Páginas vistas en total

martes, 28 de febrero de 2012

ADRIANA MORAGUES. DEL ARTE, DE LA VIDA Y DE MUCHAS COSAS MÁS.

Adriana Moragues en La Estación de Sevilla.
(Fotografía de Alicia Albarrán).

Primero ocurrió en Sevilla el 23 de febrero, ADRIANA MORAGUES presentó su nuevo disco «Arte&Vida» en la La Estación... El éxito fue formidable. Dicen los asiduos a aquella Sala que pocas veces se vio tan abarrotada de gente...; creo, según me cuentan, que hasta hubo personas que se tuvieron que quedar en la calle... Adriana agotó los discos de que disponía en aquel momento, entusiasmó a sus paisanos, y demostró que habían merecido la pena sus años de trabajan amando la canción, y el derroche de sensibilidad y de pasión que siempre vuelca en sus composiciones.

Adriana Moragues en Libertad 8

El 26 de febrero de 2012, es decir, tres días después, ADRIANA MORAGUES presentó su nuevo disco «Arte&Vida" en la sala Libertad 8. Segundo gran éxito de la "cantautora" sevillana que nos ofrecía su primer concierto madrileño en solitario. Un concierto en el que se encontró rodeada de amigos y amigas que desde hace tiempo la visitan encantados en su "Casa del Árbol" –título y tema de una de sus canciones–; lugar simbólico, o metafórico, en el que ella habita y en el que se abandona, felizmente todo "quebranto".

«Vamos a vivir en la casa del árbol más alto,
bailaremos, danzaremos en la copa de nuestro árbol,
veremos el amanecer dentro de un árbol,
sufriremos la presión de vivir tan alto
pero mientras tanto
viviremos en la casa del árbol más alto [...].
Dejaremos en el asfalto, todo quebranto,
tejeremos de rama y hojas nuestro manto,
seremos únicos testigos de este impacto».
("Casa del árbol")

Entre los amigos que la acompañaron durante el concierto estuvieron Ángela Biedma, Carmen Boza, Muerdo, Dani Fernán, Petete, Pedro Pastor o Álvaro Ruiz.

Cd «Arte&Vida» de Adriana Moragues.
Un auténtico alarde de arte, de vida apasionada y de sensibilidad.

Antes de entrar directamente en la noche del pasado día 26 en Libetad 8, me gustaría destacar dos cualidades que admiro mucho de Adriana Moragues y que, desde mi punto de vista, están influyendo en el exitoso despegue artístico que está experimentando en estos momentos. (Estoy convencido de que el año 2012 es el suyo... ¡Adriana, ya verás como no me equivoco!).

La primera de esas cualidades, considero que es esencial; siempre he considerado que es una de las cualidades más importantes relacionadas con la creación artística o con la composición poética y musical; me refiero al "trabajo" y a los valores que se estructuran en torno a él: constancia, esfuerzo, ilusión, disciplina...; yo no soy de los que niegan, o ponen en duda, la existencia de la "inspiración", todo lo contrario, lo que sí afirmo es que la "inspiración" surge, o es el fruto, del trabajo y en el trabajo.  Afirmación que se hace evidente, con toda claridad, en la obra de Adriana Moragues. 

Hace algo más de un año que vengo persiguiéndola artísticamente –la primera vez que la escuché fue en un concierto con Ángela Biedma– y a lo largo de este tiempo he podido ir constatando su crecimiento como compositora y como cantante; crecimiento posible, como antes decía, gracias a su "trabajo" permanente e ilusionado. Adriana cree en lo que hace, tiene muy claro su objetivo y se lo está "currando" como nadie...; poquito a poco, ¡sí!..., pero, insisto, como nadie.

Adriana Moragues y Ángela Biedma.

La segunda cualidad que brilla en Adriana Moragues y en sus canciones, es su "sensibilidad"; una sensibilidad que irradia en sus textos, en la forma de cantarlos, en cómo presenta sus canciones y a su compañeros de profesión, en su mirada, en su actitud cariñosa y agradecida hacia sus padres y hacia su hermano Antonio –sus más apasionados fans–, en su forma de percibir y de fijarse en la realidad que le envuelve..., en fin, en todo lo que hace, dice y toca... Y resulta que esto de la "sensibilidad" vuelve a ser una de las cualidades imprescindibles para quien pretende componer y cantar canciones; es, diría yo, la esencia de la "cantautoría"... Y "pa'sensibilidad" la de Adriana.
«Sobreviví a guerras de piel
y me hice perder
la calma y ser tu timonel.
Reconstruiré palacios sin rey
y me esconderé
donde no te pueda ver.
Porque quema, todavía quemas...
Por todo lo que fuimos, sin llegar a ser culpables o enemigos,
abro mi balcón, que a noviembre le hace falta sol, si no lo paso contigo.
Sigo sin recuperar la mitad de lo que fui antes de ti
y tú que pasas por mi portal
ya no miras para atrás cuando te vas.
Remendaré con un nuevo cordel
secuelas que dejó tu vaivén.
No temeré a encontrarme
a otro corazón delante, que late...
Por todo lo que fuimos, sin llegar a ser culpables o enemigos,
abro mi balcón, que a noviembre le hace falta sol, si no lo paso contigo.
Sigo sin recuperar la mitad de lo que fui antes de ti
y tú que pasas por mi portal
ya no miras para atrás cuando te vas».
("Lo que fui antes de ti")


Adriana Moragues.

Dicho todo lo anterior, y basándome en ello –a lo que he de añadir el magnífico concierto que Adriana nos ofreció en Libertad 8–, recomiendo, sin la menor duda, su nuevo disco: «Arte&Vida» (2012); obra con siete canciones, producida por Marcos Alonso, en la que han participado Chío Abbad –coros–, Álvaro Ruiz –guitarra y bajo–, María Alsondelpez –percusión– y Alvaro Gandul –piano–. El diseño y las ilustraciones son de la propia Adriana y el resultado una auténtica joya artesanal...; con este nuevo CD la artesanía, la sensibilidad, el trabajo y las muy buenas canciones toman el poder... 

¡QUE APRENDALAN LAS DISCOGRÁFICAS, 
y, muy en particular, LAS "MULTICACANACIONALES"!

Es curioso, y a la vez de una gran lucidez, en la página en que Adriana escribe los créditos de su disco, dibuja una raíz sólida y profunda... Pues sí, «Arte&Vida" se sostiene con solidez y crecerá sin límites porque se trata de una obra seriamente enraizada en la calidad, en muchas ilusiones compartidas, en mucho cariño, y –vuelvo de nuevo sobre el tema– en muchas horas de trabajo y de sensibilidad... ¡Felicidades Adriana!

No hay comentarios:

Publicar un comentario