalo. Recordaré aquel momento toda mi vida.... Todo mi vida conservará mi piel en contacto de la suya... Me encanta recordar sus lágrimas de emoción, de alegría y de agradecimiento...; y mi sonrisa –¡os lo prometo|– ¡amor inmenso!... ¡Nos quisimos mucho y ambos estuvimos muy enamorados del poeta con los ojos azul-mar más bellos que he conocido!... ¡Ojos un poco llorones, es verdad, pero bellísimos!

Esa fotografía también recoge otra historia paralela que, si me lo permitís, necesito confidenciarla para sobrevolar sobre ella. En aquel momento yo estaba atravesando una enfermedad muy grave, que, por cierto, Amparo desconocía, –habíamos decidido ocultársela–. Felízmente, poco a poco, fui superando aquella enfermedad, y he de decir –tengo la absoluta seguridad– que en mi curación intervino de forma clara y definitiva el amor y la ternura de las personas que me rodeaban... Aquella fiesta de cumpleaños recuerdo que fue tremendamente curativa... Y es por eso que, hoy por hoy, me sigo aferrando al amor y a la ternura desesperadamente, porque quiero vivir, y porque como dice Silvio: «Sólo el amor consigue encender lo muerto».


Gabriel Celaya, Amparo Gastón y Rafael Alberti


En la segunda parte de este "cuelgue", me propongo reivindicar la identidad de Amparo Gastón como poeta –que además fue el amor de Celaya–. Amparo a largo de su vida escribió hermosísimos poemas que podemos encontrar en tres libros que publicaron conjuntamente ella y Gabriel: «Ciento volando» (1953), «Coser y cantar» (1955) y «Música celestial» (1958).

Reivindicación que también realizamos en aquella fiesta del 83 cumpleaños con la participación del "cantautor-amigo" Moncho Otero que musicalizó y cantó este poema de Amparitxu titulado «Vacaciones en Formentor» en el que habla de un paseante solitario refiriéndose a Gabriel Celaya:




«Por la playa te paseas siempre solo 
y no sé si estás soñando 
o muriéndote quizás muy poco a poco. 

Tienes la cabeza hundida 
y los ojos claros, quietos. 
Verte es ver el silencio. 

Algo se murió en tu alma 
no sé cuándo, no sé cómo, 
y yo pienso en un misterio doloroso. 

Y te veo paseando siempre solo, 
y no sé si estás soñando 
o muriendo quizás por mí y por todos». 

Moncho Otero, buen amigo, me ha proporcionado el siguiente enlace en el que se puede escuchar aquella canción: 

http://www.goear.com/listen/2e70273/por-la-playaamparitxu-gaston-moncho-otero

Moncho Otero interpretando la canción «Vacaciones en Formentor»
sobre un poema de Amparo Gastón. Junto a él Isabel Milhaud en
la fiesta del 83 cumpleaños de Amparo.

6 comentarios:

  1. Como siempre Fernando, al amparo de tus cuelgues tenemos mesa y mantel contigo, y en la sobremesa nos haces cómplice de tus más íntimos momentos. Hoy Amparo ha entrado en muchas vidas para quedarse para siempre en ellas, gracias a la generosidad de compartir su memoria con quiera entregarse a ello. Una tarea más, para quien como yo, no hicimos los deberes en su momento, pero que estaré gustoso de cumplirla.
    El poema de Amparo me ha resultado bellísimo, la canción de Moncho Otero, tierna y respetuosa, y esa historia paralela tuya, bella, esperanzadora, y para no olvidar.
    Un abrazo
    Antonio

    ResponderEliminar
  2. Querido Fernando: pues sí, debemos reivindicar la ternura, como escribí hace poco en mi blog. Que de una vez venza el Amor, por encima de conveniencias, amarguras, y demás tonterías. Yo soy firme defensora de todo esto. Me considero una persona limpia de corazón, y toda la "mala uva" que surca el aire últimamente me llena de tristeza. Pero tengo la esperanza de que pronto todo va a cambiar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Un abrazo Lucini..., lo mas tierno que puedo.

    ResponderEliminar
  4. Por cierto Fernando, mis disculpas. En mi último post te he puesto una c de más en el apellido.
    Buenas noches.

    ResponderEliminar
  5. preciosa entrada, fernando. realmente especial. y cierta: solo el amor puede salvarnos.
    mil besos amorosos

    ResponderEliminar