Páginas vistas en total

viernes, 12 de agosto de 2011

LUIS PASTOR V - POR LOS SENDEROS DE LA MADUREZ, DE LA CALIDAD Y DE LA BELLEZA.

Lourdes Guerra y Luis Pastor

Entre 1992 y 1993, al tiempo que grabó sus discos en directo: "Directo Mérida" y "La Torre de Babel", Luis Pastor creó el sello discográfico "Flor de Jara" –donde a partir de entonces publicaría todas sus futuras creaciones–, y empezó a escribir en una libreta el que llamó su "Diario de a bordo"; diario cuyo contenido el mismo lo definió en los siguientes términos: «Relatos de un náufrago frente a las cosas de la vida. Reflejos del alma en los acantilados del ser. Soledad asumida, soledades compartidas. Mar en calma. Mar de lágrimas. Islas recorridas a la búsqueda de la felicidad. Dulces besos. Dulces canciones. Reflejos de agua...».

De aquel "Diario" –con la colaboración de Pedro Guerra, que musicalizó trece poemas–, nació el primero de una serie de disco-libros que pusieron de manifiesto la madurez poética y la desbordante sensibilidad desarrollada por Luis con el paso de los años y como resultado de su trabajo constante y siempre ilusionado. Este primer libro disco se tituló "Diario de abordo" (1996): álbum grabado con la participación de Pedro Guerra, Miguel Ríos, Dulce Pontes y Javier Álvarez; y con arreglos musicales de Antonio Toledo y Luis Fernandez.



A aquel primer disco-libro le siguieron los titulados: "Por el mar de mi mano" (1998), "Piedra de sol" (2000) –en el que recuperó, con nuevos arreglos, las canciones que había compuesto en años anteriores sobre textos de nuestros grandes poetas contemporáneos– "Soy" (2002) y "Duos" (2009), álbum en el que participaron Bebe, Luis Barbería, Pedro Guerra, Miguel Ríos, Dulce Pontes, Javier Álvarez, Bidinte, Joän Afonso, Martirio, Leo Minax, Chico César y Lourdes Guerra.

En todos estos discos hay que resaltar la extraordinaria colaboración del pintor extremeño Javier Fernández de Molina, que anteriormente ya había ilustrado sus dos discos en directo, y que fue capaz de expresar brillantemente la relación entre la música y la pintura que ha sido una de las características más peculiares y específicas de la discografía relativa a la "canción de autor"; colaboración que convirtió cada disco libro de Luis Pastor –y así podemos disfrutarlo– como una bella obra de arte.







Entre la edición de los anteriores disco-libros, Luis Pastor, concretamente en 2004, grabó el disco titulado "Pásalo", íntegramente grabado en Sao Paulo, Brasil, con arreglos y producción de Chico César.

Este disco, al que se le concedió el premio Villa de Madrid, 2004, goza de una curiosidad realmente original, puede encontrarse y ser adquirido con tres cubiertas iguales pero de diferentes colores: rojo, amarillo y morado, los tres colores de la bandera republicana.


Entre las canciones grabadas en aquel disco figura la llamada "Mariposa de noviembre", dedicada a Violeta Parra:

«La voz de mi corazón
es un pájaro que canta
gorrión del pueblo cantor
como fue Violeta Parra.

Su nombre color y flor,
su apellido de uva y vino
del canto de su dulzor
al dolor de su destino.

Mariposa de noviembre
violeta de mi jardín
un racimo de canciones
de tu parra yo cogí.

Mariposa de noviembre
parra de muchas canciones,
violeta voz y guitarra
de todos los corazones.


La voz de mi corazón
es un pájaro contento,
jilguero de la emoción
que bebe del sentimiento.

La voz de mi corazón
es un pájaro que canta
alma que vuela en la voz
paloma de la palabra.

La voz de mi corazón
es un canto de cigarra
del coro de tantos pueblos
que viven sin esperanza».

No hay comentarios:

Publicar un comentario