Páginas vistas en total

martes, 26 de abril de 2011

MENSAJE DE SABINA DE LA CRUZ, VIUDA DE BLAS DE OTERO, CON MOTIVO DE LA FIESTA-CONCIERTO A GABRIEL CELAYA

Con motivo de la Fiesta-Concierto que celebramos ayer, en homenaje al poeta Gabriel Celaya –que cumplió 100 años el pasado 18 de marzo–, Sabina de la Cruz –viuda de Blas de Otero– nos ha enviado en siguiene mensaje:

En el Centenario de Gabriel Celaya
   
Querido Gabriel: Te recuerdo en el Bulevard de San Sebastián, sentado en la terraza del café, junto a Blas, mientras yo subía por la empinada escalera de vuestra bohardilla de Fermín Calvetón en busca de  Amparitxu. Y las largas conversaciones sobre poesía: tú lo sabías todo sobre Bécquer, sobre las vanguardias. Y tu risa escandalosa, tu bondad insobornable, tu amor a la libertad. Hermano poeta, como llamabas a Blas, hermano tú de todos los amigos, acogedor Gabriel, “alma cargada de futuro”, como tu poesía. Así quiero recordarte en tu Centenario, rodeado de otras almas que viven hoy en un mundo mejor que el de nuestro tiempo, gracias también (así quiero creerlo) a unos versos en que pusiste tu gran corazón y tu sabiduría de buen poeta. Adiós Gabriel, adiós, Amparo. Hasta pronto.
                                                                
Sabina de la Cruz 
Bilbao, 25 de abril de 2011

Entre amigos: Gabriel Celaya, Blas de Otero, Sabina de la Cruz y Amparo Gastón.
(Foto de Garrido).

3 comentarios:

  1. Que hermoso mensaje lleno de emoción y sentido común ...palabras develadoras como la poesía de la que habla.
    Muchas Gracias Señora Sabina de la Cruz
    Un abrazo
    Rafa

    ResponderEliminar
  2. Gracias Sabina. Espero que puedas imaginar cuántas gracias.

    ResponderEliminar
  3. De vuestras manos salieron los versos que abrieron caminos, los cantos a la verdad que nos anunciaban la vuelta a la libertad pérdida, que otros pretendían eliminar, repitiendo mil veces las mismas mentiras e infamias, como si repitiendolas pudieran convertirse en verdad, y quedando como siempre esclavos de sus mentiras.
    Víctor Etayo

    ResponderEliminar