Páginas vistas en total

sábado, 30 de abril de 2011

CRÓNICA FOTOGRÁFICA DE UNA FIESTA-CONCIERTO INOLVIDABLE. Cuarta y última parte.

Concluyo en este cuarto "cuelgue" la crónica de la Fiesta-Concierto celebrada en Madrid con motivo del cien-cumpleaños de Gabriel Celaya.

Tras la intervención del dúo Silné, Víctor Alfaro presentó a Sergio Alzola, Diego Ojeda y Marwan.

Sergio Alzola interpretó el tema "Hazme volar", compuesto sobre un texto de Oliveiro Girondo, poeta argentino nacido en Buenos Aires en 1891; canción incluida en su primera maqueta titulada "Ciudadano del mundo" (2005). Recientemente Sergio ha grabado y publicado un magnífico CD llamado "Tricontinental" del que puede obtenerse información en el "cuelgue" "Sergio Alzola. Belleza y claves de la tricontinentalidad" que incorporé al blog el 26 de febrero de 2011.

Sergio Alzola.


Diego Ojeda presentó una de sus últimas canciones titulada "Mi accidente", tema que con toda probabilidad formará parte del nuevo disco que Diego está preparando y del que ya nos ha anticipado seis canciones en su reciente  EP "Semáforos en verde". (Ver "cuelgues" "La vida sigue... y Diego Ojeda nos la va llenando de sentido", viernes 26 de noviembre de 2010, y "Diego Ojeda. Semáforos en verde", sábado 19 de febrero de 2011).

Sergio Ojeda.

Seguidamente Marwan protagonizó uno de los momentos más emotivos de la fiesta-concierto; se acercó al micrófono y leyó el poema de Gabriel Celaya "Todas las mañanas, cuando leo el periódico"; poema escrito en 1947 que posee una absoluta actualidad.

«Me asomo a mi agujero pequeñito.
Fuera suena el mundo, sus números, su prisa,
sus furias que dan a una su zumba y su lamento.
Y escucho. No lo entiendo.

Los hombres amarillos, los negros o los blancos,
la Bolsa, las escuadras, los partidos, la guerra,
largas filas de hombres cayendo de uno en uno.
Los cuento. No lo entiendo.

Levantan sus banderas, sus sonrisas, sus dientes,
sus tanques, su avaricia, sus cálculos, sus vientres
y una belleza ofrece su sexo a la violencia.
Lo veo. No lo creo.

Yo tengo mi agujero oscuro y calentito.
Si miro hacia lo alto, veo un poco de cielo.
Puedo dormir, comer, soñar con Dios, rascarme.
El resto no lo entiendo».

Marwan.

Momento muy entrañable, en particular para la sobrina de Gabriel que asistió a la fiesta, porque Marwan leyó el poema directamente de la primera edición del libro "Tranquilamente hablando", publicado por el poeta vasco en 1947, con la firma de Juan de Leceta.

Realizada la lectura, Marwan interpretó su canción "Las cosas que no pude responder". Fue un verdadero placer escucharle. 

Marwan. Al fondo sentados: Diego Ojeda y Sergio Alzola.

Aproximándonos ya al final del concierto, a las 23:30, Víctor Alfaro salió de nuevo al escenario para presentar a Paco Cifuentes y Alejandro Martínez.


Alejadro Martínez y Paco Cifuentes durante su actuación.
Paco Cifuentes, acompañado de Alejandro al piano, cantó "Vestida de domingo", precioso tema que grabó en su disco "Adicto" (2006). Como siempre Paco inundó la sala con la fuerza de su voz y con la sensibilidad de su presencia y de sus textos: «Se va la tarde. No tengas prisa... Y a falta de luces, buenos son tus ojos». (Ver "cuelgue" del viernes 24 de diciembre de 2010: "Paco Cifuentes. Adicciones, epicentros y caleidoscopios").

En este momento Paco Cifuentes se encuentra en un intenso momento de inspiración y creatividad musical que va a traducirse en un nuevo disco –deseado disco– con canciones basadas en textos de poetas contemporáneos. (Yo ya le he escuchado, por ejemplo, el tema "Una vieja canción francesa", sobre un texto de Juan José Téllez, y he de decir que es una de las canciones más bellas que he escuchado recientemente).

Paco Cifuentes.

Alejandro Martínez, acompañándose con su piano, cantó "Albada", tema creado sobre un texto de Jaime Gil de Biedma, e integrado en su reciente disco "...Que te voy a enseñar un corazón infiel"; auténtica joya discográfica en todos los sentidos. (Ver "cuelgue" del lunes 14 de marzo de 2011: "Alejandro Martínez... Retrato sentimental de Jaime Gil de Biedma").

Alejandro Martínez.

Eran ya prácticamente las 12 de la noche (24:00 horas) y el concierto debía terminar. Salimos al escenario Víctor y yo, y le pedimos a Nati Sucarrat Gastón, sobrina de Amparo y de Gabriel, que subiera al escenario para hacerle entrega de un cartel de la fiesta firmado por todos los creadores que habían participado en el concierto. La emoción fue grande... Tanto Nati, como yo, en aquel momento sentimos que Amparo y Gabriel también se emocionaban sonrientes... Aquello era lo menos que podíamos hacer en su recuerdo..., recuerdo contra el olvido.

Nati Sucarrat Gastón y Fernando Lucini.

Y entre aplausos y emociones Fernando Lobo despidió el homenaje y lo hizo como lo inició, como él sabe hacerlo: con su música y sus canciones; en esta ocasión interpretando "Como viviendo", tema incluido en su primer disco "Vengo" (2007).

Fernando Lobo.
Por último me gustaría hacer una confidencia: entre los nervios y la emoción que sentí la pasada noche del 24 de abril, no deje de recordar ni un momento unos versos de Gabriel Celaya, versos que aquella noche felizmente se hicieron realidad:

«Quizás, cuando me muera
dirán: Era un poeta...
... Yo estaré en vuestra sombra, ¡oh hermosamente vivos!
Yo seguiré siendo...
... seré, no sé bien como, parte del gran concierto».

¡FELICIDADES GABRIEL!

No hay comentarios:

Publicar un comentario