Páginas vistas en total

jueves, 1 de diciembre de 2011

¡MALDITAS GUERRAS! 100 + 100 + 21

¡No!... ¡No me he rendido!... 
¡MALDITAS GUERRAS!... 

Hay momentos en los que la impotencia consigue entristecerme y hacerme pensar si verdaderamente merece la pena mantener la cansada, pero imprescindible, lucha por la PAZ... Eso es un poco lo que me ha ocurrido en estos últimos días.... Menos mal que tengo muy cerca a personas que me gritan, o me dicen al oído: «¡No te rindas!»... Y eso me recupera la ilusión; realimenta mi capacidad de soñar; y me ayuda a "rearmar el corazón" como dice "Muerdo" en una de sus canciones.

Pensando en todo esto, hace un momento me he encontrado con esta imagen que me ha dado mucho que pensar:


Es un cartel, o una viñeta, del movimiento "Occupy Wall Street". Contemplándolo he encontrado representados en él los dos ejes de mi pensamiento que, junto con mis amores, me mantienen vivo: A la izquierda –como debe ser– mi pasión por la música –¡bendita la musica!–; a la derecha mi odio –¡sí! odio– a las armas y a la guerra... ¡cada vez me dan más asco!; y ambas radicalmente enfrentadas, con el absoluto convencimiento de que la música, la sensibilidad y la belleza algún día podrán contra las armas...: de que la música es un camino eficaz e infrenable para conseguir la paz.

Por eso hemos de mantenernos con la música y contra la guerra... Objetivo claro de este blog que pretende ser, ante todo, una defensa incondicional de la buena música; y, a la vez, una permanente condena de la guerra y de las armas. ¡Ojalá consigamos con, y desde la música, la destrucción total de cualquier tipo de violencia!...; ¡qué no haya tanque que se nos resista!... Este es mi sueño.

¡No! ¡no me rindo...
¡¡¡¡MALDITAS GUERRAS!!!!
Por cierto, os acordáis de cuál fue el origen de estos –ya 221– "cuelgues
contra la guerra?... Por si alguien no lo recuerda fue el impacto que me produjo 
esta viñeta de mi admirado Forges:

1 comentario:

  1. 221 días, 221 cuelgues... y me temo que habrá más Fernando. Cada día me sorprendo más de las cosas tan bonitas y tan horribles que puede hacer un ser humano, a veces sin necesidad de hablar de distintas personas para dar los dos ejemplos.

    Un abrazo¡¡¡

    ResponderEliminar