Páginas vistas en total

sábado, 11 de junio de 2011

PABLO GUERRERO II. De Esparragosa de Lares y su experiencia rural y campesina

Pablo Guerrero. (Fotografía: Juan Miguel Morales).

Pablo Guerrero nació. el 18 de octubre de 1946, en Esparragosa de Lares, pueblo de la provincia de Badajoz en el que transcurrió su infancia y su preadolescencia, y en el que cursó sus estudios primarios. 

«Creo que en mi caso –afirma Pablomi origen me ha marcado profundamente. Procedo de una familia de agricultores en la que, además de mis padres, éramos cinco hermanos. Yo viví en el pueblo hasta prácticamente los diecisiete años, o sea que he mamado el mundo rural, me he criado en él, y con él me identifico por completo».

Esta identificación de Pablo con el mundo y con la experiencia rural se pone de manifiesto sobre todo en el contenido de sus primeras canciones; canciones grabadas en cuatro singles que aunque se editaron a finales de los años sesenta –viviendo Pablo ya en Madrid– fotografían sus raíces, su sensibilidad y, en particular, su compromiso con la vida y con la problemática del campesinado; dimensión de su obra a la que voy a dedicar este segundo "cuelgue".

Pablo Guerrero. Primer single. (Acción, 1969).
«El carro va delante
él va detrás.
La tarde se esconde
por el olivar.
Su rostro es de tierra
de sol y de mar,
de trigo y barbecho
y de necesidad
Porque le ven cantando, 
creen que vive feliz,
cómo va a vivir alegre
si apenas puede vivir [...]
Crucificado en la tierra
¿es que se puede vivir?
(“Carro y camino”)

Pablo Guerrero. Segundo single. (Acción, 1970)
«Por ahí van:
Son hombres que se mueren
sin haber visto la mar.
Trabajaron cien años
¿qué consiguieron?
la sombra de una encina
cuando murieron. [...]
La voz del campesino
quedó escondida
entre cerros y valles
campo y fatiga.
Campo y fatiga,
fueron voces sin eco
toda su vida.
Pero tu voz dormida 
no estará siempre.
Puedes cantar ahora
grita más fuerte».
(“Son hombres que mueren
sin haber visto el mar”)

Pablo Guerrero. Cuarto single (Acción, 1971)
«Se quedaron los montes
solos y polvorientos,
muertos sin haber dicho 
su secreto.
Y los viejos que zurcen 
su vida con recuerdos
y el vino de pitarra 
y el surco compañero.
Y los demás se fueron
por no labrar el campo ajeno.
Y los demás se fueron
a buscar una esperanza lejos.
Se quedaron la yunta, 
la noria y el barbecho
y el camino que pasa 
junto al cementerio.
La partida de cartas,
las beatas del pueblo,
el reloj siempre roto 
del campanario viejo».
(“Y los demás se fueron”)

En esa misma linea temática, es imprescindible nombrar y evocar la canción de Pablo titulada "Emigrante", hermosísima y desgarradora canción que llegó a convertirse en los años setenta en un himno fotorgráfico, sentimental y reivindicativo de la dolorosa experiencia vivida por todas aquellas personas que un "mal día" se sintieron obligadas a emigrar. (Esta canción Pablo la tiene grabada en su disco "En el Olympia", publicado en 1975).




«Un día cambió todo:
nuevos paisajes y los mismos dolores.
Las manos tienen callos, pero no de espigas
y el corazón sin vino que sólo está y qué solo.
Si el Rin fuera el Guadiana no estaríamos aquí
borrachos de nostalgia y cerveza,
borrachos de vino no bebido
de ese vino caliente que hiere la cabeza.
Al vernos nos dijimos: ¿chacho, qué haces tú aquí?
Como si fuera una casualidad habernos encontrado
Tú nos contaste cosas mientras con avaricia
un cigarrillo negro entre todos fumamos.
Nos contaste tu vida de piedra despedida,
de piedra golpeada, de piedra sola y dura
y entre la niebla tan sólo fue un momento
apareció de golpe el sol de Extremadura.
Allá estará el camino, allá estará el cortijo
del tío Pacorro, el alcalde del pueblo,
y un poco a la derecha estará la era de padre
y el río y el castillo que se verá a lo lejos.
Me hubiera gustado decirte que quizá todo cambie,
que algo pasa en el campo, en el aula, en la mina.
Pero no sé si mi voz no fue muy convincente
y tu expresión siguió lo mismo de dormida.
Pero coño dejémonos de melancolías
y si no hay vino con cerveza brindamos.
Y porque lo pediste, sólo por eso
una canción de Manolo Escobar tarareamos».

3 comentarios:

  1. ¿PODRÍAS AÑADIR EL ENLACE A LA REPRODUCCION ON LINE DE ALGUNA DE ESTAS CANCIONES, QUE EXISTEN EN LA RED?

    EJEMPLO:

    http://www.goear.com/listen/b67be49/amapolas-y-espigas-pablo-guerrero

    (NO SUBES TU EL TEMA, SOLO OFRECES EL ENLACE A SU REPRODUCCION ON LINE, LO QUE COMPLEMENTARIA TUS MAGNIFICOS ARTICULOS SOBRE LA CANCION DE AUTOR)

    ResponderEliminar
  2. Fernando, me tocas la fibra con esto, ya que mi madre y mi abuela -QEPD- son extremeñas, aunque del norte. Éstas primeras canciones de Pablo para el sello Acción y las otras que hablan de Extremadura me traen recuerdos de mi abuela y de las historias que contaba, sobre mi abuelo -al que nunca pude conocer- y mi bisabuelo, mi primer y auténtico maestro en esta vida. Ellos eran los "hombres que nunca han visto el mar", y lo que dice en "Carro y camino" me recuerda a la historia de mi abuelo llevando sobre la mula a mi aterrorizada (por todo) abuela, soltando maldiciones; o mi bisabuelo, que nunca llamó a su mujer por su nombre, sino que la decía "chacha". Y "Amapolas y espigas" y "Si volvieras otra vez" son canciones que siempre me emocionan. Y si alguna vez conozco a Pablo me gustaría contárselo.
    Por cierto, el enlace que nos ofrece el anónimo lo subí yo, siempre con el máximo respeto al autor y a su obra y con fines educativos o ilustrativos.
    Gustavo

    ResponderEliminar
  3. Gracias Gustavo. Sabes que te admiro mucho. Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar