Páginas vistas en total

miércoles, 14 de marzo de 2012

ANTONIO DE PINTO I - "QUE A FIN DE CUENTAS, YA VES..., NOS QUEDA CANTAR"

Antonio de Pinto.


ANTONIO DE PINTO es uno de esos "cantautores" de referencia, que sin darle a su trabajo mucho "bombo y platillo" –es decir con una humildad ejemplar– nos ha proporcionado –desde finales de los años noventa– momentos de extraordinario placer con la belleza honda de sus composiciones, con las historias y situaciones que nos "cuentacanta"; y con los latidos y los sentimientos que a través de ellas es capaz de transmitirnos y de contagiarnos.

Recientemente Antonio ha grabado su último disco titulado «Dentro del cuento» (2012); precioso trabajo que comentaré mañana porque hoy, este "cuelgue", quiero dedicarlo a lo que ha supuesto tu trayectoria como "cantor de oficio" desde que en 1997 participó en los discos –también de referencia– «Cantautores. Nueva generación 1» –con dos canciones "Espantando palomas (Los globitos)" y "Auxi va"–, y «Cantautores Nueva generción 2», disco en el que incorporó las canciones "Ventanas" y "Vive mi amor".



Antonio nació en el barrio de Lavapiés, de Madrid, en el mes de diciembre de 1969. De su infancia y adolescencia algo sabemos a través de una de sus primeras y más hermosas canciones, precisamente la canción "Espantando palomas (Los globitos)" anteriormente mencionada.

«Si pienso en mi infancia, si echo la vista atrás,
solo encuentro en aquel tiempo, algo de profundidad,
yo era manos de tierra, siempre sucio y por peinar
y el consabido azote al regresar.

Les pinchábamos globitos a los niños de papá
espantábamos palomas, parque gris de la ciudad,
no corría el calendario tan deprisa como yo
la risa contenida ante el consejo del mayor.

Y notaba la alegría, no tenía qué perder
entre juegos, entre cantos, y algún roce de mujer
el sabor de algo secreto, un aroma familiar
y ese estar siempre a punto de empezar [...]».

En 1999, Antonio de Pinto –formando parte de un colectivo llamado "Los nuevos juglares" grabó su primer disco en solitario titulado «Tono oscuro», en el que le acompañaron Josito Congosto (percusiones), Carlos Tato (bajo), Óscar Grossi (violoncello), Marta de la Aldea (voz) , María Navidad (piano) y Antonio Toledo, fiel amigo y compañero de viaje que desde siempre ha estado a su lado con su guitarra y con su inmensa sabiduría y sensibilidad musical. Aquel disco estuvo ilustrado, en su cubierta, con un magnífico grabado de Moncho Otero titulado "Lavapiés night".

Grabado creado por Moncho Otero, utilizado para
la cubierta del disco «Tono oscuro» (1999), de Antonio de Pinto.

«Dame un destello de color
soy de tono oscuro,
enrédame en tu libertad
quiero andar seguro,
ay! endúlzame lo amargo
que sin amor me caigo»
("Tono oscuro")

Tres años más tarde, con toda la experiencia y la madurez adquirida en sus continuas actuaciones –que compaginaba con su trabajo en un negocio de muebles de cocina–, grabó su segundo disco titulado  «Humo» (2003), obra en la que también le acompañó Antonio Toledo, y en la que volvió a contar con  Moncho Otero como ilustrador.



Su tercer disco apareció en 2004 con el título de «Currículo», obra grabada con la colaboración de Ismael Serrano, en la que, como en los anteriores, Antonio se manifiesta como un auténtico poeta y músico popular que consigue darle un giro positivo y renovador a la más clásica "canción de autor"

En sus canciones se funde, por una parte, el sentido de la "cotidianidad" –que es uno de los pilares sobre los que se sostiene su inspiración y su poÉtica–; y su sensibilidad, surgida, sin duda, de una reflexión en torno a lo cotidiano que le conduce al canto irreversible sobre la vida y sobre las experiencias comunes y, a la vez, profundas –o al menos significativas– que vivimos los seres humanos. (Lo que yo, hoy por hoy, llamaría, la esencia de la "canción de autor" tal y como yo la entiendo).


«Uno quisiera que pudieran cambiar
nuestras tornas, empezar por el final
morir primero, salir de eso de una vez
partir de anciano en mi viaje en la tierra
al asilo para planear la vida con tranquilidad
blandir garrota en mis primeras tretas
sentarme en un bando a ver
piropear lo que un día catará
tiempo al tiempo todo estará a mis pies

Aunque luego me toque trabajar
por unos años, un premio habrá detrás
llegar a joven, cobrar la jubilación
para exprimirla en parrandas, fiestas
ir al cole para olvidar toda responsabilidad
juntar dinero, sexo, fuerza, experiencia
llegar a bebé, sentir
el mundo entero pendiente de mí
el gran momento aún queda por venir

Ya viene lo mejor
tras el parto la gestación
bucear dentro del vientre
el paraíso al fin
saltar deseoso al ver
que el final llega de una vez
con un orgasmo
¡éso sí es VIVIR!».
("La vida según")

Cinco años más tarde, en 2009, Antonio de Pinto nos ofreció una nueva obra de enorme madurez y especialmente intimista –siempre en el marco de referencia, antes mencionado, es decir, en el marco de la cotidianidad y la reflexión sobre la vida–; este cuarto CD –que muchos estábamos esperando con auténticos deseos– se llamó "En mi ricón". Precioso disco ilustrado por Carlos de Pinto, en el que colaboraron Marta de la Aldea, Matías Ávalos, Andrés Sudón, Alexi Reyes, Iván Mellén, Manuel Míguez, Alejandro Martínez, César Rodríguez y, por supuesto Antonio Toledo.

Antonio de Pinto y Antonio Toledo.
«Yo que nunca fui mejor
Que mi mejor canción
Por estar en mi rincón
No sé si viene o se va
Si será o si fue
Eso sí, aquí está
Mi voz renovando la frase
Que nunca aplicó
Ni sintió, que se va
Las notas abandonan mi rincón
Las melodías odian mi rincón
Yo se muy bien que volverán
Mi canto es como un imán
Un tragaluz
De norte a sur por todos los rincones de tu latitud
Hay un mundo por pisar bajo un cielo de canciones
Allí donde haya una ilusión
Me iré pronto a vivir
Ser feliz es ser jovial
Buscar en esta tierra el cielo
Que otros soñarán
Tal vez ser capaz
De abrir una ventana en mi rincón
De morder la pared de mi rincón
La muerte está grabada en mi rincón
Me agarra de la mano en mi rincón

Yo se muy bien que volverán
Mi canto es como un imán».
("En mi rincón")

Antonio de Pinto. "En mi rincón"

2 comentarios:

  1. Qué "cuelgue" tan merecido Fernando! Antonio de Pinto es sin lugar a dudas uno de los más grandes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Es el más sociólogo de todos los cantautores... tiene prisma y perspectiva, es de tesis doctoral, el tío.

    ResponderEliminar